La Cosmología Kofán y el Yagé

La cosmología Kofán se basa en la creencia de un universo de tres niveles: el mundo subterráneo, el mundo de la tierra y el mundo del cielo o de varios reinos celestiales.

El espacio de arriba es “el cielo, la parte donde está Dios y sus compañeros espíritus divinos; corresponde a la parte espiritual divina, el espacio de los astros o estrellas”.

“La tierra es el espacio intermedio, donde vivimos por obra de Dios, es toda la naturaleza puesta al servicio de Dios, de los pueblos indígenas y del resto de la humanidad. Es el espacio de los seres humanos y seres invisibles perceptibles para unos, invisibles para otros”.

El mundo subterráneo o de abajo, “está habitado por  los kuancuas, dueños de la cacería. Los antiguos conocían esto, atraían la cacería tomando Yagé, y podían llevarla cerca de la casa o de los vecinos.”

Los curacas Kofán viajan por los mundos a través de la planta sagrada del Yagé, que es el medio que les permite a ellos y a su comunidad ir de un lugar a otro, bajo la orientación de un mayor, que con las danzas, cantos y demás rituales orienta o aconseja a individuos y comunidad.

“El Yagé para los Kofán es una planta muy misteriosa y es muy difícil poder describirla, con ella se logra valorar la parte espiritual divina, la creencia en los astros, que se encuentra arriba. Cuando se toma y se emborracha, se canta invocando la parte divina, se le pide permiso a esa parte divina, para poder curar, mirar la selva, la cacería, para respetar la vida del vecino, la vida familiar. También en la borrachera se mira la tierra, se mira primero subiendo a las zonas de arriba, y desde allá se mira a este mundo donde vivimos”.

“Desde arriba se nos da este poder, de la parte divina, ese alcance de poder mirar la tierra, desde allí pasa uno abajo para conocer dentro de la tierra y dentro del agua. Para nosotros todo son cuestiones espirituales, son cosas vivas como nuestros ancestros que han muerto, han acabado la materia, pero el espíritu está con nosotros”.

“Así mismo, nosotros miramos la naturaleza, los árboles, los animales, todos tienen sus dueños que el curaca conoce, todos son gente. La persona que conoce va donde ellos y ellos le entregan. Desde allí, de la parte de arriba, nosotros miramos los tres espacios”.

Los Kofán creen que su bienestar depende de la habilidad de sus curacas para mantener, por medio del Yagé, las relaciones adecuadas entre los diferentes elementos y fuerzas de este universo de múltiples capas

 (El Yagé es otro de los nombres que tiene la planta conocida también como ayahuasca, caapi, yagugue, mariri o pildé)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s