Reglas del Guerrero de Luz

Dos reglas básicas del Guerrero de Luz:

– Al enemigo no hay que derrotarlo, hay que convertirlo en aliado
– El enemigo nunca está fuera

Esto es algo que se practica mucho en la cultura Zen con la entrega al servicio. Limpiar una casa con disfrute, con entrega, sabiendo que estás haciendo un mundo mejor. Eso destruye el ego. Y después de una pequeña lucha, contra ti mismo y tus razones mentales tan convincentes, el ego, el “enemigo”, no sale derrotado, si no que se convierte en aliado. En amigo. En ayuda.

Esa “lucha” es una metáfora de una transformación de conciencia, que también se podría describir como el descubrimiento de que nunca hubo ningún enemigo, ni fuera ni dentro. Por eso lo de convertirlo en aliado. Porque siempre lo fue. No es convertirlo sino aceptarlo, aceptar que siempre fuimos hermanos. Aceptar que nos olvidamos y estamos recordando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s