Mooji – La mejor elección

La mejor elección es detener la atención de cualquier proyección
o pensamientos que la esté tirando a ir con la mente,
o ir con el pasado, ir con la intención,
ir con el deseo, ir con apegos,
ir con la proyección…

Y mantenerla de nuevo en sólo la observación.
Sólo mantenerla de nuevo en el ser.
Siempre traerla de vuelta al ser.
Esta es una elección poderosa.

Mooji

The best choice is to stop the attention
from whatever projections
or thoughts is pulling it
to go with the mind
or go with the past,
go with intention,
go with desire,
go with attachments,
go with projection..

And keeping it back into just
the observing.
Just keeping it back to the self.
Always bringing it back to the self.
This is powerful choice.

Los tres poderes del Ser

El Ser tiene tres grandes poderes, básicos en cada una de sus expresiones: atención, creencia e identificación.

A través de esos tres poderes creas el mundo que vives. A través de esos tres poderes creas la imagen de quien eres. A través de esos tres poderes puedes encontrar quien eres, realizando que no eres nada de lo que puedes estar atento, no eres nada de lo que crees, no eres nada de lo que te identificas.

Eres quien percibe la atención, quien percibe la aceptación o rechazo de las creencias, quien percibe la elección de identificarse con un cuerpo o una idea.

Eres previo a esos tres poderes.

Eres.

Atento

“La sabiduría viene con la habilidad de estar atento. Sólo mirar y sólo escuchar. No hace falta más. Estando atento, al mirar y escuchar se activa la inteligencia no conceptual dentro de ti. Deje que la quietud dirija sus palabras y acciones”.

Eckhart Tolle

La acción de la película

Vimos una película anoche, y era un tipo de… película de acción. Y al final del film hablamos un poco sobre eso, ¿puedes ver estas cosas y aun así mantenerte en serenidad y paz interna?

Mi impresión fue que para algunas personas ellas quedaron atrapadas en… el sabor del film. Pero eso no le añade nada a la experiencia, el ir escaleras arriba, hacia tu cabeza. Puedes verlo desde tu quietud y captar todo, de hecho puedes ver la película con mas claridad que cuando te empiezas a excitar y comienzas a “unirte a la historia”, involucrándote emocionalmente.

Desde tu propia neutralidad puedes ver las cosas, y ahí hay un disfrute, un disfrute tranquilo donde estás apreciando cada detalle, y además tu atención y tu mente están funcionando en un modo mas amplio. Tu no estás solamente viendo las imágenes en la pantalla, es una experiencia mucho mas plena.

Y me gustaría hablar un poco sobre eso, porque mi sensación es que ahora nosotros podríamos hacer cualquier cosa, aquí no estamos pidiendo a nadie que se ponga el uniforme del Sangha de Mooji, no es estricto en este tipo de cosas, pero interiormente hay un tipo de rigurosidad que tu puedes aplicar. Viendo el tironeo interior que sientes hacia ciertas actividades, cuando la mente parece llamar tu atención hacia algo, y tu estás conciente de eso. Y tu decisión es si vas en esa dirección o si te quedas en tu lugar como un testigo de lo que está sucediendo. De inmediato se siente una diferencia. Este tipo de atención interna es marcada, hasta que en un momento se convierte en algo natural para ti, ni siquiera sientes estés haciendo algún tipo de práctica.

Mooji, Satsang en el Monte Sahaja, Navidades de 2013

La felicidad eterna

Sin la intromisión de la mente personal, se observa que la vida se desarrolla en una forma natural y armoniosa. No pierdas el tiempo simplemente deseando que las cosas mejoren. Todo el mundo lo hace y por eso nadie es realmente feliz. Nos perdemos la verdadera vida. De hecho, la felicidad surge cuando dejas de perseguir algo que no sea tu propia naturaleza pura. Y esta felicidad se queda contigo.

La tendencia universal en los seres humanos es buscar la felicidad duradera en el campo de nombres y formas, un campo transitorio. Esto es realmente una forma de evasión, una distracción de lo que es eternamente presente y siempre perfecto dentro de nosotros, nuestra naturaleza divina y Ser.
Ignorar la verdad es la principal causa de la miseria.

Evita las expectativas y sobre todo sé consciente de la tendencia de esperar lo “siguiente” como una promesa de felicidad: la siguiente buena sensación, la siguiente aventura o invitación de la mente; en una palabra, la siguiente experiencia que, en realidad, hace todo lo contrario: hala tu atención de la presencia pura, el asiento del gozo.

Nadie ha experimentado alguna vez “el futuro”. Reflexiona.
Todo es imaginación.
¿Cómo transformar estas tendencias?
Simplemente, comienza a prestar atención al natural estado libre de pensamientos, el sentido puro de la existencia, el sentimiento “Yo soy” que está naturalmente presente en ti. Levanta la atención de la mente, el tráfico, y déjala reposar en la conciencia impersonal. Sigue haciendo esto cada vez que la atención se dirige hacia los objetos de los sentidos o el auto-interés obsesivo.

La auto-atención es el comienzo del verdadero auto-descubrimiento.
Devuelve el tiempo de atención y de nuevo a su fuente, el Ser Uno. Adáptate a permanecer en tu estado natural y neutral del ser, que es un estado de vacío.
No tengas miedo de esto, de hecho adáptate cada vez más a estar vacío. Este vacío y el gozo son sinónimos. Son uno. Esto es realmente lo que se quiere decir el dicho “disfrutar de uno mismo”. Es un estado de satisfacción, sabiduría, amor y felicidad imperecedera.

~ Mooji
25 de marzo de 2014

La escritura

Reflexionando sobre el mundo, luchando por mantener el rumbo la vida nos plantea retos segundo tras segundo. Tirado en un tejado. Mi vida es un grito rimado. jaja!

Siento que no es lo mismo escribir para que otros piensen sobre nosotros que para que piensen sobre lo que escribimos. Es un detalle que nos permite reconocer a nuestro ego, que podemos aplicar en la práctica diaria, es fuerte jaja! Cuando escribo algo para que los otros al leerlo piensen sobre mi, ese es el ego. El que se considera separado, que vive en la dualidad.

Como por ejemplo mucha gente al escribir blogs (uno presente!!) o en las redes sociales. Escribimos esperando que el lea nos quiera, se sienta atraída por nosotros, que seamos interesantes… ego.

Hay que tener cuidado también de no caer en la neutralidad, en la falsa humildad. Eso también esconde separación, quiero ser el más humilde, que vean lo bueno que soy, que ayudo, así me querrán más… ego.

Siento que hay que habitar ambos polos simultáneamente, la unidad. Escribir sin escondernos bajo un falso manto de humildad y manteniendo el interés en que el texto transmita la energía que queremos imprimirle, siendo canal, sin poner la intención ni la atención en lo que piensen sobre nosotros. Es fuerte! jaja

Atención, Gorila

Desde hace unos años, los psicólogos han comprobado que nuestras limitaciones perceptivas van más allá de lo que pensábamos: somos ciegos a los cambios y estamos condicionados por nuestra atención. Una de las pruebas más populares para demostrarlo es el siguiente vídeo, diseñado por Christopher Chabris y Daniel Simons en 1999, en el que se pide a los voluntarios que cuenten el número de pases entre los jugadores de color blanco:

Como muchos ya sabéis, la prueba se llama el “Gorila invisible” porque durante la escena se cruza un gorila y un 50% de las personas que ve el vídeo es incapaz de verlo a la primera. Pues bien, un psicólogo de la escuela médica de Harvard llamado Trafton Drew ha decidido realizar una versión ligeramente modificada del experimento, esta vez con unos profesionales cuya atención puede ser determinante para nuestra salud: el colectivo de radiólogos.

Desde hace tres años, explican en NPR, Drew ha convivido con un grupo de radiólogos y ha observado su forma de trabajar. Lo que más le llamaba la atención, relata, es que ellos eran capaces de ver cosas que a él a simple vista se le escapaban, así que se preguntó qué pasaría si sometía a los radiólogos a una prueba de atención.

“Uno esperaría que, siendo expertos, ellos se darían cuenta de que había algo inusual ahí”, explica. Así que recortó la figura de un tipo vestido de gorila, la pegó en una radiografía dentro de una de las muchas series que los radiólogos revisan a diario, y puso a prueba a sus amigos (ver la foto).

El resultado es que el 83% de lo radiólogos no vieron el gorila.

El problema, como es natural, no estaba en la vista de los radiólogos sino en su atención. “Los radiólogos buscaban nódulos cancerígenos, no gorilas“, explican acertadamente en NPR. “Lo miran directamente”, insiste Drew, “pero como no buscan un gorila, no lo ven”.

Aunque todo parece un simple juego, la conclusión es interesante y puede tener implicaciones en la tarea que realizan estos y otros profesionales. Quizá, indica Drew, deberíamos pensar detenidamente en las instrucciones que damos a la gente que busca algo, porque lo que les decimos condiciona en buena parte lo que ven.

Artículo original en http://naukas.com/2013/02/13/los-radiologos-tampoco-vieron-el-gorila/