Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio

Palabras de Mooji antes de entrar a su retiro de silencio:

Hace muchos años, cuando estos profundos cambios empezaron a suceder en mi vida, repentinamente me encontré pasando mucho tiempo conmigo mismo. Tuve la oportunidad, en esos días, de simplemente sentarme solo en silencio y paz imperturbables. No era mi intención hacer esto. Transcurrió mucho tiempo en silenciosa introspección y consciencia de mí mismo. Muy poca atención quedaba para ninguna otra cosa. Viví en algo como un estado sin tiempo, resguardado dentro de esta sensación silenciosa y bendita de ser.

Han pasado más de 25 años desde entonces y me doy cuenta de que no me he tomado tiempo para simplemente sentarme conmigo mismo. Sé que era la absorción en el poder y el continuo flujo de la gracia del Ser Supremo lo que hace todo esto posible aquí y ahora. Este tiempo de profunda inmersión en el Ser hizo posibles todos estos años de viajes alrededor del mundo compartiendo Satsang. Está aquí aún hoy en servicio de su despertar. He compartido con algunos de ustedes que un deseo ha estado surgiendo continuamente dentro, de descansar de nuevo dentro de mi propio retiro en el corazón. No tengo grandes ideas o proyecciones sobre los frutos que producirá.

Aquí estoy extendiéndoles esta invitación a ustedes, mi Sangha, para entrar en su propio retiro interno durante este próximo mes. Muchos de ustedes, por supuesto, tienen actividades y trabajo que debe continuar, pero al mismo tiempo los aliento a estar en este estado interno y a permanecer muy conscientes del Ser, aún mientras las actividades externas continúen. Pasen tiempo realmente sentándose y absorbiendo lo que les he señalado sobre su propia naturaleza y posición como la consciencia inmutable e inamovible. No es difícil. Las indicaciones son muy directas, muy limpias, muy claras, pero necesitan sentarse con ellas y no ser impacientes. Y observen… no solo las cosas que siguen yendo y viniendo, sino Eso que no viene y va: el Ser consciencia. Sean uno con Eso, pues no está separado de ustedes. Noten que su trabajo y sus actividades diarias fluyen espontáneamente aún mejor mientras mantienen la mente dentro del corazón.

Esta invitación es para todos los que buscan la Verdad y están escuchando esto, donde quiera que estén. Aprovechen esta oportunidad para mantener su atención dentro del corazón del ser. Cada vez que la mente se vaya a la deriva, tráiganla de regreso a la consciencia silenciosa y sin forma. Dentro, deben permanecer, saber y confirmarse a sí mismos como El inamovible. Y esta armonía entre lo no-manifiesto y lo manifiesto como una totalidad integral, se revelará a sí misma como su naturaleza fundamental. Gradualmente, el entendimiento puro transmutará hacia el despertar final.

Nada aprendido en este mundo permanece con ustedes profundamente si sólo se queda en su mente como conceptos. Deben beber mis palabras e indicaciones hasta el fondo. Es como cuando están enamorados, le dan la bienvenida y abrazan al amor dentro, totalmente, de manera que se vuelve uno con su ser. Este enamoramiento, esta internalización de la atención, es algo muy natural. No es un movimiento malgastado. No es un logro personal. Es un impulso universal expandiéndose y expresándose a sí mismo como bendición y amor al mundo.

Estar conscientes del Ser nos obliga e impulsa fuera del rol ignorante y el estado de persona, y dentro de la Consciencia Universal. Así que mientras la vida diaria se desarrolla, los aliento a que mantengan su atención inmersa en la fuente, que es su verdadero Ser.

Finalmente, por favor den a esto su atención con todo el corazón: continúen creciendo en su amor, respeto y servicio el uno al otro. Es un Sangha muy maduro e iluminado que aprende y se inspira uno del otro, hacia un despertar total a la Verdad

atemporal. Un verdadero Sangha apoya y alienta esta veracidad e integridad a enfrentar lo que es verdadero y lo que es falso sin sacrificar el amor, la armonía y el profundo respeto que son el perfume del Ser Único. Sin amor, no hay Sangha y no hay vida real. No sé si existe otro lugar en este planeta en el que el amor, la sabiduría y la Verdad estén tan profundamente vivos y sean venerados como aquí, dentro del Corazón de Sahaja.

Amados, no desperdicien su vida persiguiendo lo efímero. Trasciendan el ego. No pierdan su oportunidad.

Amor eterno,
Moojibaba

Monte Sahaja, Portugal

Visto en el facebook Mooji en español

Inundaciones: “Ahógalos a todos.”

Inunda el planeta. Ahógalos a todos.

La relación entre el amor y el ego es parecida a la del agua y el fuego. Si llueve, tarde o temprano el fuego se apaga.

Inunda el planeta con tu amor. Ahógalos a todos, que todos estén totalmente bajo agua. Que hasta el volcán que explote en la montaña más alta esté dentro del agua. Que todo suceda en el océano de amor. Que todo f(t)uego se disuelva en el océano.

Amor

Al descubrir la verdad,
el amor natural que uno tiene por sí mismo
se expande hasta que abarca al mundo entero.
Este Amor remueve al ego.
~Mooji
11156263_1623998014490788_8375889111091132774_n
Upon discovering truth,
the natural love one has for oneself
expands until it encompasses the whole world.
This Love removes the ego.
~ Mooji

11 de abril de 2015

Visto en Facebook, publicado por Patricia Moreno

El cuerpo no distingue entre pensamiento y conciencia

Aunque el cuerpo es muy inteligente, no puede distinguir la diferencia entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todo pensamiento como si fuera una realidad. No sabe que solo es un pensamiento.

Para el cuerpo, un pensamiento inquietante, que da miedo, significa “estoy en peligro”, y responde de acuerdo con eso aunque estés tumbado en una cama caliente y cómoda por la noche. El corazón late más deprisa, los músculos se contraen, la respiración se acelera. Hay una acumulación de energía, pero como el peligro es solo una ficción mental, la energía no tiene salida.

Una parte realimenta a la mente y genera aún más pensamientos de ansiedad. El resto de la energía se vuelve tóxica e interfiere en el funcionamiento armonioso del cuerpo.

El ego no solo es la mente no observada, la voz que hay dentro de la cabeza y pretende ser tú, sino también las emociones no observadas que son la reacción del cuerpo a lo que dice esa voz de la cabeza.

La voz del ego altera constantemente el estado natural del bienestar del cuerpo. Casi todo el cuerpo humano está sometido a una gran cantidad de presión y estrés, no porque esté amenazado por algún factor externo, sino por la acción interior de la mente.

El cuerpo tiene un ego incorporado a él, y no puede sino responder a todas las pautas de pensamiento disfuncionales que constituyen el ego. Y así, una corriente de emoción negativa acompaña a la corriente de pensamiento incesante y compulsivo.

¿Qué es una emoción negativa? Una emoción que es tóxica para el cuerpo e interfiere en su equilibrio y su funcionamiento armonioso. El miedo, la ansiedad, la ira, el rencor, la tristeza, el odio o el intenso disgusto, los celos la invidia; todos ellos perturban el flujo de energía a través del cuerpo, afectan al corazón, al sistema inmunitario, a la digestión, a la producción de hormonas, etc.

Hasta la medicina convencional, que todavía sabe muy poco sobre el funcionamiento del ego, está empezando a reconocer la conexión entre los estados emocionales negativos y las enfermedades físicas.

ECKHART TOLLE

Visto en: https://www.facebook.com/LiberacionEterna

La nueva tierra

En este video Eckhart Tolle explica la transición por la que estamos pasando en la tierra.

El Cambio de Ciclo, el Pacha Kuti, el Kali Yuga, la Nueva Era, el Nuevo Tiempo, el Apocalipsis y el Cielo.

Muy recomendado.

La libertad

Hoy cada vez más gente busca la libertad para vivir en paz, para estar completos. Ese es un paso básico para nuestra evolución espiritual. Pero en estos tiempos la idea de libertad está trastocada, distorsionada. Y eso  crea grandes confusiones.

El concepto mental de libertad, el programa social que hemos creado, dice que para encontrar la libertad yo tengo que poder hacer lo que quiera en cada momento sin importar lo que los demás piensen o digan, poder romper con lo que mi familia, mi pareja, la religión o la ley dice que es correcto. Con ese programa de falsa libertad nos entregamos a cumplir con todos lo que creemos que nos va a traer felicidad: relaciones, drogas, viajes, compras, comidas, conocimientos…

Ese programa de libertad nos lanza muchas veces hacia la búsqueda de lo que aprendimos como prohibido o inmoral. Y hacia todo aquello que consideramos mejor, más bueno, más emocionante, más, más. Esa búsqueda se convierte en nuestra cadena, ya que viene desde la dualidad, desde la mente racional que pone a una situación futura como mejor, más satisfactoria o adecuada que la situación actual.

La mente racional es dual. Siempre valora, juzga, etiqueta. Bueno y malo, mejor o peor. Y crea la ilusión de la necesidad de algo más para encontrar la paz. Desde la mirada neutral nada es bueno o malo, todo son puntos de vista.

La verdadera libertad, la libertad del ser, es encontrar dentro de nosotros ese espacio de aceptación plena, de paz completa en el ahora. Esa aceptación no significa dejar de actuar para crear la vida que queremos. Es actuar desde saber, sentir, que la situación actual es perfecta para lo que tengo que experimentar en este momento para mi evolución, la base de mi creación, que sucede en el ahora.

Esa libertad nos libera de la creencia de que algo mejor nos espera. Nos libera de la continua búsqueda. Nos libera de las ataduras de la dualidad bueno y malo. Entramos en un espacio de no necesitar nada más para nuestra completa realización. De no estar guiados por las emociones o los pensamientos, sino usar a estos como las grandes herramientas que son para saber dónde estamos.

La libertad del ser crea la posibilidad de estar en cualquier situación sin sentir que el otro me hace daño, o me crea sufrimiento o desequilibrio. Crea la posibilidad de vivir cada experiencia sin huir de ella. Es ser libre de decidir como queremos estar en cada momento más allá de la condición externa. Entrar en el espacio incondicional. El amor incondicional.