El futuro

Así que sólo estamos aquí en este momento, viendo simplemente la naturaleza inconsciente mecánica de la estructura mental. Pero es más que eso. Cuando la vemos — el ver no es parte de ella. El ver es parte de algo que no tiene nada que ver con la consciencia de la mente condicionada. Y eso está surgiendo aquí. Así que si no has salido de la historia del yo del todo, lo peor que puede pasarte sería que ya no tengas más futuro porque entonces, el pequeño yo entra en pánico y dice: “La historia no terminará. Si me quitas el futuro, me quitas la posibilidad de un final feliz a mi historia”. Y me sienta mal decirte que no tienes más futuro o casi ningún futuro. Y lo extraño es que, en realidad, eso es lo que está pasando aquí de una manera sutil. Yo no quiero asustarte, pero de una manera muy sutil gradualmente estamos eliminando el futuro de nuestra consciencia para que ese nivel de consciencia sea reemplazado gradualmente por otra cosa. Pero vamos poco a poco para que el pequeño yo no entre en contracción y salga corriendo de esta sala.

El futuro… buscar la salvación, buscar la culminación en el futuro, ese es un aspecto de la salvación para el pequeño yo. La otra parte es que el pequeño yo también sabe que el futuro es muy amenazador. Pero es atraído hacia él como una respuesta a la historia, pero sabe al mismo tiempo que el futuro acabará con él. Por supuesto que sí. Así surge un dilema terrible para el pequeño yo. Es atraído hacia el futuro como una respuesta, como la salvación, como la culminación. Y al mismo tiempo, está continuamente amenazado por el futuro, porque cualquier cosa puede suceder. “Puedo perder lo que ya tengo, puede que no sea tan satisfactorio, pero al menos tengo eso, y el futuro puede arrebatármelo”.

Así que hay dos movimientos que gobiernan la entidad ficticia en la que los humanos están atrapados. Un profundo afán por el futuro como una respuesta, es el movimiento del querer y necesitar. Es por eso que todo el mundo está corriendo hacia él. Tradicionalmente, a esto se ha llamado “Deseo” en las enseñanzas espirituales. El otro movimiento relacionado con el futuro es: “Dios mío, ¿qué va a pasar conmigo?” Eso se llama “Miedo”. Surge el miedo.

Así que los seres humanos se mueven entre estos dos, en un continuo conflicto o dilema. El deseo, que es querer y necesitar, y el miedo. Somos atraídos hacia el futuro y al mismo tiempo le tenemos miedo. Es fácil ver por qué los seres humanos viven en tal miseria. Y además toda la ficción del yo, no puede mantenerse sin estar en oposición a algo. El yo, para poder continuar, tiene que estar en conflicto con algo casi continuamente, ya que su supervivencia depende del no-yo. Depende de mantener la ilusión de que es una entidad separada, “esta es mi frontera, y ahí fuera están los demás y el resto del mundo”. Eso sólo puede mantenerse —la ilusión de la separación, de un encapsulado yo— por el temor que subyace en el pequeño yo. Está en un estado de continua contracción —tanto psicológica como física— de protección del pequeño yo y su encapsulado sentido de sí mismo. Para que su ilusión de separación pueda mantenerse, necesita enemigos de una forma u otra.

Extracto del Encuentro del 2000 – de Inner Directions

Visto en http://www.advaitainfo.com/charlas/cuerda-floja-del-ahora.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s