Rupert Spira: el realineamiento después del reconocimiento

Rupert Spira: Había un viejo maestro zen en su lecho de muerte y uno de sus discípulos más antiguos le pregunto: “¿Cómo van las cosas ahora para ti, maestro?” Y el maestro contestó: “Todo va muy bien pero mi cuerpo tiene dificultades para seguir”. En otras palabras, mi mente está abierta, es espaciosa y pacífica como el cielo pero, aún así, la manera en la que experimento el cuerpo todavía no ha llegado al mismo nivel que mi comprensión. Y es corriente para aquellos que han estado en la vía no dual durante muchos años, tener una comprensión clara y genuina de la enseñanza no dual pero, aún teniendo esta comprensión, todavía sienten el cuerpo y perciben el mundo de una manera que es consistente con sus viejas creencias.

En otras palabras, sé que soy la presencia consciente abierta, ilimitada y vacía, pero siento que soy un cuerpo denso, localizado, limitado. Esta discrepancia entre nuestra comprensión y nuestros sentimientos es la responsable de ese sutil sentimiento de carencia que muchas personas todavía sienten a pesar de llevar muchos años en la vía no dual. Así que las meditaciones yóguicas están diseñadas, concebidas para tratar con esta discrepancia; y, como tal, no son una exploración de nuestra verdadera naturaleza. Se da ya por hecho en las meditaciones yóguicas que hemos reconocido o al menos hemos tenido un vislumbre de nuestra naturaleza esencial de consciencia abierta y vacía. Y así las meditaciones yóguicas están concebidas para realinear la manera en la que sentimos el cuerpo y percibimos el mundo con nuestra comprensión.

Muchos de nosotros en occidente tenemos una idea muy simplista de lo que es el despertar. Pensamos que es una especie de acontecimiento extraordinario, que sucede en un momento dado y, que después de él, ya somos felizmente para siempre. Hay dos errores en esa creencia. Primero de todo, el reconocimiento de nuestra naturaleza no es un acontecimiento extraordinario, es simplemente el reconocer lo que esencialmente somos, y no hay nada extraordinario en ello; es simplemente un reconocimiento simple, obvio y familiar.

El segundo error es pensar que este reconocimiento borrará inmediatamente y acabará con todo el sufrimiento en nuestra vida. Es cierto que la raíz de este sufrimiento -que es el yo separado- quedará cortada en este reconocimiento, pero los hábitos, las costumbres del pensamiento y especialmente del sentir y del percibir van a sobrevivir a este reconocimiento.

Durante nuestros diálogos exploramos los hábitos del pensamiento. Y durante las meditaciones yóguicas exploramos estos hábitos, estos patrones de sentir y percibir.

En otras palabras, exploramos el residuo que ha quedado del yo separado en el cuerpo. Es a lo que Francis Lucille se refería como la “sadhana post-iluminación”: la exploración que llevamos a cabo después del reconocimiento de nuestra verdadera naturaleza. Que, en la mayoría de los casos, implica un realineamiento natural de la manera como sentimos el cuerpo y percibimos el mundo; realineamiento con nuestra comprensión.

(Pasaje extraído del Encuentro de Mayo de 2016).

Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio

Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio:

Hace muchos años, cuando estos profundos cambios empezaron a suceder en mi vida, repentinamente me encontré pasando mucho tiempo conmigo mismo. Tuve la oportunidad, en esos días, de simplemente sentarme solo en silencio y paz imperturbables. No era mi intención hacer esto. Transcurrió mucho tiempo en silenciosa introspección y consciencia de mí mismo. Muy poca atención quedaba para ninguna otra cosa. Viví en algo como un estado sin tiempo, resguardado dentro de esta sensación silenciosa y bendita de ser.

Han pasado más de 25 años desde entonces y me doy cuenta de que no me he tomado tiempo para simplemente sentarme conmigo mismo. Sé que era la absorción en el poder y el continuo flujo de la gracia del Ser Supremo lo que hace todo esto posible aquí y ahora. Este tiempo de profunda inmersión en el Ser hizo posibles todos estos años de viajes alrededor del mundo compartiendo Satsang. Está aquí aún hoy en servicio de su despertar. He compartido con algunos de ustedes que un deseo ha estado surgiendo continuamente dentro, de descansar de nuevo dentro de mi propio retiro en el corazón. No tengo grandes ideas o proyecciones sobre los frutos que producirá.

Aquí estoy extendiéndoles esta invitación a ustedes, mi Sangha, para entrar en su propio retiro interno durante este próximo mes. Muchos de ustedes, por supuesto, tienen actividades y trabajo que debe continuar, pero al mismo tiempo los aliento a estar en este estado interno y a permanecer muy conscientes del Ser, aún mientras las actividades externas continúen. Pasen tiempo realmente sentándose y absorbiendo lo que les he señalado sobre su propia naturaleza y posición como la consciencia inmutable e inamovible. No es difícil. Las indicaciones son muy directas, muy limpias, muy claras, pero necesitan sentarse con ellas y no ser impacientes. Y observen… no solo las cosas que siguen yendo y viniendo, sino Eso que no viene y va: el Ser consciencia. Sean uno con Eso, pues no está separado de ustedes. Noten que su trabajo y sus actividades diarias fluyen espontáneamente aún mejor mientras mantienen la mente dentro del corazón.

Esta invitación es para todos los que buscan la Verdad y están escuchando esto, donde quiera que estén. Aprovechen esta oportunidad para mantener su atención dentro del corazón del ser. Cada vez que la mente se vaya a la deriva, tráiganla de regreso a la consciencia silenciosa y sin forma. Dentro, deben permanecer, saber y confirmarse a sí mismos como El inamovible. Y esta armonía entre lo no-manifiesto y lo manifiesto como una totalidad integral, se revelará a sí misma como su naturaleza fundamental. Gradualmente, el entendimiento puro transmutará hacia el despertar final.

Nada aprendido en este mundo permanece con ustedes profundamente si sólo se queda en su mente como conceptos. Deben beber mis palabras e indicaciones hasta el fondo. Es como cuando están enamorados, le dan la bienvenida y abrazan al amor dentro, totalmente, de manera que se vuelve uno con su ser. Este enamoramiento, esta internalización de la atención, es algo muy natural. No es un movimiento malgastado. No es un logro personal. Es un impulso universal expandiéndose y expresándose a sí mismo como bendición y amor al mundo.

Estar conscientes del Ser nos obliga e impulsa fuera del rol ignorante y el estado de persona, y dentro de la Consciencia Universal. Así que mientras la vida diaria se desarrolla, los aliento a que mantengan su atención inmersa en la fuente, que es su verdadero Ser.

Finalmente, por favor den a esto su atención con todo el corazón: continúen creciendo en su amor, respeto y servicio el uno al otro. Es un Sangha muy maduro e iluminado que aprende y se inspira uno del otro, hacia un despertar total a la Verdad

atemporal. Un verdadero Sangha apoya y alienta esta veracidad e integridad a enfrentar lo que es verdadero y lo que es falso sin sacrificar el amor, la armonía y el profundo respeto que son el perfume del Ser Único. Sin amor, no hay Sangha y no hay vida real. No sé si existe otro lugar en este planeta en el que el amor, la sabiduría y la Verdad estén tan profundamente vivos y sean venerados como aquí, dentro del Corazón de Sahaja.

Amados, no desperdicien su vida persiguiendo lo efímero. Trasciendan el ego. No pierdan su oportunidad.

Amor eterno,
Moojibaba

Monte Sahaja, Portugal

Visto en el facebook Mooji en español

Como podría?

Como podría criticar al ciego por no ver lo que le muestro?

Como podría enfadarme con el sordo por no entender lo que le digo?

Como podría querer forzar al manco que me diera la mano?

Como podría querer vengarme de aquel que me dañó en su sueño?

Como podría, estando despierto, seguir escapando de la sombra que me perseguía mientras dormia?

María Presencia

Nació en un cuerpo. Se dió a luz. En un momento los padres decidieron llamar al bebé María Presencia.

María Presencia creció. Desarrolló una personalidad a través de su relación con su entorno familiar, social, natural.. Sus vivencias. Pasó por situaciones difíciles. Pasó por momentos maravillosos.

Hoy María Presencia siente que está cambiando. Y se empieza a dar cuenta que siempre todo está cambiando. Por momentos también se da cuenta de que ella no es todo eso que cambia. En esos momentos que siente que se encuentra a si misma, en esos momentos no tiene nombre, no tiene tiempo, no tiene opinión, es sólo presencia. Verdad.

En esos momentos siente que nació en un cuerpo. Se dió a luz. En un momento sucedió que unos adultos decidieron llamar a un bebé María Presencia. Pero ella ya estaba ahí antes.