Una reflexión de una hilacha que vuela dentro de los colectivos:

No culpes a la noche,
no culpes a la playa,
no culpes a la lluvia,
será que… no se aman. ;)

elvuelodelahilacha

Dicen que lo que cansa es la rutina.Y cuando uno comienza a trabajar (en la mayoría de los trabajos) esto resulta inevitable. Lo resultan también los viajes en el colectivo a hora pico, los almuerzos, los mails, las llamadas, las juntas, los enojos y las frustraciones.

Hace tres meses que trabajo y de lunes a viernes tomo dos colectivos de ida y dos de vuelta. Cada uno son 45 minutos de viaje. Lo cual hace una hora y media de ida y una hora y media de vuelta. Eso significa que uno irá parado mínimo una hora.

Cuando me subo al colectivo lo que veo son las caras de las cincuenta personas que ya están ahí. Tristes, dormidas, sin motivación. No muestran ninguna emoción. No espero que todos  vayan super energéticos y cantando como blancanieves al despertar, pero

todos nos despertamos temprano,

todos tenemos frío,

a todos nos gustaría ir…

Ver la entrada original 237 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s