Que la tierra cante a través nuestro – Hafes

Debes convertirte en una pluma
en la mano del Sol.
Necesitamos que la tierra cante
a través de nuestros
poros y ojos.

El cuerpo no tendrá descanso
hasta que tu alma pinte
toda su belleza
sobre el cielo.

Hafez de Shiráz

Anuncios

María Sabina

Soy mujer que hace tronar
Soy mujer que hace soñar
Soy mujer araña, mujer chuparrosa
Soy mujer águila dueña
Soy mujer que gira porque soy mujer remolino
Soy mujer de un lugar encantado, sagrado
Porque soy mujer aerolito.

María Sabina

602050_10200937898800154_1186197042_n

Poema de Hafez

“Está ebria la inteligencia, ebrios los ángeles, ebria el alma, ebrio el aire, ebria la tierra, ebrio el cielo.
El firmamento gira aturdido por ese vino y alberga en su corazón el anhelo de percibir su aroma.
Los ángeles han bebido lo claro [de ese vino] en un cántaro inmaculado y derramaron las heces de ese trago [de vino] sobre la tierra.
Los elementos, ebrios y felices por ese trago, se sumergen a veces en el agua, a veces en el fuego”.
Hafez

17862420_10212377471382319_3894644936205364302_n

El ermitaño

En la corte real tuvo lugar un fastuoso banquete. Todo se había dispuesto de tal manera que cada persona se sentaba a la mesa de acuerdo con su rango. Todavía no había llegado el monarca al banquete, cuando apareció un ermitaño muy pobremente vestido y al que todos tomaron por un pordiosero.

Sin vacilar un instante, el ermitaño se sentó en el lugar de mayor importancia. Este insólito comportamiento indignó al primer ministro, quien, ásperamente, le preguntó:

– ¿Acaso eres un visir?

– Mi rango es superior al de visir – repuso el ermitaño.

– ¿Acaso eres un primer ministro?

– Mi rango es superior al de primer ministro.

Enfurecido, el primer ministro inquirió:

– ¿Acaso eres el mismo rey?

– Mi rango es superior al del rey.

– ¿Acaso eres Dios? -preguntó mordazmente el primer ministro.

– Mi rango es superior al de Dios. Fuera de sí, el primer ministro vociferó:

– ¡Nada es superior a Dios!

Y el ermitaño dijo con mucha calma:

– Ahora sabes mi identidad. Esa nada soy yo.

29790620_129547507886432_1119481762862192411_n

El Intelecto del intelecto – Rumi

El filósofo es un esclavo de sus percepciones intelectuales;

El santo puro cabalga el intelecto de intelectos cual príncipe.

El intelecto del intelecto es como un grano;

El intelecto es solamente la cáscara.

El estómago de los animales siempre buscando cáscaras para masticar.

El intelecto llena los libros de tinta negra con tanta escritura;

El intelecto del intelecto llena el universo con la luz de luna de la realidad,
y es libre de la negrura o la blancura.

La luz de su luna se eleva y brilla por encima de el corazón y el alma….

Mawlana Rumi
11-derviches-ant.jpg