Nadie está equivocado – Eckhart Tolle

A nivel colectivo, la idea de que “Tenemos la razón y los otros están equivocados” está arraigada profundamente, en particular en aquellas zonas del mundo donde el conflicto entre las naciones, las razas, las tribus, las religiones o las ideologías viene desde tiempo atrás, es extremo y endémico.

Las dos partes del conflicto están igualmente identificadas con su propio punto de vista, su propio relato, es decir, identificadas con el pensamiento. Ambas son igualmente incapaces de ver que puede haber otro punto de vista, otra historia de igual validez.

Ambas partes se creen poseedoras de la verdad. Las dos se consideran víctimas y ven en la “otra” la encarnación del mal. Y como han conceptualizado y deshumanizado a la otra parte al considerarla enemiga, pueden infligir toda clase de violencia recíproca, sin sentir su humanidad y su sufrimiento. Quedan atrapadas en una espiral demente de acción y reacción, castigo y retaliación.

Es obvio entonces que el ego, en su aspecto colectivo del “nosotros” contra “ellos” es todavía más demente que el “yo”, el ego individual, si bien el mecanismo es el mismo.

La mayor parte de la violencia que los seres humanos nos hemos infligido a nosotros mismos no ha sido producto de los delincuentes ni de los locos, sino de los ciudadanos normales y respetables que están al servicio del ego colectivo.

Podemos llegar incluso a decir que, en este planeta, “normal” es sinónimo de demente. ¿Cuál es la raíz de esa locura? La identificación total con el pensamiento y la emoción, es decir, con el ego.

battle_board_game_chance_chess_game_king_loser_match-933552.jpg!d

La Guerra es una forma de pensar.

La codicia, el egoísmo, la explotación, la crueldad y la violencia continúan reinando en este planeta. Cuando no los reconocemos como manifestaciones individuales y colectivas de una disfunción de base o de una enfermedad mental, caemos en el error de personalizarlos. Construimos una identidad conceptual para un individuo o un grupo y decimos: “Así es como es. Así es como son”.

Cuando confundimos el ego que percibimos en otros con su identidad, es porque nuestro propio ego utiliza esta percepción errada para fortalecerse considerando que tiene la razón y, por ende, es superior, y reacciona con indignación, condenación o hasta ira contra el supuesto enemigo.

Sigue leyendo

Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio

Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio:

Hace muchos años, cuando estos profundos cambios empezaron a suceder en mi vida, repentinamente me encontré pasando mucho tiempo conmigo mismo. Tuve la oportunidad, en esos días, de simplemente sentarme solo en silencio y paz imperturbables. No era mi intención hacer esto. Transcurrió mucho tiempo en silenciosa introspección y consciencia de mí mismo. Muy poca atención quedaba para ninguna otra cosa. Viví en algo como un estado sin tiempo, resguardado dentro de esta sensación silenciosa y bendita de ser.

Han pasado más de 25 años desde entonces y me doy cuenta de que no me he tomado tiempo para simplemente sentarme conmigo mismo. Sé que era la absorción en el poder y el continuo flujo de la gracia del Ser Supremo lo que hace todo esto posible aquí y ahora. Este tiempo de profunda inmersión en el Ser hizo posibles todos estos años de viajes alrededor del mundo compartiendo Satsang. Está aquí aún hoy en servicio de su despertar. He compartido con algunos de ustedes que un deseo ha estado surgiendo continuamente dentro, de descansar de nuevo dentro de mi propio retiro en el corazón. No tengo grandes ideas o proyecciones sobre los frutos que producirá.

Aquí estoy extendiéndoles esta invitación a ustedes, mi Sangha, para entrar en su propio retiro interno durante este próximo mes. Muchos de ustedes, por supuesto, tienen actividades y trabajo que debe continuar, pero al mismo tiempo los aliento a estar en este estado interno y a permanecer muy conscientes del Ser, aún mientras las actividades externas continúen. Pasen tiempo realmente sentándose y absorbiendo lo que les he señalado sobre su propia naturaleza y posición como la consciencia inmutable e inamovible. No es difícil. Las indicaciones son muy directas, muy limpias, muy claras, pero necesitan sentarse con ellas y no ser impacientes. Y observen… no solo las cosas que siguen yendo y viniendo, sino Eso que no viene y va: el Ser consciencia. Sean uno con Eso, pues no está separado de ustedes. Noten que su trabajo y sus actividades diarias fluyen espontáneamente aún mejor mientras mantienen la mente dentro del corazón.

Esta invitación es para todos los que buscan la Verdad y están escuchando esto, donde quiera que estén. Aprovechen esta oportunidad para mantener su atención dentro del corazón del ser. Cada vez que la mente se vaya a la deriva, tráiganla de regreso a la consciencia silenciosa y sin forma. Dentro, deben permanecer, saber y confirmarse a sí mismos como El inamovible. Y esta armonía entre lo no-manifiesto y lo manifiesto como una totalidad integral, se revelará a sí misma como su naturaleza fundamental. Gradualmente, el entendimiento puro transmutará hacia el despertar final.

Nada aprendido en este mundo permanece con ustedes profundamente si sólo se queda en su mente como conceptos. Deben beber mis palabras e indicaciones hasta el fondo. Es como cuando están enamorados, le dan la bienvenida y abrazan al amor dentro, totalmente, de manera que se vuelve uno con su ser. Este enamoramiento, esta internalización de la atención, es algo muy natural. No es un movimiento malgastado. No es un logro personal. Es un impulso universal expandiéndose y expresándose a sí mismo como bendición y amor al mundo.

Estar conscientes del Ser nos obliga e impulsa fuera del rol ignorante y el estado de persona, y dentro de la Consciencia Universal. Así que mientras la vida diaria se desarrolla, los aliento a que mantengan su atención inmersa en la fuente, que es su verdadero Ser.

Finalmente, por favor den a esto su atención con todo el corazón: continúen creciendo en su amor, respeto y servicio el uno al otro. Es un Sangha muy maduro e iluminado que aprende y se inspira uno del otro, hacia un despertar total a la Verdad

atemporal. Un verdadero Sangha apoya y alienta esta veracidad e integridad a enfrentar lo que es verdadero y lo que es falso sin sacrificar el amor, la armonía y el profundo respeto que son el perfume del Ser Único. Sin amor, no hay Sangha y no hay vida real. No sé si existe otro lugar en este planeta en el que el amor, la sabiduría y la Verdad estén tan profundamente vivos y sean venerados como aquí, dentro del Corazón de Sahaja.

Amados, no desperdicien su vida persiguiendo lo efímero. Trasciendan el ego. No pierdan su oportunidad.

Amor eterno,
Moojibaba

Monte Sahaja, Portugal

Visto en el facebook Mooji en español

Inundaciones: “Ahógalos a todos.”

Inunda el planeta. Ahógalos a todos.

La relación entre el amor y el ego es parecida a la del agua y el fuego. Si llueve, tarde o temprano el fuego se apaga.

Inunda el planeta con tu amor. Ahógalos a todos, que todos estén totalmente bajo agua. Que hasta el volcán que explote en la montaña más alta esté dentro del agua. Que todo suceda en el océano de amor. Que todo f(t)uego se disuelva en el océano.

Amor

Al descubrir la verdad,
el amor natural que uno tiene por sí mismo
se expande hasta que abarca al mundo entero.
Este Amor remueve al ego.
~Mooji
11156263_1623998014490788_8375889111091132774_n
Upon discovering truth,
the natural love one has for oneself
expands until it encompasses the whole world.
This Love removes the ego.
~ Mooji

11 de abril de 2015

Visto en Facebook, publicado por Patricia Moreno

El cuerpo no distingue entre pensamiento y conciencia

Aunque el cuerpo es muy inteligente, no puede distinguir la diferencia entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todo pensamiento como si fuera una realidad. No sabe que solo es un pensamiento.

Para el cuerpo, un pensamiento inquietante, que da miedo, significa “estoy en peligro”, y responde de acuerdo con eso aunque estés tumbado en una cama caliente y cómoda por la noche. El corazón late más deprisa, los músculos se contraen, la respiración se acelera. Hay una acumulación de energía, pero como el peligro es solo una ficción mental, la energía no tiene salida.

Una parte realimenta a la mente y genera aún más pensamientos de ansiedad. El resto de la energía se vuelve tóxica e interfiere en el funcionamiento armonioso del cuerpo.

El ego no solo es la mente no observada, la voz que hay dentro de la cabeza y pretende ser tú, sino también las emociones no observadas que son la reacción del cuerpo a lo que dice esa voz de la cabeza.

La voz del ego altera constantemente el estado natural del bienestar del cuerpo. Casi todo el cuerpo humano está sometido a una gran cantidad de presión y estrés, no porque esté amenazado por algún factor externo, sino por la acción interior de la mente.

El cuerpo tiene un ego incorporado a él, y no puede sino responder a todas las pautas de pensamiento disfuncionales que constituyen el ego. Y así, una corriente de emoción negativa acompaña a la corriente de pensamiento incesante y compulsivo.

¿Qué es una emoción negativa? Una emoción que es tóxica para el cuerpo e interfiere en su equilibrio y su funcionamiento armonioso. El miedo, la ansiedad, la ira, el rencor, la tristeza, el odio o el intenso disgusto, los celos la invidia; todos ellos perturban el flujo de energía a través del cuerpo, afectan al corazón, al sistema inmunitario, a la digestión, a la producción de hormonas, etc.

Hasta la medicina convencional, que todavía sabe muy poco sobre el funcionamiento del ego, está empezando a reconocer la conexión entre los estados emocionales negativos y las enfermedades físicas.

ECKHART TOLLE

Visto en: https://www.facebook.com/LiberacionEterna

La nueva tierra

En este video Eckhart Tolle explica la transición por la que estamos pasando en la tierra.

El Cambio de Ciclo, el Pacha Kuti, el Kali Yuga, la Nueva Era, el Nuevo Tiempo, el Apocalipsis y el Cielo.

Muy recomendado.

La libertad

Hoy cada vez más gente busca la libertad para vivir en paz, para estar completos. Ese es un paso básico para nuestra evolución espiritual. Pero en estos tiempos la idea de libertad está trastocada, distorsionada. Y eso  crea grandes confusiones.

El concepto mental de libertad, el programa social que hemos creado, dice que para encontrar la libertad yo tengo que poder hacer lo que quiera en cada momento sin importar lo que los demás piensen o digan, poder romper con lo que mi familia, mi pareja, la religión o la ley dice que es correcto. Con ese programa de falsa libertad nos entregamos a cumplir con todos lo que creemos que nos va a traer felicidad: relaciones, drogas, viajes, compras, comidas, conocimientos…

Ese programa de libertad nos lanza muchas veces hacia la búsqueda de lo que aprendimos como prohibido o inmoral. Y hacia todo aquello que consideramos mejor, más bueno, más emocionante, más, más. Esa búsqueda se convierte en nuestra cadena, ya que viene desde la dualidad, desde la mente racional que pone a una situación futura como mejor, más satisfactoria o adecuada que la situación actual.

La mente racional es dual. Siempre valora, juzga, etiqueta. Bueno y malo, mejor o peor. Y crea la ilusión de la necesidad de algo más para encontrar la paz. Desde la mirada neutral nada es bueno o malo, todo son puntos de vista.

La verdadera libertad, la libertad del ser, es encontrar dentro de nosotros ese espacio de aceptación plena, de paz completa en el ahora. Esa aceptación no significa dejar de actuar para crear la vida que queremos. Es actuar desde saber, sentir, que la situación actual es perfecta para lo que tengo que experimentar en este momento para mi evolución, la base de mi creación, que sucede en el ahora.

Esa libertad nos libera de la creencia de que algo mejor nos espera. Nos libera de la continua búsqueda. Nos libera de las ataduras de la dualidad bueno y malo. Entramos en un espacio de no necesitar nada más para nuestra completa realización. De no estar guiados por las emociones o los pensamientos, sino usar a estos como las grandes herramientas que son para saber dónde estamos.

La libertad del ser crea la posibilidad de estar en cualquier situación sin sentir que el otro me hace daño, o me crea sufrimiento o desequilibrio. Crea la posibilidad de vivir cada experiencia sin huir de ella. Es ser libre de decidir como queremos estar en cada momento más allá de la condición externa. Entrar en el espacio incondicional. El amor incondicional.

Relaciones: El Verdadero Amor y la Trascendencia de la Dualidad. Kim Eng

Durante mis viajes, una de las preguntas más frecuentes que me hacen es “¿Qué se siente al tener una relación con un ser iluminado?” ¿Por qué esta pregunta? Tal vez ellos tienen la idea o la imagen de una relación ideal, y quieren saber más sobre ello. Tal vez sus mentes quieren proyectarse a un futuro en el que ellos también estarán en una relación ideal y se encontrarán a sí mimos a través de ella.

¿Qué se siente al tener una relación con un ser iluminado?
Siempre que tengo la idea en mi cabeza “Tengo una relación” o “estoy en una relación”, no importa con quién, sufro. Esto lo he aprendido.

Con el concepto de “relación” vienen expectativas, recuerdos de relaciones pasadas, y además conceptos mentales condicionados personales y culturales de lo que una “relación” debería ser. Después trataría de hacer que la realidad se ajustase a estos conceptos. Y nunca lo hace. Y vuelvo a sufrir. La cuestión del asunto es: no hay relaciones. Sólo existe el momento presente, y en el momento sólo hay relacionarse.
Cómo nos relacionamos, o mejor dicho cómo de bien amamos, depende de lo vacíos que estamos de ideas, conceptos, expectativas.

Recientemente, le pedí a Eckhart que dijera unas pocas palabras sobre la búsqueda de “relaciones amorosas” del ego. Nuestra conversación fue profundizando rápidamente para referirse a algunos de los aspectos más profundos de la existencia humana. Esto es lo que dijo:

Eckhart Tolle: Lo que convencionalmente llamamos “amor” es una estrategia del ego para evitar rendirse. Estás buscando a alguien para que te de eso que sólo puede venirte en el estado de rendición. El ego utiliza a esa persona como un sustituto para no tener que rendirse. El idioma español es el más honesto a este respecto. Utiliza el mismo verbo ‘querer’, para decir “te amo” y “te quiero”. Para el ego, amar y querer (desear) son lo mismo, mientras que el amor verdadero no tiene ningún deseo, ningún deseo de poseer o que tu pareja cambie. El ego escoge a alguien y lo hace especial. Utiliza a esa persona para tapar el constante sentimiento subyacente de descontento, de “no suficiente”, de ira y odio, que están estrechamente relacionados entre sí. Estas son facetas de un sentimiento profundamente arraigado subyacente en los seres humanos, que es inseparable del estado egoico.

Cuando el ego escoge algo y dice “yo amo” esto o aquello, es un intento inconsciente de ocultar o eliminar los sentimientos profundos que siempre acompañan al ego: el descontento, la infelicidad, la sensación de insuficiencia que es tan familiar . Por un tiempo, la ilusión realmente funciona. Pero entonces, inevitablemente, en algún momento, la persona que has elegido, o has hecho especial a tus ojos, deja de funcionar como una tapadera para tu dolor, el odio, el descontento o la insatisfacción que tienen su origen en la sensación de insuficiencia y de sentirse incompleto. Entonces, surge la sensación que estaba oculta, y se proyecta sobre la persona que había sido elegida y hecha especial – quien pensabas que en última instancia iba a “salvarte”. De repente, el amor se convierte en odio. El ego no se da cuenta de que el odio es una proyección del dolor universal que sientes dentro. El ego cree que esta persona es la causa del dolor. No se da cuenta de que el dolor es el sentimiento universal de no estar conectado con el nivel más profundo de tu ser – no ser uno con uno mismo.

El objeto del amor es intercambiable, tan intercambiable como el objeto del deseo egoico. Algunas personas pasan por muchas relaciones. Se enamoran y desenamoran muchas veces. Aman a una persona por un tiempo hasta que ya no funciona, porque ninguna persona puede de forma permanente ocultar ese dolor.

Sólo la rendición puede darte lo que estabas buscando en el objeto de tu amor. El ego dice que la rendición no es necesaria porque amo a esta persona. Es un proceso inconsciente, por supuesto. En el momento en que aceptas completamente lo que es, algo dentro de ti emerge que había sido ocultado por el deseo del ego. Es una paz innata que mora en el interior, quietud, vitalidad. Es lo incondicionado, lo que eres en tu esencia. Es lo que habías estado buscando en el objeto de amor. Es tú mismo. Cuando esto sucede, un tipo completamente diferente de amor está presente, que no está sujeto al amor/odio. No elige a una cosa o una persona como algo especial. Es absurdo incluso usar la misma palabra para eso. Ahora bien, puede suceder que, incluso en una relación normal amor/odio, de vez en cuando, introduces el estado de rendición. Temporalmente, brevemente, sucede: experimentas un profundo amor universal y una plena aceptación que a veces puede brillar a través, incluso en una relación egoica. Sin embargo, si la rendición no continúa, se cubre de nuevo con los viejos patrones egoicos. Por lo tanto, no estoy diciendo que el verdadero amor profundo no se pueda presentar de vez en cuando, incluso en una relación normal de amor/odio. Pero es raro y por lo general de corta duración.

Siempre que aceptas lo que es, algo más profundo emerge en ese instante. Así, puedes quedar atrapado en el dilema más doloroso, externo o interno, en los sentimientos o situación más dolorosos, y en el momento en que aceptas lo que es, vas más allá de ellos, los trasciendes. Incluso si sientes odio, en el momento en que aceptas que esto es lo que sientes, lo trasciendes. Todavía puede estar ahí, pero de repente estás en un lugar más profundo donde nada de eso importa ya.

El universo fenoménico entero existe debido a la tensión entre los opuestos. Caliente y frío, crecimiento y decadencia, ganancia y pérdida, éxito y fracaso, las polaridades que forman parte de la existencia, y por supuesto parte de todas las relaciones.

Kim Eng: ¿Entonces es correcto decir que nunca podemos deshacernos de las polaridades?

Eckhart Tolle: No podemos deshacernos de las polaridades en el plano de la forma. Sin embargo, puedes trascender las polaridades a través de la rendición. Estás entonces en contacto con un lugar más profundo dentro de ti donde, por así decirlo, las polaridades ya no existen. Siguen existiendo en el plano externo. Sin embargo, incluso allí, algo cambia en la forma en que las polaridades se manifiestan en tu vida cuando estás en un estado de aceptación o renuncia. Las polaridades se manifiestan de una manera más benigna y suave.

Cuanto más inconsciente seas, más identificado estás con la forma. La esencia de la inconsciencia es la siguiente: la identificación con la forma, ya sea una forma externa (una situación, lugar, evento o experiencia), una forma de pensamiento o una emoción. Cuanto más apegado estás a la forma, menos rendido (entregado) estás, y más extrema, violenta o cruel es tu experiencia de las polaridades. Hay personas en este planeta que viven prácticamente en el infierno y en el mismo planeta hay otros que viven una vida relativamente pacífica. Los que están en paz interior aún experimentan las polaridades, pero de una forma mucho más benigna que la forma extrema en la que muchos humanos las experimentan todavía. Por lo tanto, la forma en que las polaridades se experimentan cambia. Las propias polaridades no se puede eliminar, pero se puede decir, que el universo entero se vuelve algo más benevolente. Ya no es tan amenazante. El mundo ya no se percibe como hostil, que es como el ego lo percibe.

Kim Eng: Si el despertar o vivir una vida en un estado despierto no cambia el orden natural de las cosas, la dualidad, la tensión entre los opuestos, ¿qué significa vivir una vida en el estado despierto? ¿Afecta al mundo, o sólo la experiencia subjetiva que uno tiene del mundo?

Eckhart Tolle: Cuando vives en la rendición, algo viene a través de ti hacia el mundo de la dualidad que no es de este mundo.

Kim Eng: ¿Eso cambia realmente el mundo exterior?
Eckhart Tolle: Lo interno y lo externo son en última instancia uno. Cuando ya no percibes el mundo como hostil, ya no hay más miedo, y cuando no hay más miedo, piensas, hablas y actúas de manera diferente. El amor y la compasión surgen y afectan al mundo. Incluso si te encuentras en una situación de conflicto, hay una emanación de paz en las polaridades. Entonces, algo cambia. Hay algunos maestros o enseñanzas que dicen, nada cambia. Ese no es el caso. Algo muy importante sí que cambia. Aquello que está más allá de la forma brilla a través de la forma, lo eterno brilla a través de la forma en este mundo de la forma.

Kim Eng: ¿Es correcto decir que es tu falta de “reacción en contra”, la aceptación de los opuestos de este mundo, lo que provoca cambios en la forma en que los opuestos se manifiestan?

Eckhart Tolle: Sí. Los opuestos seguirán ocurriendo, pero no se alimentan de ti nunca más. Lo que has dicho es un punto muy importante: la “falta de reacción” significa que las polaridades no se alimentan. Esto significa, que a menudo experimentas un colapso de las polaridades, tales como en situaciones de conflicto. Ninguna persona, ninguna situación se convierte en un “enemigo”.

Kim Eng: Entonces, los opuestos, en vez de fortalecerse, se debilitan. Y tal vez así es como comienzan a disolverse.

Eckhart Tolle: Eso es correcto. Vivir así, es el comienzo del fin del mundo.

 

El mayor logro

El mayor logro es la ausencia de ego
La mayor riqueza es la maestría de uno mismo
La mayor cualidad es el buscar ser de beneficio a otros
La mayor acción es no resignarse a los usos mundanos
La mayor magia es la transmutación de las pasiones
La mayor generosidad es el desapego
La mayor bondad es una mente pacífica
La mayor paciencia es la humildad
El mayor esfuerzo es no fijarse en los resultados
La mayor meditación es una mente que deja ir
La mayor sabiduría es ver a través de las apariencias.

Atisha.