Cuento Sufi – Mi guía es un perro

Le preguntaron a un sabio: ¿quién te guió en el Camino?
El sabio contestó: un perro.
Un día lo encontré casi muerto de sed a la orilla del río. Cada vez que veía su imagen en el agua, se asustaba y se alejaba creyendo que era otro perro. Finalmente, fue tal su necesidad que, venciendo su miedo se arrojó al agua, y entonces “el otro perro” se esfumó. El perro descubrió que el obstáculo era él mismo y la barrera que lo separabade lo que buscaba había desaparecido.
De esta misma manera, mi propio obstáculo desapareció cuando comprendí que “mi yo” era ese obstáculo.
Gracias Luz
Anuncios

¿Cómo puedo saber la diferencia entre la intuición y los pensamientos? – Eckhart Tolle

Por lo general, la intuición se presenta como un saber muy rápido y silencioso. Es un simple saber que la mente puede llegar a juzgar en el momento posterior. A menudo oímos, “Oh, si sólo hubiera escuchado esa primera intuición, todo esto habría resultado mejor. Lo sabía, pero no lo escuché”. Por lo tanto, usted debe comenzar la práctica de confiar en ese saber dentro de ti y los mensajes que evoca.

Cuando llega la intuición, la descubrirás como una sensación congruente, algo así como, “Oh, yo debería ir aquí.” Como si todo tu cuerpo estuviera alineado con esta sensación, mientras que cuando la mente entra en juego, hay una desconexión de el cuerpo. Todo lo que se oye son estos diferentes pensamientos acerca de la sensación. “Oh, ¿es cierto? No sé por qué tengo que ir allí. Bueno, no necesito ir allí en absoluto”.

Así, observa la próxima vez. Observa el cuerpo. Observa la mente, porque la intuición por lo general viene en voz muy baja y con una paz detrás de ella.

Ahora, puede llevar un poco de práctica para reconocer esto si usted es el tipo de persona que muy a menudo niega su intuición. Usted no la sigue porque la mente se hace cargo y empieza a juzgarla. Los invito a practicar el reconocimiento de la verdadera intuición porque vivir desde ese espacio es la verdadera inteligencia. Es conectar la inteligencia personal, por así decirlo, con una mayor inteligencia de la vida misma. La vida te está guiando.

A menudo, la mejor manera de comenzar esta práctica es simplemente meditar y despejar la mente pensante. Hacer espacio para lo que eres precisamente en este momento, que no es un pensamiento, sino una conciencia. Esta conciencia es la vida y tu eres vida. Cuando estamos conectados con la vida, nuestro ego se sale del camino y la intuición aparece a través de ti. Es sólo cuando el ego está en medio cuando se bloquea la intuición, dando una segunda opinión a la vida misma.

La vida nos habla de muchas maneras. Nuestras almas están esperando para volver a casa. Cuando no prestamos atención a nuestra intuición, estamos dando la espalda a estar en casa. Nos estamos alejando de nosotros mismos. Y nuestro propósito aquí es ser uno con la vida y expresar la vida misma en cualquier forma que quiera venir a través de ti.

No hay otra alegría más grande que estar conectado a la vida misma, experimentando el despliegue de las palabras y los movimientos que vienen a través de ti de manera espontánea, natural y orgánica. Disfrutar del momento presente. Disfrutar de estar conectada a la vida. Disfrutar de experimentar la intuición de que viene a través. Es tu guía para estar aquí y vivir en este mundo.

Traducido de artículo en inglés de la página oficial de Eckhart Tolle http://communicate.eckharttolle.com/news/2016/10/13/how-can-i-know-the-difference-between-intuition-and-thoughts-arising-in-the-mind/

Guia de ejercicios de Mooji para la Autoindagación

Guia de ejercicios de Mooji para la Autoindagación

Mooji ofrece dos ejercicios potentes
para ayudarnos a mirar y descubrir nuestra verdadera naturaleza.
Este es tu trabajo interno. Trabajo interno – satisfacción eterna.

Traducción de la página oficial de Mooji http://mooji.org/self-inquiry.html

Hay dos guías que se ofrecen. Ambas revelan el mismo lugar. Si has encontrado las guías sutiles demasiado difíciles para su seguimiento (el buscar y encontrar lo que eres antes de cualquier cosa que puedes percibir), hay un ejercicio simple, pero igualmente poderoso. Es estar confirmado en la vibración «yo soy».

20160824_welcome_ev_portraits_004-2Todos ustedes conocen la sensación de ser. Sin practicar nada, todos los seres se refieren naturalmente a sí mismos como «yo», yo soy o yo existo. ‘Soy’ significa existir, ser. ¿Quién es el “yo” que soy? ¿Quién es el “yo” que existe? El sentido de la existencia está presente de forma natural en tu interior y se siente universalmente cómodo para todos los seres. Está ahí en el comienzo de la percepción y funciona durante el estado de vigilia como el testigo y observador de todo lo que aparece fenomenológicamente y tiene significado para la sensación de «yo soy».

Este sentimiento, “yo soy”, “yo existo”, es la forma natural y no aprendida por la cual reconocemos nuestra existencia.

PRIMER EJERCICIO

Comienza con la sensación ‘yo existo’. No se necesitas tiempo para localizar esta sensación. No está a distancia de ti. No tienes que buscarla, ya que está presente de forma natural justo donde tu estás. Es lo mismo que la conciencia. Sólo mantente consciente de ti mismo. No dejes que esta sensación de presencia natural se combine con cualquier otro concepto, pensamiento o intención. Permanece vacío. No hagas caso a ninguna información de la mente. Quédate con esta vibración del ser, no simplemente con las palabras “yo soy”, sino con la sensación subjetiva e intuitiva de ser. Eso es todo. Y recuerda: no permitas que se mezcle con ninguna otra cosa.

Ahora, la mente puede colarse en forma de pensamiento y decir, ‘Bueno, no veo nada, esto no está funcionando’, y todo el ruido travieso habitual para distraer la atención puede venir. Pero tu mantente firme en lo simple, el sentido básico de vacío. Si sientes que de alguna manera la atención se está escapando, no te preocupes, simplemente cada vez que te des cuenta, traela de vuelta a la vacuidad.

Practica esto durante períodos cortos de aproximadamente cinco a siete minutos cada vez. Al principio, es posible que encuentres que sentarte sea una buena manera de empezar el ejercicio. Poco a poco, a medida que continues, encontrarás que puedes hacerlo cuando caminas o realizas la mayoría de las tareas diarias.

Sigue leyendo