El amor que ama

A veces me encuentro no estando feliz debido a ver a algún ser querido no estando feliz. Y me preocupo intentando buscar maneras de hacer que el otro esté feliz.

Si me quedo en esa creencia pueden pasar días, semanas, meses, años… depende de que importancia le dé a la relación sea será más intensa esa sensación de que algo falta, de que no puedo estar en paz porque algo pasa que está mal.

Sé que no puedo hacer que alguien esté feliz siempre, a veces ni siquiera un momento. También sé que la manera en que más puedo ayudar a la felicidad de los que me rodean es estando yo bien conmigo, estando en presencia, estando abierto y feliz.

El amor que pone como condición la felicidad de los demás para estar feliz no es un amor verdadero. Lo parece. Lo creemos en general. Inconcientemente creemos que estamos ayudando al preocuparnos por otros, por su bien, para ayudar. Pero entonces lo que estamos viviendo es preocupación. Es un amor que no ama, que lo que siente es tensión.

Por mucho que cree una historia sobre lo que está sucediendo argumentando que es importante, cuando siento adentro preocupación eso es lo que transmito a los que me rodean. El mayor bien que puedo hacer a cualquier ser es estar en paz. Ser el amor que sí ama, sea lo que sea.

Antes de las palabras

La palabra confunde lo que nombra con lo que define,
cubre de experiencia la fresca vivencia,
filtrando sus colores y añadiéndole sabores,
transformando en concreta opinión cada informe sensación.

Ninguna palabra en sí misma tiene un significado.

Son pequeñas excusas escritas o sonoras
para el intercambio de pensamientos y emociones.
Cápsulas o pastillas, inyectables o efervescentes.

Ninguna palabra en ningún idioma
puede explicar qué soy.
Todas van después. Todas son aprendidas.

Lo que és, lo que eres, ya estaba ahí,
para que esas palabras pudieran ser aprendidas.

Si alguien me pidiera una palabra, no sé cual diría,
pero ojalá que me escuchara,
antes de las palabras.

Conectados y Separados

Dentro de un curso online para aprender Moodle que estoy haciendo aparece la siguiente información, que me parece maravillosa para la vida:

Conectados y Separados: Esta idea explora más profundamente las motivaciones de los individuos en una discusión. Un comportamiento separado es cuando alguien intenta permanecer ‘objetivo’, se remite a los hechos y tiende a defender sus propias ideas usando la lógica buscando agujeros en los razonamientos de sus oponentes. El comportamiento conectado es una aproximación más empática, que intenta escuchar y hacer preguntas en un esfuerzo para entender el punto de vista del interlocutor. El comportamiento constructivo es cuando una persona es sensible a ambas aproximaciones y es capaz de escoger una entre ambas como la apropiada para cada situación particular.

Cuando muera seré el sol

El día que muera no desapareceré.
El día después de que haya muerto me seguirás encontrando.
Aquí estaré.

En cada persona que conozcas estaré, a través de ti en todos viviré.
En cada silencio que compartas estaré, escuchando.
En cada mirada que compartas estaré, viendo.

Cuando muera seré el sol, y te acariciaré.
Me disolveré y me uniré con todo.
Seré cada partícula existente y aquello que les da existencia.
Cuando muera siempre estaré, hasta incluso ahora.

image