El corazón humano, mente cuántica y la coherencia cardiaca

Artículo original de la web www.mentealternativa.com (enlace al final)

Al yuxtaponer la engañosa perspectiva científica moderna del corazón como mera bomba de sangre, con la versión histórica del corazón como símbolo del amor y centro de sabiduría innata y carácter humano, es fácil darse cuenta que clichés como “te amo con todo mi corazón” o “mi corazón reboza de alegría” son sabias referencias poéticas de verdades ancestrales que el paradigma cuántico de la energía está desvelando y ya ha comprobado biológica y científicamente. A grado tal que la relevancia del corazón como el órgano más importante del cuerpo está siendo reivindicado incluso por sobre el cerebro humano.

El corazón: órgano de la verdad humana

Mucha gente piensa que el corazón es sólo una bomba de sangre, pero nada está más alejado de la realidad. Para los antiguos egipcios el corazón era un órgano de la verdad. El corazón es capaz de decir la verdad sobre cómo nos sentimos o si lo que pensamos es cierto o equívoco. Cuando mentimos, por ejemplo, nuestro corazón se acelera. De hecho, el corazón humano tiene neuronas, similares a las del cerebro, y el corazón y el cerebro están interconectados, creando un todo emocional simbiótico. El cerebro humano no es la única fuente de emociones. El corazón y el cerebro trabajan juntos en la producción de emociones.

El corazón humano está adquiriendo cada vez mayor relevancia en el ámbito del conocimiento. El revolucionario Instituto HeartMath, que trabaja desde los años 1980’s, realizó experimentos sumamente relevantes hace dos o tres años. Fue así como el corazón empezó a tomar relevancia como el órgano más importante del cuerpo humano, incluso superando al cerebro.

De acuerdo a las investigaciones del Instituto HeartMath, el campo electromagnético que proyecta el corazón humano hacia fuera puede llegar hasta una distancia de cinco metros. El cerebro también tiene un campo electromagnético, pero es mucho más pequeño. Esto es muy importante porque la información y la energía se transmiten a través de esos campos electromagnéticos toroidales. Esas es la forma que tiene el corazón de enviar información primero al ADN humano y después a todos los sistemas del cuerpo (endocrino, linfático, circulatorio, digestivo, etc.). El corazón también transmite información al lóbulo frontal del cerebro, y lo más curioso es que el envía información con una anticipación de 4.5 segundos. El corazón puede anticiparse a lo que va a pasar, antes que el cerebro. Y del corazón depende toda la salud física y psicológica del ser humano.

campo electromagnetico

Ilustración: Meg Benedicte 2013.

La coherencia cardiaca

Todo ser humano debería buscar lo que el Instituto HeartMath llama “la coherencia cardiaca.” De ella depende que la información que el corazón transmite a través de su campo electromagnético sea una información coherente. La coherencia cardiaca se logra gracias a las emociones coherentes (que no es necesariamente lo mismo que emociones negativas o positivas). Cuando el corazón recibe emociones coherentes transmite información coherente a través de su campo electromagnético. Al transmitir información coherente, los sistemas del cuerpo funcionan de manera coherente; si se transmite información incoherente, los sistemas del cuerpo se vuelven incoherentes y el organismo puede enfermase tanto físicamente como mentalmente. El ser humano no puede darse el lujo de tener emociones caóticas e incoherentes.

“El corazón debe experimentar emociones coherentes, pues sus campos electromagnéticos afectan de manera directa el ADN y todas las células de todos los sistemas fisiológicos. Por ello es necesario abandonar el ego y sus negatividades o exaltaciones caóticas y vibrar con emociones coherentes buscando la coherencia cardiaca (o resonancia) para poder comunicarnos de manera eficiente.” (Carlos Delfino en Libre Conciencia)

El campo magnético del corazón está acoplado a campos de información que no están limitados a las clásicas barreras de tiempo y espacio. Estas evidencias vienen de rigurosos estudios experimentales que investigan la hipótesis de que el cuerpo recibe y procesa información acerca de eventos futuros antes que estos realmente sucedan. Los resultados de dichos estudios proveen sorprendentes datos que muestran que tanto el corazón como el cerebro reciben y responden a pre-estímulos de información acerca de eventos futuros. Además, hay indicaciones de que el corazón recibe información intuitiva antes que el cerebro y que el corazón envía diferentes patrones y señales al cerebro, y así lo determina.

Sigue leyendo

Las células del cuerpo emiten luz antes de morir, igual que las supernovas en el espacio

Uno de los descubrimientos más poéticos de la historia de la anatomía: las células son como pequeñas estrellas y al morir intensifican su irradiación de luz.

Esta conexión entre la vida y la luz o entre las células y el Sol tiene un elegante detalle “microcósmico”, según ha observado Popp. Estudiando diversas enfermedades, Popp y sus colegas descubrieron que cuando una célula está por morir emite una radiación biofotónica cientos de veces mayor a la que despide normalmente, algo que ha sido comparado con la explosiva muerte de las supernovas (estrellas masivas que emiten un enorme resplandor en su colapso gravitacional). Estudiando células bajo estrés Popp ha teorizado que esta emisión anómala de luz es un mecanismo de defensa para restablecer el equilibrio del sistema. Quizás la emisión de luz en las células mortecinas tenga un resultado similar a la explosión de las supernovas que contribuye a enriquecer el medio galáctico al diseminar elementos químicos pesados y formar nuevas estrellas. Ya que nuestro organismo está constantemente renovándose, podemos decir que millones de pequeñas estrellas mueren y nacen cada instante en nuestro cuerpo.

Ver publicación original: Las células del cuerpo emiten luz antes de morir, igual que las supernovas en el espacio

Magec, ciencia Guanche

En los inicios del siglo XV la influencia de la Iglesia Católica en Europa había crecido enormemente debido a las conversiones de reyes paganos (Escandinavia, Polonia, Hungría, Lituania ), la reconquista cristiana de Al-Ándaluz y las cruzadas. Todavía ni siquiera habían nacido Copérnico (1473-1543) y Galileo (1564-1642), sosteniendo las mal denominadas sagradas escrituras que la Tierra era el centro del Universo, en torno a la que giraba el sol y el firmamento entero.

En el año 1344, mediante la bula Tue devotionis sinceritas, el papa Clemente VI concedió a Luis de la Cerda el derecho a conquistar las islas Canarias (autorización, incomprensiblemente, todavía sin revocar). Nuestros compatriotas opusieron una feroz resistencia a la invasión, cuya fase más virulenta no concluyó hasta el año 1495, con la claudicación de Chinet. Había transcurrido casi un siglo desde la ocupación del Rubicón en 1402 y 151 años desde la bula papal.

La filosofía de Platón rechazó la ciencia sustituyéndola por la fe. Su influencia, junto con su rival y sucesor Aristóteles, eliminó el conocimiento sobre el movimiento del universo y, con él, cualquier conocimiento válido sobre la física en Europa durante dos mil años. No ocurrió lo mismo con la ciencia guanche, cuya continuidad en las observaciones astronómicas fueron valiosísimas para la ciencia del futuro, observaciones que condujeron al origen de la ciencia moderna (los awaras descubrieron en Benawaré la estructura espiral de la galaxia Vía Láctea).

Aristarco nació en Samos (310 a.C.-230 a.C.). Fue discípulo de Estratón de Lampsacos, jefe de la escuela peripatética fundada por Aristóteles. Años después Aristarco sucedería a Teofrasto como jefe de esta institución entre los años 288 y 287 a.C.
Fue un hábil geómetra, pero es poco lo que se conoce de su vida. Sus hipótesis sobre el universo se han extraído a partir de las referencias hechas por otros autores después de su muerte. Ptolomeo en el Almagesto lo nombra como un concienzudo observador de los solsticios y equinoccios, que atribuyó al movimiento de la Tierra alrededor del Sol. Dedujo que era necesario que la órbita terrestre estuviera inclinada para explicar los cambios estacionales.

Mientras la ciencia en Europa estaba secuestrada desde la época griega, la ciencia guanche (hecha por científicos, no por pastores obviamente, como erróneamente sostienen incluso algunos compatriotas) vivía un momento esplendoroso, tanto en Astronomía (con precisos calendarios lunares, solares y luni-solares, con importantes aplicaciones en agricultura, ganadería, pesca y navegación) como en Medicina (todavía no se han superado las técnicas de momificación sin estirpar las vísceras y ya los médicos guanches practicaban la trepanación, técnica quirúrica que erradicaba los tumores cerebrales) y nutrición (son numerosos los estudios publicados en revistas internacionales documentando la longevidad de los antiguos canarios, que, como escribió Torriani, “se atribuye más a la alimentación que al clima del que disfrutan”) y otras áreas científicas que sería prolijo enumerar aquí.

Sello tradicional de la cultura Guanche de las Islas Canarias, Magec

Los guanches de antes tenían al Sol como centro del Sistema Solar, al que denominaban Magec y no es casualidad que todas las capitales canarias estén orientadas hacia el Este, por donde primero se hace visible Magec, lo que no sorprende a ningún canario. Este inmenso desarrollo científico, que siempre sostuvo un sistema solar heliocéntrico, junto con su avanzado estado social, en el que cualquier persona, hombre o mujer, podía, meritoriamente, desempeñar cualquier cargo, elegidos en los democráticos Tagorores, llevó a reyes y papas europeos a tomar la decisión de destruir la sociedad guanche, por miedo a que se extendiera tanto el sistema científico-tecnológico como el social, llegando los cronistas del colonialismo incluso a describir reinos donde existía algo muy superior que eran los Menceyatos, Cantones, Faicanatos, etc.

Copérnico, astrónomo polaco, fue conocido por su teoría Heliocéntrica que había sido descrita ya por Aristarco de Samos según la cual el Sol se encontraba en el centro del Universo y la Tierra, que giraba una vez al día sobre su eje, completaba cada año una vuelta alrededor de él.

Galileo Galilei nació en Pisa, estudió y luego enseñó en la universidad de esta ciudad. En 1609 desarrolló su teoría del movimiento uniformemente acelerado y construyó un telescopio. Comenzaron entonces sus grandes descubrimientos astronómicos: los anillos de Saturno, la observación de la Vía Láctea como un conjunto de estrellas y el reconocimiento de las manchas solares que, como él dijo, supusieron el funeral de la ciencia aristotélica porque desmentían la pretendida incorruptibilidad de los cielos. Su apoyo a la doctrina astronómica de Copérnico en su “Dialogo sobre los dos máximos sistemas del mundo, ptolemaico y copernicano” le valió la condena de la Iglesia y su posterior destierro.

DSC_0606 DSC_0120

Ciencia guanche precolonial – Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario (Movimiento UPC)

Visto en http://www.lacasademitia.es/articulo/comunicados/ciencia-guanche-precolonial-movimiento-upc/20140131062518026259.html

Más de cien partículas de rayos cósmicos atraviesan tu cuerpo cada segundo

¿Sabías que? Más de cien partículas de rayos cósmicos atraviesan tu cuerpo cada segundo. Algunas de estas partículas tienen enormes energías, muy por encima de las energías accesibles por los aceleradores de partículas hechos por el hombre. Muchas de estas partículas han viajado durante millones de años luz a través del universo y terminan su viaje al alcanzar la superficie terrestre.

Los rayos cósmicos proceden de objetos violentos del universo, como estrellas de neutrones, agujeros negros, supernovas, cuásares, colisiones entre galaxias,…

Cuando estas partículas impactan contra partículas de nuestro planeta Tierra, se desintegran y terminan desapareciendo. Los efectos de esta desintegración, pequeñas sub-partículas, son las que consiguen atravesar nuestro cuerpo.

www.meteorologiaespacial.es

1966230_843696575664174_8822371944958119668_o

Visto en su página de Facebook

Comunicación y cooperación entre los árboles

¿Le sorprendería saber que, al igual que los animales, los árboles se comunican entre sí y transmiten su legado a la próxima generación?

En este fascinante video, la profesora de la UBC Suzanne Simard explica cómo los árboles son mucho más complejos de lo que la mayoría de nosotros jamás imaginó. Aunque Charles Darwin asumió que los árboles son simplemente organismos individuales que compiten por la supervivencia del más apto, Simard demuestra lo equivocado que estaba. De hecho, lo contrario es cierto: los árboles sobreviven gracias a la cooperación y el apoyo mutuo, pasando alrededor nutrientes esenciales “dependiendo de quién lo necesita”.

El nitrógeno y el carbono son compartidos a través de kilómetros de redes de hongos subterráneos, asegurando que todos los árboles en el ecosistema forestal dan y reciben la cantidad adecuada para mantener a todos sanos. Esta red invisible funciona de una manera muy similar a las redes de neuronas en nuestro cerebro, y cuando se destruye un árbol tiene consecuencias para todos.

Simard habla de árboles madre, por lo general los organismos más grandes y antiguos en los que todos los demás árboles dependen. Ella explica cómo al morir los árboles pasan un “legado” a la próxima generación, arrastrando minerales importantes para
árboles jóvenes para que puedan seguir creciendo. Cuando los seres humanos talan árboles madre sin el conocimiento de estas muy complejas “sociedades de árboles” o las redes en las que se alimentan, estamos reduciendo las posibilidades de supervivencia para todo el bosque.

“No tomamos ésto en consideración ” Simard dice con tristeza. “Los árboles que mueren mueven recursos hacia los árboles jóvenes antes de morir, pero nunca les dan la oportunidad.” Si pudiéramos factorizar este conocimiento fundamental en nuestras industrias forestales, podríamos hacer una gran diferencia a los esfuerzos de conservación para el futuro.

 

Visto en http://earthweareone.com/why-trees-are-even-more-awesome-than-you-think/