El amor que ama

A veces me encuentro no estando feliz debido a ver a algún ser querido no estando feliz. Y me preocupo intentando buscar maneras de hacer que el otro esté feliz.

Si me quedo en esa creencia pueden pasar días, semanas, meses, años… depende de que importancia le dé a la relación sea será más intensa esa sensación de que algo falta, de que no puedo estar en paz porque algo pasa que está mal.

Sé que no puedo hacer que alguien esté feliz siempre, a veces ni siquiera un momento. También sé que la manera en que más puedo ayudar a la felicidad de los que me rodean es estando yo bien conmigo, estando en presencia, estando abierto y feliz.

El amor que pone como condición la felicidad de los demás para estar feliz no es un amor verdadero. Lo parece. Lo creemos en general. Inconcientemente creemos que estamos ayudando al preocuparnos por otros, por su bien, para ayudar. Pero entonces lo que estamos viviendo es preocupación. Es un amor que no ama, que lo que siente es tensión.

Por mucho que cree una historia sobre lo que está sucediendo argumentando que es importante, cuando siento adentro preocupación eso es lo que transmito a los que me rodean. El mayor bien que puedo hacer a cualquier ser es estar en paz. Ser el amor que sí ama, sea lo que sea.

Lo importante

Lo importante no es el qué ni el cómo si no el desde donde.

Lo importante no es el dónde ni el cuándo si no el que.

Lo importante no es el cómo ni el dónde si no el cuando.

Lo importante no es el qué, el cómo, el dónde ni el cuándo, lo importante no es lo importante.

Lo importante es lo que Es.

Antes de las palabras

La palabra confunde lo que nombra con lo que define,
cubre de experiencia la fresca vivencia,
filtrando sus colores y añadiéndole sabores,
transformando en concreta opinión cada informe sensación.

Ninguna palabra en sí misma tiene un significado.

Son pequeñas excusas escritas o sonoras
para el intercambio de pensamientos y emociones.
Cápsulas o pastillas, inyectables o efervescentes.

Ninguna palabra en ningún idioma
puede explicar qué soy.
Todas van después. Todas son aprendidas.

Lo que és, lo que eres, ya estaba ahí,
para que esas palabras pudieran ser aprendidas.

Si alguien me pidiera una palabra, no sé cual diría,
pero ojalá que me escuchara,
antes de las palabras.

Parar la mente

Sólo la mente puede querer parar la mente, por creerse molestada por la mente.

Eso que escucha a la mente y a lo que quiere parar la mente nunca se molesta, no es ni siquiera tocado por la mente.

Intentar parar la mente es como querer parar la nubes. Déjalas pasar. Encuentra tu lugar.

Somos el espacio por donde pasan las nubes. La mente solo tiene poder si te identificas con los pensamientos.

whatsapp image 2018-12-30 at 13.39.48 (1)

La búsqueda

No te quedes en intentar cambiar tu yo a uno mejor.

¿Cómo puedes cambiar aquello que no encontraste?

Busca de donde nace la búsqueda.

¿Quién es quien busca?

¿Y qué busca? La respuesta última casi siempre será felicidad, realización. Aunque se proyecte eso en relaciones, cosas, logros…

Eso que busca, lo puedes percibir, lo puedes ver aparecer. Si apareció desaparecerá. No puedes ser tu.

¿Quién percibe a quien busca?

image