¿Qué es en verdad la meditación?

Hoy en día la meditación se ha expandido por todo el mundo. Hasta hace unas décadas el concepto de meditación no era conocido mas que por algunas personas que se interesaban por culturas orientales o por técnicas para la conciencia. Antes de eso ni siquiera existía como concepto en la sociedad occidental, meditar era una palabra usada como sinónimo de reflexionar profundamente sobre un tema: “Estoy meditando que decisión tomar con respecto a la situación con mi trabajo”. Hoy ese significado de la palabra meditación todavía continúa vigente, mas cada vez se la usa con el significado de una práctica de conciencia, para muchos relacionada con el Yoga o con el sentarse con las piernas cruzadas a hacer algún tipo de ejercicio. Y de nuevo ese significado está cambiando por algo mucho más profundo.

Existen innumerables tipos de meditaciones a las que podemos acceder fácilmente ya sea a través de Internet o de grupos o profesores: meditaciones para tranquilizar la mente, para sanar el corazón, para esto o lo otro, meditaciones guiadas, regresiones, meditaciones para atraer la abundancia, meditación para sanar memorias de dolor del pasado, meditaciones tradicionales de varias culturas como el Vipassana o el Zazen, la meditaciones activas, como la de Osho que incluye movimientos y música, meditaciones de limpieza energética y de los chakras como la Meditación de las Rosas, meditaciones con cuencos o sonidos sanadores, meditaciones de recitación de Mantras u Oraciones, meditaciones de repetición con las cuentas de un rosario o un mala, retiros de meditación… y así hasta no acabar. ¿Qué meditación elegir? ¿Y como tantas prácticas tan diferentes pueden ser todas meditación? ¿Qué es la meditación?

“Descubre huecos en el torrente de tus pensamientos. Sin estos huecos tus pensamientos se vuelven repetitivos, desprovistos de toda chispa creativa. No te preocupes por la duración de esos vacíos, basta con unos segundos. Es más importante la frecuencia que su duración. Detén tus actividades cotidianas y observa tu respiración. Especialmente ese punto muerto entre la exhalación y la inhalación. Hazlo a menudo a lo largo del día durante un año y observarás el poder transformador de esta práctica. Además es gratis y no tienes que asistir a ningún curso. La conciencia de la respiración, como forma de meditación, es algo tan aparentemente insignificante, tan sencillo, que seguramente te proporcionará la mejor felicidad. Con la práctica, descubrirás un estado de sensación placentera al que podrás acceder cuando quieras. Tu cuerpo ya tiene el mensaje, y la calma aparecerá con rapidez. Podrás experimentar con diferentes meditaciones, pero la búsqueda siempre será la misma: esos espacios o silencios entre el fluir constante de nuestros pensamientos”.

Eckhart Tolle, en su libro “Un nuevo mundo Ahora”

La meditación no es una práctica, es un estado de conciencia, es un estar presente. Cualquier práctica de meditación es simplemente un entrenamiento para reconocer ese estado que es en verdad la meditación. Para luego ser conscientes en ese estado durante cualquier actividad que suceda en nuestra vida. Si creamos una separación entre quienes somos cuando estamos meditando y quienes somos cuando estamos haciendo otras cosas eso no llega a ser una verdadera transformación. Es un estado de conciencia que sucede en el presente, no asociado al tiempo ni al hecho práctico que esté aconteciendo, uno puede estar meditando mientras camina, cocina, escribe un email, va en el auto, habla con otra persona o incluso mientras está sentado practicando meditación. Si uno está sentado en un cojín con las piernas cruzadas y pensando en lo que le dijo tal persona, lo que tiene que hacer después, no está meditando. Está practicando, descubriendo qué es meditar.

Existen tres “puertas de entrada principales” para meditar, que podemos usar en cualquier instante de nuestra vida y en cualquier práctica de meditación: la sensación corporal, la atención plena y la observación ecuánime.

La sensación corporal: El cuerpo vive siempre en el presente, no existe en el cuerpo ninguna sensación que sea futura o pasada, toda sensación sucede siempre en el presente, en el instante actual. Estar conscientes de lo que estamos sintiendo en el cuerpo nos lleva a un estado de meditación. La sensación mas poderosa que podemos usar es la sensación de la respiración. La respiración es un flujo continuo sin forma, que sucede constante durante la vida sin que nosotros tengamos que hacer nada para ello. Sentir ese flujo de vida que entra a nuestro cuerpo y vuelve a salir, una y otra vez, nos conecta directamente con la sensación de estar presente. Si concentras tu energía en sentir la respiración estás saliendo del torrente de pensamientos.

La atención plena: Estar atentos a lo que sucede dentro y fuera de nosotros automáticamente nos lleva a un estado de meditación. Si nos conectamos con sentir lo mas posible la sensación de la temperatura o el aire en nuestra piel, los sonidos que nos rodean, los olores que llegan, las imágenes que van pasando una tras otra por delante de la pantalla de la conciencia, el sabor de la comida que estamos masticando, las emociones que hay en uno en este momento, y cualquier percepción sensorial, comunicación o otra actividad que esté aconteciendo, entraremos en un estado de alerta interna, no una alerta relacionada con el nerviosismo ni con la búsqueda, una alerta en el sentido de la atención plena a lo que está sucediendo, que nos lleva a estar centrados y presentes.

La observación ecuánime: Observar nuestros pensamientos desde un lugar ecuánime, sin tomarlos como algo personal, sin reaccionar ante cada idea o imagen que aparece en nuestra mente, sin creer completamente en cada pensamiento que aparece, sabiendo que luego también desaparecerá, permitiendo que aparezcan sin luchar para silenciar la mente y a la vez no dándole el poder de captar toda nuestra atención. Al observar los pensamientos creamos un espacio entre el pensamiento y nosotros, rompiendo con la rueda incesante de identificación con el pensamiento. Observarlos aparecer sin seguirlos de forma automática, sin crear un rechazo ante lo que aparece en la mente ni intentar cambiarlo, ni tampoco crear un apego o un deseo compulsivo. Simplemente observar el pensamiento desde un lugar interno de no identificación, manteniendo la conciencia de que estamos observando, como ver nubes aparecer, pasar y desaparecer en el cielo, como estar sentado en un banco del parque y ver las personas entrar en nuestro campo de visión y luego salir, sin seguirlos o juzgarlos, permitiendo que pasen sin ser valorados o comparados, perseguidos ni expulsados. Ese observar ecuánime transforma totalmente el estado de la mente, que de forma natural se va calmando y aquietando.

Ninguna de estas tres “prácticas” necesita de estar en un lugar o en una actividad determinada, tampoco necesitan de reservarte un tiempo específico, no precisan de que dejes de hacer lo que estás haciendo, no están encadenadas al tiempo ni al hacer, son previas a la situación, son desde donde la situación de este momento se genera. Tiene que ver con aceptar lo que está pasando en este instante y no huir de ello, no escapar en nuestra mente hacia otra realidad que creemos sería mejor, mas adecuada o mas feliz. No siempre para las personas es posible tomar conciencia de esto durante la vida cotidiana, para eso existen las prácticas de meditación, para crear un ambiente propicio, una ayuda externa, para encontrar ese lugar desde donde nace nuestro estado de conciencia, que es lo que determina cual será nuestra vivencia del mundo, nuestra percepción de la realidad.

Cada instante de respiración consciente es meditación. La verdadera meditación no tiene nada que ver con el hacer, si no con la realización de que Eres o Estás. Meditación es previa a todo hacer. Esta realización se expresa de forma simple en las palabras ‘Yo Soy’. La realización de lo que eres, no como un concepto si no como vida en si misma.”

Eckhart Tolle

Escrito publicado en el primer número de Silencio Fashion Magazine, nueva revista impresa y online de moda, diseño, arte y conciencia con sede en Buenos Aires.

Facebook Silencio Magazine: https://www.facebook.com/silenciofashionmagazine/info?tab=page_info

Web Silencio Magazine: http://www.silencio.name/

10690244_379361698937931_9134259376148897209_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s