¿Qué es en verdad la meditación?

Hoy en día la meditación se ha expandido por todo el mundo. Hasta hace unas décadas el concepto de meditación no era conocido mas que por algunas personas que se interesaban por culturas orientales o por técnicas para la conciencia. Antes de eso ni siquiera existía como concepto en la sociedad occidental, meditar era una palabra usada como sinónimo de reflexionar profundamente sobre un tema: “Estoy meditando que decisión tomar con respecto a la situación con mi trabajo”. Hoy ese significado de la palabra meditación todavía continúa vigente, mas cada vez se la usa con el significado de una práctica de conciencia, para muchos relacionada con el Yoga o con el sentarse con las piernas cruzadas a hacer algún tipo de ejercicio. Y de nuevo ese significado está cambiando por algo mucho más profundo.

Existen innumerables tipos de meditaciones a las que podemos acceder fácilmente ya sea a través de Internet o de grupos o profesores: meditaciones para tranquilizar la mente, para sanar el corazón, para esto o lo otro, meditaciones guiadas, regresiones, meditaciones para atraer la abundancia, meditación para sanar memorias de dolor del pasado, meditaciones tradicionales de varias culturas como el Vipassana o el Zazen, la meditaciones activas, como la de Osho que incluye movimientos y música, meditaciones de limpieza energética y de los chakras como la Meditación de las Rosas, meditaciones con cuencos o sonidos sanadores, meditaciones de recitación de Mantras u Oraciones, meditaciones de repetición con las cuentas de un rosario o un mala, retiros de meditación… y así hasta no acabar. ¿Qué meditación elegir? ¿Y como tantas prácticas tan diferentes pueden ser todas meditación? ¿Qué es la meditación?

“Descubre huecos en el torrente de tus pensamientos. Sin estos huecos tus pensamientos se vuelven repetitivos, desprovistos de toda chispa creativa. No te preocupes por la duración de esos vacíos, basta con unos segundos. Es más importante la frecuencia que su duración. Detén tus actividades cotidianas y observa tu respiración. Especialmente ese punto muerto entre la exhalación y la inhalación. Hazlo a menudo a lo largo del día durante un año y observarás el poder transformador de esta práctica. Además es gratis y no tienes que asistir a ningún curso. La conciencia de la respiración, como forma de meditación, es algo tan aparentemente insignificante, tan sencillo, que seguramente te proporcionará la mejor felicidad. Con la práctica, descubrirás un estado de sensación placentera al que podrás acceder cuando quieras. Tu cuerpo ya tiene el mensaje, y la calma aparecerá con rapidez. Podrás experimentar con diferentes meditaciones, pero la búsqueda siempre será la misma: esos espacios o silencios entre el fluir constante de nuestros pensamientos”.

Eckhart Tolle, en su libro “Un nuevo mundo Ahora”

Sigue leyendo

Anuncios

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (26 al 30)

Sutra 26

Eres como la hoja amarilla. Los mensajeros de la muerte están cerca. Vas a realizar un largo viaje. ¿Qué llevarás contigo?

Sutra 27

El no se entretiene con aquellos que tienen un hogar ni tampoco con los descarriados. No queriendo nada, viaja en solitario.

Sutra 28

Vive en el amor. Haz tu trabajo. Pon fin a tus pesares.

Sutra 29

El camino no está en el cielo. El camino está en el corazón.

Sutra 30

Todo surge y desaparece. Pero quien despierta, lo hace para siempre.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (21 al 25)

Sutra 21

Aquel que desea despertar realiza sus deseos gozosamente.

Sutra 22

Vive en el gozo, en paz, aún entre los preocupados.

Sutra 23

Libérate de los apegos.

Sutra 24

Con amabilidad supera la ira. Con generosidad supera la mezquindad. Con la verdad supera la decepción.

Sutra 25

Los sabios no dañan a nadie, son maestros de sus cuerpos y se dirigen al país sin límites, van más allá de la pena.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (16-20)

Sutra 16

El hombre ignorante es un buey. Crece en tamaño, no en sabiduría.

Sutra 17

Para enderezar lo torcido primero debes hacer algo más dificil: enderézate a ti mismo.

Sutra 18

La maldad es tuya, el pesar es tuyo. Mas la virtud y la pureza también son tuyas. Tú eres el origen de toda pureza y de toda impureza.

Sutra 19

No vivas en la distracción y los falsos sueños del mundo, fuera de la ley divina.

Sutra 20

Gobiérnate a ti mismo según la ley divina. Esta es la simple enseñanza de los que están despiertos.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (11 – 15)

Sutra 11

Mejor que mil palabras huecas es una palabra que aporta paz.

Sutra 12

Es mejor la conquista de uno mismo que ganar mil batallas. Así, la victoria será tuya. Ni ángeles ni demonios, ni cielo ni infierno, te la pueden arrebatar.

Sutra 13

Sé diligente para hacer el bien. Si eres lento, la mente, deleitándose con su maldad, te atrapará.

Sutra 14

Todos los seres tiemblan ante la violencia. Todos temen la muerte. Todos aman la vida.

Sutra 15

Como un noble caballo rápido bajo el látigo, arde y sé veloz.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (6 – 10)

Sutra 6

Una mente más allá de los juicios observa y comprende.

Sutra 7

El confundido* que reconoce estarlo es muy sabio. El confundido que se cree un sabio es sin duda un necio.

Sutra 8

El viento no puede agitar una montana. El elogio ni la culpa mueven al hombre sabio.

Sutra 9

Felicidad o tristeza; cualquiera que te acontezca, sigue tu camino intacto, desapegado.

Sutra 10

Aún estando en un bosque vacío él encuentra disfrute porque no desea nada.

 

*Uso el término confundido en vez del original en la traducción que es necio, traducido del inglés fool: tonto, bobo, loco.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (1 – 5)

Los Sutras son  frases, afirmaciones esenciales, que llevan implícita o explícita una verdad que debe ser desvelada a través de la interiorización. No son frases para recordar, son conceptos para desarrollar e internalizar, sentir, y adaptar al comportamiento diario. En su tiempo, 500 A.C., fueron una herramienta de transmisión de las verdades que los iluminados deseaban dejar a sus adeptos o descendientes. En esos tiempos no existían ni la imprenta ni los libros, y por lo tanto todo traspaso de cultura dependía de la trasmisión oral. Esto exigía que las afirmaciones, los Sutras, fueran cortos, concisos, y sobretodo genéricos.

Siddharta Gautama, el Buddha, dejó 53 Sutras en su obra Dhammapada, los que en conjunto constituyen toda su doctrina. Cada Sutra debe ser cuidadosamente leído y se debe reflexionar sobre su contenido. Casi todos son crípticos, las verdades contenidas no están en exhibición, sino que hay que develarlas mediante su profunda comprensión y meditación, alcanzando su significado esencial y universal.

Iremos entregando los 53 Sutras del Buddha, en lotes de 5 cada vez. Estamos utilizando la recopilación de Osho en sus Cartas de Meditación (EDAF, 2004).

Estos Sutras están copiados de la web http://4grandesverdades.wordpress.com, sacándoles el comentario y dejando solo el Sutra. Si quieres verlos con comentario puedes ir a la web.

Sutra 1

El confundido* duerme como si ya estuviera muerto, sin embargo el maestro está despierto y vive para siempre. Él observa. Tiene claridad.

Sutra 2

Atento entre los despreocupados, despierto mientras otros duermen, veloz como una carrera hípica, deja a sus competidores atrás.

Sutra 3

Así como el arquero talla y pone sus flechas rectas, el maestro dirige sus pensamientos descarriados.

Sutra 4

En este mundo el odio nunca ha disipado al odio. Sólo el amor disipa al odio. Esta es la ley, ancestral e inagotable.

Sutra 5

Tú también pasarás a mejor vida. ¿Cómo puedes pelearte?

 

*Uso el término confundido en vez del original en la traducción que es necio, traducido del inglés fool: tonto, bobo, loco.