TransHumano

:: TransHumano :: Percepción esférica – Soledad Davies (junio 2015)

Somos parte del movimiento de reunión y expansión propagándose en ondas infinitamente. La materia que experimentamos, el cuerpo, es parte de la trama inteligente que da sustancia para la creación de todo lo que conocemos.

Existían las galaxias antes de ser descubiertas? O es que la conciencia que se manifiesta a través de nuestra percepción colectiva va creando más materia al mismo tiempo que el espacio se expande. Y al mismo tiempo que se expande, se contrae hacia un centro. Cada segundo es nuevo, lo nuevo es lo único que existe.

Pero nuestra realidad psicológica aún parece andar con otra lógica de funcionamiento.

Al despertar a los mecanismos del pensamientos y a cómo configuran la materia empezamos a disponernos concientemente a la energía cósmica y de esta manera entretejernos a la geometría universal giratoria de manera no destructiva. La red de microtúbulos en la célula y las constelaciones de las estrellas es una misma organización. El cielo entero en la configuración de las células. La paradoja de cómo un cuerpo habita lo infinito. Es posible que la materia del cuerpo se abra a un psiquismo transcorporal.

Cuando la contracción y la expansión se sienten al mismo tiempo y sucede que lo finito y lo infinito se fusionan. La parte y la totalidad del espacio se sienten al mismo tiempo. Si los pensamientos configuran la realidad de la materia, en el momento que el pensamiento se silencia, estoy permitiendo que otra dimensión/dirección de sonidos (que no es el nivel de la palabra) reconfigure la realidad y la materia. El ir habitando un cuerpo siente diferente a medida que la materia se transforma.

Aquello que es más veloz que la velocidad de la luz: la quietud.

Escuchar con todo el cuerpo despertando la mente de las células. Como conciencia materializada, puede la materia volverse fluída? La mente de las células despierta cuando la escucha es con todo el cuerpo, esféricamente, las células se abren al espacio, no hay alguien que escuche a través de los oídos de una cabeza que controla y ordena la circulación de la energía por el cuerpo. Sentir la vibración de la materia que somos, habitar un cuerpo con las dimensiones del universo; sintiendo al mismo tiempo los bordes energéticos de un cuerpo particular; vamos despertando a la ilusión de la identidad y a nuestra percepción física, empezando a darnos cuenta, en principio, de que casi no sentimos en absoluto, al menos no de manera conciente.

Establecer una comunicación conciente con el ADN de las células que reorganice la percepción del cuerpo en cuanto es una aglomeración de vibraciones que se concentran alrededor de un centro, ramificándose y formando un cuerpo, el cual puede ensancharse y ampliar el campo de percepción en todas las direcciones. En vez de un cuerpo en donde la piel es un límite que nos separa uno de otro.

Percibir esféricamente es percibir con todo el cuerpo despertando a la ilusión de nuestra fisicalidad sólida separada, dandonos cuenta de toda la información que llega al cerebro al mismo tiempo.

La manera en que el ego se pueda disolver por completo conservando una forma física. Hasta que sea la misma materia del cuerpo la que se funda con y en el campo unificado. Retornar a la unidad fundiéndonos en el tejido infinito del espacio uno. Como es un proceso que necesariamente se despliega en fases, sentir la multidimensionalidad de la materia, de cada unas de las células que componen el cuerpo, sentir lo infinito en la forma, que nos permita ampliar la sensibilidad e ir liberando la incomodad de conservar una forma física sin ego.

Siendo el espacio vacío donde la paradoja se une, tiembla e irradia unificada, allí donde la sensación de lo infinito y el punto suceden al mismo tiempo. Sabemos muy bien imaginarnos infinitos maravillosos, horizontes sin fin en lo externo, pero no hemos aprendido a sentir lo infinito, no sólo desde un estado emocional/sentimental cardíaca , sino desde la materia concreta.

Despertar a la conciencia de las células, es empezar a percibir la naturaleza vibratoria ondulante de la materia.

La mente del pensamiento no es capaz de percibir ondas por el simple hecho de que tienen funcionamientos diferentes.

En el momento que el cuerpo entero se abre a escuchar y sentir el espacio y nueva información comienza a ser percibida, se están creando nuevos circuitos neuronales y nuevas zonas del cerebro están despertando. La fuerza que abre estos canales es la que comúnmente descargamos en la reacción (mental, emocional y/o física) a modo de defensa. Ya que el estado de presencia en contacto con todo el espacio es tan impersonal.

El discernimiento se abre en la experiencia vibratoria directa de la sensación.

La mente es el movimiento fluido del agua, la sustancia. Fundidos con la fuerza vital, el deseo que crea una forma, el propósito espiritual de la materia, representado por el fuego, el sol central en todas sus escalas, desde el centro de cada una de las células hasta el centro de las galaxias en un única red entretejida ondulatoria. Así como el sol de nuestro sistema viaja penetrando el espacio.

Comúnmente, nuestras vidas suceden alrededor de un eje que soy yo. la vida gira alrededor mio, lo que hago, lo que deseo. El eje es el ego. Encarnar el vacío implica que el eje se vacía. La vida comienza a girar entorno a centro de totalidad, vacío, nuestra referencia es nada, lo que nos mantiene en eje es un punto vacío infinito que se contrae y expande simultánea y equilibradamente. Como si abriéramos la materia celular desde adentro, y que las células vayan aprendiendo que puede existir sin el sentido de separación del ego, aunque la idea separada de los cuerpos se encuentre profundamente instalada.

El presente es un tiempo unico en todas las direcciones. Por lo cual lo único que realmente existe en un tiempo es la presencia.

El cuerpo es lo que siempre está, el cuerpo no busca, es un organismo que se expresa completo y organizado, y se renueva instante a instante. La percepción estérica de la materia receptiva, al ser sentida al mismo tiempo, permite que las vibraciones del campo cuántico de potencia infinita penetre la membrana de las celulas. Esto significa el ingreso de mayor energia/luz/información al sistema que se percibe separado como un cuerpo. al silenciar la interpretación reactiva de la mente fregmentaria ante la vivencia de la sustancia unificada, no interviene el mecanismo dual del pensamiento por lo cual la unidad de lo diferente solo puede ser sentida y no pensada. Sentir concientemente, por lo tanto, implica un nuevo funcionamiento en la manera en que percibimos, no ya como un desarrollo o mejoramiento del anterior, sino un funcionamiento completamente nuevo, sin memoria de experiencia impresa en el inconciente humano codificado en el ADN.

Y el conocimiento sucede, es.

La conciencia de la célula es la comprensión de la materia, la iluminación.

Trascender lo humano es amar lo humano.

Soledad Davies

http://www.percepcionesfericadirecta.com/#!-TransHumano-/c1mbt/559f8b3d0cf21636d2faa98c

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s