No tenía nombre

Érase una vez una lluvia tan sutil

que no tenía nombre.

Era tan sutil que sólo podía verse a contraluz.

Era tan sutil que sólo se sentía si caia en el labio o en el ojo.

Era tan sutil que no se le podía llamar lluvia,

no tenía nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s