El Doble Camino

Lo micro es igual a lo macro, como es arriba es abajo, lo de afuera espeja a lo de dentro, así en el cielo como en la tierra. Todas estas afirmaciones nos hablan de lo mismo. De la unidad de lo distinto, de la representatividad de todo con todo, de lo fractal de la realidad. Muchísimas implicaciones salen de esta verdad, por ejemplo, el doble camino.

Quienes están en el desarrollo personal, crecimiento espiritual, suelen buscar la causa interna de todo. Cuando algo está desequilibrado se mira a dentro para encontrar la causa y se trabaja esa causa a dentro para que luego se materialice en nuestra vida. Este es un camino. También están quienes no creen en todo esto de trabajar dentro de uno y directamente para cambiar su vida trabajan sobre su realidad, cambiando cosas en el afuera. Y eso les lleva a cambios interiores, a encontrar un mayor equilibrio a dentro a través de hacer cambios a fuera. Ese es otro camino.

Ambos caminos nos llevan al mismo lugar, y ambos son válidos. Si tomamos conciencia de ambos y los usamos serán mayores las posibilidades de encontrar nuestra paz, nuestro equilibrio. Es como si para llegar a nuestra casa hubiera dos recorridos posibles, dos carreteras diferentes, y según el momento pudiéramos elegir cualquiera, si una está con un atasco de autos vamos por la otra, sabiendo que ambas llegan a casa.

Si estamos desequilibrados y no conseguimos encontrar la causa adentro, podemos encontrarla afuera. Mirar a nuestro ambiente, a nuestro alrededor. ¿Hay desorden, suciedad, desequilibrio, cosas sin hacer, acumulación o falta a nuestro alrededor? En nuestros espacios podemos ver esto muy fácilmente si conseguimos mirar desde la neutralidad, dejando de lado las creencias que vienen desde el ego. Entonces sucede la magia. Vemos algo en nuestro espacio que no nos produce equilibrio, lo cambiamos y algo se cambia dentro también. Limpiando fuera limpiamos dentro. Ese es un camino. Y limpiando dentro se limpia fuera.

Ser concientes de estos caminos simultáneamente acelera mucho los procesos de nuestra vida. En cada detalle podemos ver el todo. Y cada desequilibrio puede arreglarse desde lo denso o lo sutil, y automáticamente afectará a todos los niveles. Es igual hacer una meditación de limpieza que limpiar nuestra habitación, si la conciencia desde donde lo hacemos es la misma. La vida en esta tercera dimensión, la dimensión material, es una escuela donde aprender a movimentar materia y crear realidad a través de eso. El mundo está para espejarnos y nosotros para espejar al mundo. Somos el mundo. Somos universo.

Somos uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s