Foli – Todo es ritmo

Maravilloso video, disfrutable hasta los huesos. Recomendado. Cuenta mucho mas de lo que dice, transmite mucho mas de lo que aparenta, hace vibrar el cuerpo y entender como vivir vibrando.

La vida tiene ritmo, es constante movimiento. 
La palabra para el ritmo de las tribus Malinké en Baro, Guinee Afrika, es Foli. 
Es una palabra que abarca mucho más que tocar el tambor, el baile o el sonido. 
Se encuentra en cada parte de la vida cotidiana. 
En esta película no sólo escucha y siente el ritmo, también lo vé. 
Es una extraordinaria mezcla de imagen y sonido que 
alimenta los sentidos y nos recuerda a todos 
lo esencial que es.

Acá el video con subtitulos en español.

Vernos

Mirarnos, vernos, reconocernos, espejarnos, encontrarnos, escucharnos en silencio. La magia.

El investigador de psicología social, Dr. Arthur Aron, director del Laboratorio de Relaciones Interpersonales de Stony Brook University, realizó un estudio para comprobar que se puede inducir la cercanía interpersonal. En el experimento, diferentes personas debían sostener la mirada en los ojos de su pareja durante 4 minutos, después de haber realizado una serie de 36 preguntas, diseñadas específicamente para profundizar en las conexiones y sentimientos hacia el otro. Este video muestra lo que ocurre cuando miras detenidamente a alguien (y te enamoras lentamente).

Lo creas o no, todos los participantes del experimento declararon sentirse más cercanos a su compañero de manera inmediata; dos incluso, se casaron 6 meses después del experimento e invitaron a todo el laboratorio al casamiento. Puedes ver más información sobre este “método científico” aquí.

Visto en http://www.upsocl.com/comunidad/esto-es-lo-que-pasa-cuando-les-piden-a-algunas-parejas-que-se-miren-fijamente-por-4-minutos/

EN QUECHUA NO EXISTE EL ADIÓS

Alguien sabía que para el Quechua, no existe la palabra adiós? hace unos instantes en una charla improvisada con ganas de practicar tan dulce idioma, luego de hablar de la vida, Don Gregorio , un gran amigo de la familia me dijo, kaya kama (hasta mañana).

Yo que tenía la duda y pregunté ¿cómo se dice adiós en quechua?, Don Gregorio con una sonrisa mágica me dijo, el adiós no existe en el quechua.
Siempre cuestionando lo que dicen las personas, me entró una obsesiva curiosidad por confirmarlo, luego de un rato… efectivamente, el adiós no existe ni para la lengua ni para la cultura quechua, dentro lo poco que pude investigar, el sentido mismo de que no exista un reencuentro es inadmisible (todo lo vivo empieza y termina en la pachamama) investigaré más al respecto, pero con mucha pena veo que hay muy malas interpretaciones, malos usos de las palabras, páginas web que realmente no se dieron la molestia de investigar el uso y significado de las palabras. Por ahora les paso un par de buenos usos:

huk p’unchaykama ( ” hasta un/otro día” )
tunpananchiskama ( “Hasta que nos encontremos”).
kayaKama (hasta el día de mañana)
una muy extraña:
tinkunanchej tian (tenemos que encontrarnos)
y algo interesante que me había dicho Gregorio:
Kaya jawariyki munani, chanta takikusun (quiero verte mañana, cantaremos entonces)

El quechua es un idioma dulce, además de no contemplar la palabra adiós, el peor de los insultos no es más que un juego picaresco de palabras, no hay “palabras ofensivas”, tampoco nada parecido al “Usted”. Insisto, un idioma dulce, que solo puede salir de miski simis (bocas dulces).

-[akelarre yaku]
Cuaderno Digital del proyecto [Akelarre Cyborg] en Residencia en el mARTadero.

Cochabamba, Bolivia

Visto en el Facebook :)

10505348_10153084521230763_3525066426423271048_n

Vengo del Sol

Prólogo del libro Vengo del Sol, por Flavio Cabobianco, escrito entre los 3 y 10 años de edad. Un recopilado de todos los recuerdos de un niño,  un testimonio que puede ayudar enormemente a otros niños que estén pasando por lo mismo y, a la vez, a los adultos que deben aprender a escucharlos con mente abierta. Ellos son nuestros grandes Maestros.:

Nuevos niños están naciendo. Son humanos diferentes, aunque no lo parezcan. Yo soy sólo uno de ellos, uno de los primeros. La humanidad está cambiando. La conexión con lo espiritual está más abierta. Todos los niños pueden ahora mantenerse unidos a su esencia. Los bebés lloran porque es muy difícil este planeta. Un bebé trata de expresarse vía telepática, pero no le funciona porque todo aquí es muy denso. Ve todo, lo malo y lo bueno, lo falso y lo verdadero. En otros planetas uno ve lo que quiere. Ver es una manera de decir, ya que no hay ojos físicos, uno se focaliza en lo que le interesa y se puede cerrar cuando quiere. El recién nacido está asustado, encerrado en la realidad física.

Extraña la unidad esencial de donde viene, entonces se adhiere rápidamente a las personas que lo cuidan. Traspasa a los padres el lugar del Ser Supremo. Los padres, si creen sólo en lo material, lo involucran cada vez más en lo físico. Al enseñarle a hablar, limitan su pensamiento. Los niños al crecer, van perdiendo la conexión con su origen. Para ayudar a los chicos hay que ayudar a los grandes. Si los padres están abiertos, van a cuidarlos sin imponerles sus propias ideas, su visión del mundo. Lo principal es darles espacio, darles tiempo, dejarlos pensar, dejarlos que hablen.

Los humanos aprenden a usar un solo punto de vista, el cotidiano que sirve para lo físico y para vivir en sociedad. Los niños, al jugar practican esta realidad. Seguir abierto es mantener otros puntos de vista. Por ejemplo, el punto de vista Exterior es “ver” desde fuera de la Tierra y, más aún, desde fuera de la parte manifestada del Universo. El punto de vista Central es “ver” desde el Núcleo, esencia energética de Dios. El punto de vista Interior es “mirar” desde dentro del núcleo interno del propio ser, y ver el núcleo de otros seres. A los niños se les hace practicar sólo el punto de vista Cotidiano. Entonces limitan el uso de sus ondas mentales y aprenden a focalizarse en el plano físico. Es como usar apenas una partecita de una computadora.

Una vez que están programados de esta manera, es difícil que se abran, pueden confundirse. Hay que tener mucha paciencia para reabrir la conexión espiritual. La mayor parte de los seres humanos viven toda su vida olvidados de la totalidad. La unidad superior la mantienen cuando son bebés y a veces la recuperan poco antes de morir. Buscan la felicidad externa porque pierden la interna. Sufren por los deseos y también por la adicción a otros seres humanos. Un niño nuevo sabe que es parte de la Totalidad. Si se le quiere enseñar la idea de “mío” se confunde, cree que todo es de él. Hay que dejarlo compartir.

Flavio, 8 años

Visto en http://www.ronniearias.com/nacio-de-mi/compendio-boludeces/historia-vida-antes-nacer-33388_33388.html