Me encanta

Me encanta cuando callo porque estoy presente, cuando callo porque te escucho. Cuando callo porque escucho. Cuando no hay nada que callar.

Me gusta la sensación de estar entretenido con algo que hacer, pero cuando me entretejo con lo que me entretengo dejo de tener la sensación de estar presente. De esa ausencia en la presencia. De la gota que flota. De la flor que brota.

La muerte no me espera ni me anhela. Solo la vida vive, en formas infinitas. De entre todas las estrellas hoy alguna parpadea. Apareciendo y desapareciendo.

Toda creación nace del vacío y en algún momento ahí también retorna. Como la gota que se sumerge y la flor que marchita. Como el pensamiento que surge y luego se va. Sólo el vacío está.

Celebración – Cadáver exquisito

Hoy es un día de celebración, ¿qué celebramos? Lo especial, espaciado, especiado de cabo a rabo. Aunque mientras… Tanto da de sí, tanto traspasa y abraza todo lo hasta entonces conocido. Adentrarse es abrir espacio alrededor de la cabeza. Y frente a sí en ese exacto instante frágil, aunque eterno… La espuma de mar brillando tornasolada cual girasol que busca la luz siempre girando su ojo semillado hacia el sol con tanta devoción y anhelo que seguiría creyendo en que lo verdadero existe, siempre lo había intuido.

Se oyó un arrullo manso, la luz cantó con voz clara y llena de los colores del arco iris de la vida, parpadeante, explotando… Maravillosa y creativa, hasta en medio de todo eso que va pasando.

Hay alguien que mira a su vez hacia sí mismo, y en todas direcciones, creando el color mientras los demás no son más eso de más, si no que son lo que enciende faros en todas las costas, y estrellas, noctilucas y pupilas profundas como aquello que no comienza, viendo cada hebra tejer colores y texturas, y nudo a nudo entramar el tiempo que gastar, tiempo que comprar, tiempo para encontrar por fin aquello que no termina y no puede ser perdido.

Luz y Dailos.

15 de mayo de 2020.

Fase 1

Dolor o sufrimiento

El dolor puede ser infringido,

el sufrimiento siempre es auto generado.

El dolor es condición de la existencia,

el sufrimiento es condición de la identificación.

El dolor es natural y transformador ,

el sufrimiento es creado y repetitivo.

El dolor no tiene nada más allá que si mismo, que su existencia sensorial,

el sufrimiento siempre tiene una causa no existente en el presente, algo anclado en la mente referente a un momento pasado o futuro.

No puedes evitar el dolor.

Puedes trascender el sufrimiento.

El amor que ama

A veces me encuentro no estando feliz debido a ver a algún ser querido no estando feliz. Y me preocupo intentando buscar maneras de hacer que el otro esté feliz.

Si me quedo en esa creencia pueden pasar días, semanas, meses, años… depende de que importancia le dé a la relación sea será más intensa esa sensación de que algo falta, de que no puedo estar en paz porque algo pasa que está mal.

Sé que no puedo hacer que alguien esté feliz siempre, a veces ni siquiera un momento. También sé que la manera en que más puedo ayudar a la felicidad de los que me rodean es estando yo bien conmigo, estando en presencia, estando abierto y feliz.

El amor que pone como condición la felicidad de los demás para estar feliz no es un amor verdadero. Lo parece. Lo creemos en general. Inconcientemente creemos que estamos ayudando al preocuparnos por otros, por su bien, para ayudar. Pero entonces lo que estamos viviendo es preocupación. Es un amor que no ama, que lo que siente es tensión.

Por mucho que cree una historia sobre lo que está sucediendo argumentando que es importante, cuando siento adentro preocupación eso es lo que transmito a los que me rodean. El mayor bien que puedo hacer a cualquier ser es estar en paz. Ser el amor que sí ama, sea lo que sea.

Lo importante

Lo importante no es el qué ni el cómo si no el desde donde.

Lo importante no es el dónde ni el cuándo si no el que.

Lo importante no es el cómo ni el dónde si no el cuando.

Lo importante no es el qué, el cómo, el dónde ni el cuándo, lo importante no es lo importante.

Lo importante es lo que Es.

Antes de las palabras

La palabra confunde lo que nombra con lo que define,
cubre de experiencia la fresca vivencia,
filtrando sus colores y añadiéndole sabores,
transformando en concreta opinión cada informe sensación.

Ninguna palabra en sí misma tiene un significado.

Son pequeñas excusas escritas o sonoras
para el intercambio de pensamientos y emociones.
Cápsulas o pastillas, inyectables o efervescentes.

Ninguna palabra en ningún idioma
puede explicar qué soy.
Todas van después. Todas son aprendidas.

Lo que és, lo que eres, ya estaba ahí,
para que esas palabras pudieran ser aprendidas.

Si alguien me pidiera una palabra, no sé cual diría,
pero ojalá que me escuchara,
antes de las palabras.