Desamor o Desapego

Las discusiones, los enojos, la separación, el rechazo, la frustración…

Muchas veces de manera inconciente creemos que al discutir con alguien o enfadarnos estamos generando una energía de desapego para poder liberarnos. Más incluso cuando expulsemos de nuestro cotidiano a esa persona que representa la relación sufriente de la que queremos liberarnos, eso no cambia nada verdadero. Podemos pasarnos 40 años sin ver a alguien, negándolo, y aún así seguir apegados. El desamor no es desapego. El desamor es apego.

El niño llora y patalea, con su rabieta, su perreta, desconsolado y dolorido, cuando su madre le niega algo porque no es el momento, porque se está por dañar. Y con su corazón en llamas le causa eso a su hijo, confiando que un día entenderá que era lo mejor para él. Sólo cuando realmente eres capaz de perdonar, de amar, de recibir la enseñanza del rechazo, la perfección de lo que sucede dentro del gran plan para tu mayor bien, para tu mayor evolución (de quien tu eres en verdad), para el encuentro del Verdadero Amor, el que no es condicionado por lo que el ego quiere… ahí ya no necesitas el desapego. Soltaste tus propias cadenas. No había nada de lo que desapegarse mas que aquello que estabas sosteniendo sin necesidad. El desapego es Amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s