Nadie escucha el silencio

El silencio, ¿quién sabe lo que es?

¿Existe el silencio? Parece no existir, hasta en el lugar más silencioso uno llega a escuchar los latidos de su corazón. Y sin embargo todo sonido nace del silencio.

¿Dónde se encuentra el silencio? ¿Quién escucha el silencio? ¿Se puede escuchar el silencio? ¿O acaso es el silencio el que escucha?

¿Quién escucha? La mente comenta sobre lo que escucha, por lo tanto la mente escucha sonidos. ¿Pero quién escucha también a la mente? Con sus palabras y conversaciones. ¿Quién escucha a la voz de la cabeza?

Y eso que escucha a la mente es capaz también de discernir la veracidad de los pensamientos. Y hasta su intención. ¿Quién es ese que puede ver las intenciones ocultas de la mente aún cuando la mente no las dice?

No es alguien. Es nadie. Pero escucha.

Anuncios

TransHumano

:: TransHumano :: Percepción esférica – Soledad Davies (junio 2015)

Somos parte del movimiento de reunión y expansión propagándose en ondas infinitamente. La materia que experimentamos, el cuerpo, es parte de la trama inteligente que da sustancia para la creación de todo lo que conocemos.

Existían las galaxias antes de ser descubiertas? O es que la conciencia que se manifiesta a través de nuestra percepción colectiva va creando más materia al mismo tiempo que el espacio se expande. Y al mismo tiempo que se expande, se contrae hacia un centro. Cada segundo es nuevo, lo nuevo es lo único que existe.

Pero nuestra realidad psicológica aún parece andar con otra lógica de funcionamiento.

Al despertar a los mecanismos del pensamientos y a cómo configuran la materia empezamos a disponernos concientemente a la energía cósmica y de esta manera entretejernos a la geometría universal giratoria de manera no destructiva. La red de microtúbulos en la célula y las constelaciones de las estrellas es una misma organización. El cielo entero en la configuración de las células. La paradoja de cómo un cuerpo habita lo infinito. Es posible que la materia del cuerpo se abra a un psiquismo transcorporal.

Cuando la contracción y la expansión se sienten al mismo tiempo y sucede que lo finito y lo infinito se fusionan. La parte y la totalidad del espacio se sienten al mismo tiempo. Si los pensamientos configuran la realidad de la materia, en el momento que el pensamiento se silencia, estoy permitiendo que otra dimensión/dirección de sonidos (que no es el nivel de la palabra) reconfigure la realidad y la materia. El ir habitando un cuerpo siente diferente a medida que la materia se transforma.

Aquello que es más veloz que la velocidad de la luz: la quietud.

Escuchar con todo el cuerpo despertando la mente de las células. Como conciencia materializada, puede la materia volverse fluída? La mente de las células despierta cuando la escucha es con todo el cuerpo, esféricamente, las células se abren al espacio, no hay alguien que escuche a través de los oídos de una cabeza que controla y ordena la circulación de la energía por el cuerpo. Sentir la vibración de la materia que somos, habitar un cuerpo con las dimensiones del universo; sintiendo al mismo tiempo los bordes energéticos de un cuerpo particular; vamos despertando a la ilusión de la identidad y a nuestra percepción física, empezando a darnos cuenta, en principio, de que casi no sentimos en absoluto, al menos no de manera conciente.

Sigue leyendo

Llenarse de Vacío

No llenes el Vacío, no rompas el Silencio.

Honra y escucha la quietud en ti desde donde todo es percibido.

Observa el espacio donde aparece la experiencia.

No llenes el Vacío, permite que el Vacío te llene.

10462943_937940579573106_435670183079374867_n
Imagen de la Aurora Boreal creada por la explosión solar de ayer.
Visto a través de la página del Grupo Amateur de Meteorología Espacial
18 de marzo de 2015

La violencia

Si quieres hacer desaparecer la violencia de tu vida,

debes conocer un secreto,

la violencia no se vence afuera,

la violencia se vence adentro.

Expulsar la negatividad de nuestra vida, poder encontrar espacios de paz y silencio en soledad, y escucha sincera en compañía, tiene como desafío a superar el darse cuenta de que la violencia, el enojo, la rabia… no vienen de fuera, vienen de dentro. Afuera pueden quizás suceder situaciones violentas, incluso ahí podemos mantenernos sin violencia interna, accionando desde otra energía. Aunque esos también son casos poco comunes, en la vida actual de muchas personas la violencia está instalada en el comportamiento cotidiano, desde la forma de tratarse, al vocabulario, al rechazo a lo ajeno o el humor. Y gran parte de ellas ni siquiera se dan cuenta. Lo ven reflejado en el espejo y lo toman como algo externo. Ese es el gran desafío.