Mooji – Todas las olas son el océano

La ola es océano,
y cuando surge,
se le da el nombre de ‘ola’.
Cuando se le da este nombre,
es como si tuviera una existencia independiente.
Parece rodar sobre la superficie, que es todo agua
-agua fluyendo sobre agua- y a esto le llamamos una vida.
Después desaparece y a esto se le llama muerte.
Al agua no le ha ocurrido nada.
Es solo un movimiento espontáneo,
pero debido al nombre y a la forma,
aparece como una existencia separada.
En todo momento solo es el juego del agua
elevándose, fluyendo, desapareciendo… no hay historia.
La mente elabora la historia creando una identidad ilusoria.
En la verdadera comprensión, todo ello es uno.
Cuando surge la identidad, la llamamos vida.
Cuando desaparece, la llamamos muerte.
Pero, en realidad, si miras desde la perspectiva del Ser puro,

no hay tal cosa como una existencia autónoma, independiente.
Todas las acciones son las acciones del océano.

(de ‘Fuego Blanco’)
~ Mooji

A wave is ocean,
and when it rises up,
it is given the name ‘wave’.
When it is given this name,
it is like it has an independent existence.
It seems to roll along the surface, which is all water
—water flowing in water—and this we call a life.
Then it subsides and this is called death.
Nothing happened to the water.
It is just a spontaneous movement,
but because of the name and the form,
it appears as separate existence.
All the while it is only the play of the water
rising, flowing, subsiding—no story.
Mind makes the story by creating an illusory identity.
In true understanding, it is all one.
When the identity rises up, we call it life.
When it subsides, we call it death.
But really, if you look from the perspective
of the pure Self, there is no such thing
as autonomous, independent existence.
All actions are the actions of the ocean.
(from ‘White Fire’)

Sigue leyendo

Cambio de era – del conocimiento a la percepción

Pasamos de Era

De la Era del Conócete a ti mismo

Entramos a la del Percíbete a ti mismo

Sentir para Saber. Ese es el nuevo paradigma enunciado por el hermano Jorge Santana tantas veces. Percibirse es otra palabra para esto, que apunta directo a la fuente de la percepción. Estuvimos mucho tiempo conociéndonos a nosotros mismos. Muchas enseñanzas fueron recibidas y legadas. ¿Pero realmente llegamos a conocer algo verdadero? Algo que sepamos que es así y no va a cambiar. Tenemos la sensación, la intuición, de que hay algo que es verdadero. Si es verdadero tiene que ser verdadero en cualquier momento, si no en otro momento se transformaría en falso. ¿Necesita eso ser aprendido? Lo que siempre es verdadero, ¿puede compararse?. Si no puede compararse, la comparación es la base del aprendizaje. ¿Entonces puede conocerse? ¿Puedes conocer en este momento a alguien que ya conoces? Lo que si puedes es percibirlo. Y ese percibirlo continuo, sentirlo, y ahí reconocerlo, todo el tiempo.

La salida

Int: Usted no puede salvar al mundo predicando consejos de perfección. La gente son como son. ¿Deben sufrir?

Mah: Mientras sean como son, no hay ninguna escapatoria del sufrimiento. Quite usted el sentido de separatividad y no habrá ningún conflicto.

Int: Un mensaje impreso puede ser sólo papel y tinta. Es el texto lo que importa. Al analizar el mundo en elementos y cualidades perdemos lo más importante — su significado. Su reducción de todo a un sueño no tiene en cuenta la diferencia entre el sueño de un insecto y el sueño de un poeta. Todo es sueño, concedido. Pero no todos son iguales.

Mah: Los sueños no son iguales, pero el soñador es uno. Yo soy el insecto. Yo soy el poeta — en sueño. Pero en realidad yo no soy ni uno ni otro. Yo soy más allá de todos los sueños. Yo soy la luz en la que todos los sueños aparecen y desaparecen. Yo soy a la vez dentro y fuera del sueño. Lo mismo que un ser humano que tiene dolor de cabeza conoce el dolor y sabe también que él no es el dolor, así yo conozco el sueño, a mí mismo soñando y a mí mismo no soñando — todo al mismo tiempo. Yo soy lo que soy antes, durante y después del sueño. Pero lo que veo en el sueño, yo no lo soy.

Int: Todo es una cuestión de imaginación. Uno imagina que uno está soñando, otro imagina que uno no está soñando. ¿No son ambos lo mismo?

Mah: Lo mismo y no lo mismo. No soñar, como un intervalo entre dos sueños es, por supuesto, una parte del soñar. No soñar como una serena permanencia, y un morar atemporal en la realidad no tiene nada que ver con soñar. En ese sentido yo nunca sueño ni nunca soñaré.

Int: Si tanto el sueño como la escapatoria del sueño son imaginaciones, ¿cuál es la salida?

Mah: ¡No hay ninguna necesidad de una salida! ¿No ve usted que una salida es también una parte del sueño? Todo lo que usted tiene que hacer es ver el sueño como sueño.

Int: Si comienzo la práctica de desechar todo como un sueño, ¿adónde me llevará?

Mah: A dondequiera que le lleve, será un sueño. La idea misma de ir más allá del sueño es iluso- ria. ¿Por qué ir a alguna parte? Sólo dése cuenta de que usted está soñando un sueño que usted llama el mundo, y deje usted de buscar salidas. El sueño no es su problema. Su problema es que a usted le agrada una parte del sueño y no otra. Ámelas a todas, o a ninguna, y deje usted de quejarse. Cuando usted ha visto el sueño como un sueño, usted ha hecho todo lo que se necesita hacer.

Extracto del libro de conversaciones con Sri Nisargadatta Maharaj titulado “Yo soy eso”.
Libro completo para descarga y visualización

El camino

No hay muchos caminos.

Hay muchos nombres para el mismo camino.

Este camino es la Consciencia.

Me gustaría hoy unir el mensaje de dos grandes maestros, Osho y Mooji. El texto que comparto es de Osho y el video de Mooji. Si unes ambos mensajes, ¿a dónde llegas?

Osho——–El Camino

Todos los métodos que conducen al hombre a su realización personal son en esencia, observación consciente. Sus componentes no esenciales pueden ser diferentes.

He hablado de Yoga, Tantra, Tao, Zen…de todos los métodos posibles que la humanidad ha utilizado. Quiero que conozcas todas las fórmulas que el hombre ha empleado para buscar la verdad…pero todos éstos métodos son en esencia consciencia.

Es por esto que ahora estoy haciendo énfasis solo en la “consciencia”.

Luego, hagas lo que hagas, el método que estés practicando da igual. Estos son solo nombres diferentes creados por diferentes personas en diferentes épocas, pero todos estaban practicando la atención consciente.

En esencia solamente la consciencia te dirigirá a la meta final.
No hay muchos caminos. Hay muchos nombres para el mismo camino, y este camino es la consciencia”

Texto extraido de http://www.oshogulaab.com/OSHO/MEDITACIONES/PREGUNTAS/consciencia.htm

Mooji———La ilusión del Viaje Espiritual

Trabajador de Luz y Sanación Espiritual

¿Quieres ser un trabajador de luz? Ayudar a la sanación espiritual de las personas, del mundo. A lo mejor este texto te puede ayudar:

Ustedes a menudo se preguntan de qué se trata realmente el trabajo de luz. ¿Qué significa esparcir luz u ofrecer sanación a otras personas? Esa es la pregunta que me gustaría tratar hoy. Primero que todo, necesitamos echar una mirada más cercana a la relación entre las personas cuando uno está ayudando a otro. Quisiera señalar que algo extraño sucede con la distinción entre salud y enfermedad, o entre entero y quebrado, como se usa en vuestra sociedad. Cuando ustedes van al doctor porque tienen un problema médico, ustedes son una “persona enferma en necesidad de tratamiento”. Se supone que los doctores saben algo que ustedes no saben. Ellos son los expertos y ustedes fácilmente llegan a sentir que vuestra salud está en sus manos. No es muy diferente cuando sufren de problemas mentales o emocionales. Si las personas ven a un terapeuta, psicólogo o sanador, ellos silenciosamente presuponen que estos expertos tienen algún conocimiento o habilidad superior lo cual puede ayudarlos a resolver sus asuntos. Por el mismo modo en la que la relación entre paciente y doctor o cliente y terapeuta es definida, algo sucede en la propia percepción de ambas partes involucradas.

Al enmarcar esta relación en términos de uno teniendo más conocimiento y perspicacia que el otro, se sugiere que el cliente necesita al terapeuta/sanador/doctor para recibir algo que ellos mismos carecen y que no pueden darse a sí mismos. Se asume que el terapeuta está sano y entero, y ofrece luz y sanación al que está enfermo/o quebrado. Desde este punto de vista, el terapeuta o sanador está delante del paciente, y está en posesión de algo que ellos entregan al que está careciendo de este conocimiento o habilidad.

Desde una perspectiva espiritual, este punto de vista es falso y distorsionado. Esto ya mismo los hace comenzar con el pie equivocado. Sin embargo está profundamente engranado en vuestra sociedad, tanto en el cuidado de la salud física como mental. Fíjense cuán fácil es sentirse más pequeño que la persona a la que están visitando por un consejo médico o espiritual. Ustedes son los que tienen el problema; ellos son los que tienen la solución. Es una trampa tan común para las personas que diariamente ayudan a otros identificarse mucho con su rol de asistente, que ellos no pueden soltar ese rol. Ellos se definen a sí mismos con eso y esto los vuelve dependientes de sus clientes o pacientes, tanto como para la otra parte. El cliente puede sentir que necesita al asistente para curarse o sanarse, pero el asistente necesita al cliente también para sostener su imagen de ser el asistente: la persona inteligente y más grande que desea compartir sus logros con el que está en necesidad. Es fácil ahora que surjan relaciones desequilibradas, las cuales se centran en torno al poder y la dependencia.

El trabajo de luz es algo muy diferente. Para comprender de qué se trata realmente el trabajo de luz o la sanación espiritual, ustedes necesitan liberarse de la imagen tradicional de “terapeuta ayudando al cliente” o “doctor curando al paciente”. Ustedes necesitan soltar la verdadera idea de que ayudar tiene que ver con dar algo a algún otro. La verdadera idea de que la otra persona está careciendo de algo es perjudicial para su proceso de sanación. La verdad es que el único modo de ayudar a alguien es volverlos a ellos conscientes de su propio poder y habilidad para sanarse a ellos mismos. Es la marca de un buen maestro que ellos se hacen pequeños en lugar de grandes. Los verdaderos maestros los invitan a recuperar vuestro poder interior y ellos no compran la sugerencia de que ustedes son pequeños, necesitados y dependientes de alguien más. Los verdaderos maestros nunca se presentan como autoridades. Es algo tonto hacer eso. El verdadero don de un sanador es volver a la otra persona consciente de su propia autoridad interior, el hecho de que ellos son una chispa de Dios y que tienen disponible todo el conocimiento que necesitan.

La verdadera sanación es muy simple. No requiere métodos o conocimientos elaborados. Aquí estoy hablando de sanación para el alma. Por supuesto que los problemas físicos pueden necesitar ser atendidos por un experto médico que tiene habilidades y conocimientos muy específicos. Sin embargo la sanación que afecta al alma es muy simple. Si ustedes van al centro raíz de los problemas mentales así también como físicos en las personas, de algún modo encontrarán la creencia de que ellos se sienten ineficaces, indignos, desagradables, solos y fracasados.

La causa raíz es que esas personas se sienten desconectadas de su verdadero ser, la chispa de luz divina que ellos realmente son. Ofrecer sanación a las personas es abrir su recuerdo del Hogar, recordarles su perfecta belleza, fuerza e inocencia.

Toda la sanación espiritual viene desde adentro. Como un trabajador de la luz ustedes no están sanando a nadie. Ustedes están creando el espacio de apertura, de estar sin juzgar, lo cual invita a la otra persona a mirarse con apertura y compasión. En lugar de tratar de resolver algún problema por fuera, ustedes se están conectando con el alma de la otra persona y están sosteniendo para ellos una visión de confianza y claridad. Este es el modo de obrar del trabajador de la luz. Ustedes están intentando devolverle a la otra persona su grandeza, en lugar de enfocarse en su pequeñez. Trabajar con alguien a nivel del alma significa que ustedes le muestran su responsabilidad por su propia vida. Debido a que ustedes hacen esto amorosamente y sin juzgar, esta responsabilidad no se sentirá como una carga. Se sentirá habilitante y liberador tomar responsabilidad. Al creer realmente en los poderes creativos de la otra persona, ustedes le reflejan su propia fuerza a través de vuestros ojos y palabras. Al enfocarse en lo que es completo e inmaculado en ellos, ustedes lo refuerzan.

Sólo pueden hacerlo así si ustedes realmente lo creen. Si en algún nivel ustedes dudan de que ellos puedan hacerlo, ustedes afirman su sensación de debilidad en lugar de invocar su fuerza. Son más poderosos como sanadores si ustedes confían completamente en la habilidad de la otra persona para resolver los problemas y liberar cualquier idea que ellos tengan de ser dependientes de ustedes. Muchos de ustedes sienten que devolver la responsabilidad a la gente de esta manera significa abandonarlos o decirles que resuelvan el asunto ellos mismos. Sin embargo, soltar todas las ataduras de dependencia no significa que ustedes ya no están ahí para ellos. Ustedes aún están ahí, sosteniendo su fe en su verdadera fuerza y poder interior, alentándolos a ir más allá de sus limitaciones autoimpuestas y ser todo lo que ellos pueden ser. Será elección de ellos qué hacer con el espacio de sanación que ustedes ofrecen.

Yo sé que muchos de ustedes pasan por un mal momento cuando ven sufrir a otras personas, especialmente si son seres queridos. Puede parecer imposible parar de “ayudarlos”, soltar y poner vuestra energía en otro lugar. Pero, por favor tómense un momento y consideren si realmente los están ayudando al mantenerse agarrados. Si ellos son dependientes de vuestra energía de bondad y apoyo para sentirse bien, ¿cómo harán para enfrentar su propia falta de bondad y apoyo hacia ellos mismos? A nivel del alma ustedes podrían estar reforzando su debilidad en lugar de despertar su verdadero poder interior. Esto los afecta negativamente a ambos.

Ser un trabajador de la luz o un sanador espiritual significa que ustedes buscan conectarse con alguien de alma a alma. A nivel del alma todos los seres son iguales y ninguno está por delante de algún otro. Todos ustedes son chispas del ser divino que ustedes llaman Dios. A nivel humano podría parecer que una persona es más inteligente, evolucionada o sabia que otra persona. Sin embargo, si ustedes lo observan desde la perspectiva del alma esta clase de juicio se vuelve obsoleto. Todas las almas están viajando a través del universo infinito y pasan por varios ciclos de experiencia y desarrollo. Podría ser que ustedes estén ayudando a alguien que está sufriendo un severo desequilibrio emocional debido a circunstancias muy difíciles que ellos encontraron en sus vidas. En este momento ustedes pueden ser el que ofrece asistencia. Pero más tarde, una vez que el que sufre ha recuperado su fuerza, ellos pueden volverse su maestro y mostrarles una profundidad de sabiduría y compasión que los deje asombrados.

Para ofrecer sanación espiritual o ser un trabajador de la luz es importante recordar siempre que a nivel del alma son iguales a la otra persona. Es esencial que ustedes reconozcan vuestra propia calidad de humano y que realmente están en el mismo bote que la otra persona. Pueden estar sosteniendo un espacio de luz y compasión para alguien, pero eso no los hace a ustedes diferentes de ellos, en el sentido de “ser superior” o “estar por encima” de ellos. No se identifiquen con ser un trabajador de la luz. Si se sienten atraídos a ayudar a las personas a descubrir su verdadero poder interior, sigan vuestra pasión y hagan lo que aman hacer. El trabajo de luz puede tomar toda clase de forma; ciertamente que no está limitado al ofrecimiento de terapia. Generalmente, si ustedes hacen lo que realmente aman hacer verán que inspiran a otros a hacer lo mismo. Ser uno con la chispa de Dios que está en vuestro corazón naturalmente los conducirá al tipo de trabajo, o relación, o lugar donde vivir adecuado. Vivir desde el corazón es realmente muy simple. Se trata de conectarse con vuestro deseo del corazón, con vuestra verdadera alegría, y de atreverse a actuar de acuerdo a ello. Hacer esto los hará un trabajador de la luz y no necesariamente porque están “ayudando a otras personas”. Es porque ustedes están trayendo al mundo vuestra canción original del alma que inspirarán a otras personas a que también crean en ellos mismos y a que saquen a relucir lo mejor de ellos. La luz naturalmente irradia hacia afuera. Ustedes no tienen que enfocarse en la pregunta de cómo esparcir luz en el mundo. No traten de ser buenos y útiles. Traten de vivir de acuerdo a vuestra propia naturaleza original y divina, y el mundo será un mejor lugar debido a eso.

Samsara

Voy a escribir algo sobre la película, pero la verdad que lo realmente imponente no es lo que se pueda contar, si no lo que se puede sentir, ver y escuchar, con este gran documental. Baraka es una explosión de vida en la pantalla, con una calidad fotográfica monstruosa y un concepto de montaje narrativo excepcional, una de las mejores experiencias puramente cinematográficas que se puedan vivir, sin necesidad de textos ni diálogos. Estoy deseando ver Samsara.

Samsara ya ha sido exhibida en festivales y se estrenará en agosto en Estados Unidos (suponemos que poco después en muchas partes del mundo). Con sólo ver el trailer es evidente que la calidad de la imagen, filmada en 70 mm, y un viaje escalofriante de proporciones épicas (una especie de rolllercoaster emocional de conciencia, celebración y denuncia) están asegurados.

El término Baraka significa bendición en lenguajes semíticos; Samsara es un término sánscrito que representa el ciclo de nacimiento, vida, muerte y reencarnación  o en otras palabras la ilusión de esta existencia que es rota cuando se logra el moksha –o el despertar.

Al parecer el nuevo documental de Ron Fricke utiliza el término para significar la rueda de la vida, con todos sus cautivantes giros: la belleza, la diversidad, la crueldad, la explotación, las maravillas naturales, los rostros humanos y las emociones que suscitan, todo esto a fin de cuentas es una ilusión que se desvanece y renueva como el polvo del camino.