La imagen en la pantalla

Int: Mi pregunta es muy simple: Yo veo todo tipo de cosas y comprendo que cada una debe tener una causa o un número de causas. Usted dice que son incausadas — desde su punto de vista. Pero, para usted nada tiene ser y, por lo tanto, la cuestión de la causación no se plantea. Sin embargo usted parece admitir la existencia de las cosas, aunque les niega la causación. Esto es lo que no puedo en- tender. Una vez que usted acepta la existencia de las cosas, ¿por qué rechazar sus causas?

Mah: Yo sólo veo consciencia, y sé que todo es únicamente consciencia, lo mismo que usted sabe que la imagen en la pantalla de cine es únicamente luz.

Int: Sin embargo, los movimientos de la luz tienen una causa.

Mah: La luz no se mueve en absoluto. Usted sabe muy bien que el movimiento es ilusorio, una sucesión de interceptaciones y de iluminaciones en la película. Lo que se mueve es la película — la cual es la mente.

Int: Eso no hace que la imagen sea sin causa. La película está ahí, y los actores con los técnicos, el director, el productor, los diversos operarios. El mundo está gobernado por la causalidad. Todo está entrelazado.

Mah: Por supuesto, todo está entrelazado. Y por lo tanto, todo tiene innumerables causas. El universo entero contribuye a la menor de las cosas. Una cosa es como es, porque el mundo es como es. Vea usted, usted se ocupa de ornamentos de oro y yo — del oro. Entre los diferentes ornamentos no hay ninguna relación causal. Cuando usted refunde un ornamento para hacer otro, no hay ninguna relación causal entre los dos. El factor común es el oro. Pero usted no puede decir que el oro es la causa. No puede ser llamado una causa, pues no causa nada por sí-mismo. Se refleja en la mente como «yo soy», como el nombre y la forma particular del ornamento. Sin embargo, todo es únicamente oro. De la misma manera la realidad hace todo posible; y sin embargo, nada de lo que hace que una cosa sea lo que es, su nombre y su forma, viene de la realidad.
¿Pero por qué preocuparse tanto de la causación? ¿Qué importan las causas, cuando las cosas mismas son transitorias? Deje venir lo que viene e ir lo que se va — ¿por qué aferrarse a las cosas e indagar sobre sus causas?

Int: Todo lo que yo quiero saber es cómo tratar los sufrimientos del mundo.

Mah: Usted los ha creado de sus propios deseos y temores, trate con ellos. Todo se debe a que usted ha olvidado su propio ser. Puesto que usted ha dado realidad a la imagen en la pantalla, usted ama a su gente y sufre por ellos y busca salvarlos. Eso no es así. Usted debe comenzar con usted-mismo. No hay ninguna otra vía. Trabaje, por supuesto. No hay ningún mal en trabajar.

Mah: Usted está siempre detrás de la mejora del mundo. ¿Cree usted realmente que el mundo le está esperando a usted para ser salvado?

Int: Yo no sé cuánto puedo hacer por el mundo. Todo lo que puedo hacer, es intentar. ¿Hay algo más que usted querría que yo hiciera?

Mah: Sin usted, ¿hay algún mundo? Usted sabe todo sobre el mundo, pero sobre usted-mismo usted no sabe nada. Usted-mismo es la herramienta de su trabajo, usted no tiene ninguna otra herramienta. ¿Por qué no se ocupa usted de la herramienta antes de pensar en el trabajo?

Int: Yo puedo esperar, pero el mundo no puede.

Mah: Mientras usted no indague, usted mantiene al mundo esperando.

Int: ¿Esperando qué?

Mah: A alguien que pueda salvarlo.

Int: Ya veo. Completamente, pero — ¿sin esperanza?

Mah: Dentro de la prisión de su mundo aparece un ser humano que le dice a usted que el mundo de penosas contradicciones, que usted ha creado, no es ni continuo ni permanente y que se basa en un malentendido. Él le suplica a usted que salga de él por la misma vía por la que usted ha entrado. Usted entró en él por el olvido de lo que usted es y usted saldrá de él conociéndose a usted-mismo como usted es.

Int: ¿Así pues todas mis preguntas, mi búsqueda y mi estudio no son de ninguna utilidad?

Mah: Éstos son sólo los movimientos de un ser humano que está cansado de dormir. No son las causas del despertar, sino sus signos precursores. Pero, usted no debe hacer preguntas ociosas, cuyas respuestas usted ya conoce.

Int: ¿Cómo puedo obtener una verdadera respuesta?

Mah: Haciendo una verdadera pregunta — no verbalmente, sino atreviéndose a vivir de acuerdo con sus luces. Un ser humano dispuesto a morir por la verdad, la tendrá.

Extracto del libro de conversaciones con Sri Nisargadatta Maharaj titulado “Yo soy eso”.
Libro “Yo soy Eso” completo para descarga

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s