Justicia rechaza desalojar el sitio comunitario indígena Punta Querandí en Buenos Aires

En primera y segunda instancia, el empresario Jorge O’Reilly sufrió un nuevo revés judicial en su campaña por expulsar a la Comunidad Indígena Punta Querandí del territorio que considera de su “propiedad privada”.

Ceremonia - 23-06-18-intiraymi-86031

Antes de iniciar la feria judicial por vacaciones de invierno, el “Tercer Poder del Estado” dejó una muy buena noticia para los derechos de los pueblos originarios.

En abril, el Juez de Garantías N°5 de Tigre, Diego Martínez, rechazó desalojar a la Comunidad Indígena Punta Querandí al considerar que no hay “delito de usurpación”, por lo que resolvió “no hacer lugar al lanzamiento y reintegro” solicitado por el empresario Jorge O’Reilly.

El presidente de la desarrolladora de barrios privados EIDICO cambió de abogado y presentó un recurso para revertir el fallo. Pero en junio, la Sala II de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de San Isidro, declaró inadmisible el recurso porque “las referencias genéricas apuntadas son insuficientes para tener por acreditado efectivamente cual es el gravamen de imposible reparación posterior de la decisión que se pretende poner en crisis”.

Desde hace más de una década, Jorge O’Reilly quiere adueñarse del territorio ancestral y comunitario de los pueblos originarios, rodeado por sus megaemprendimientos de barrios náuticos. En diciembre de 2016 el presidente de EIDICO inició un juicio penal por “usurpación” contra dos integrantes de la comunidad y poco meses después impulsó una demanda civil de desalojo, un “interdicto de recobrar”.

En este segundo proceso, en octubre del año pasado tuvo un primer traspié: la Justicia Civil y Comercial N°16 de San Isidro reconoció la existencia de la Comunidad Indígena Punta Querandí y su derecho a defenderse colectivamente.

Con respecto a la posesión de las tierras, en su fallo del 3 de abril de 2018, el titular del Juzgado de Garantías N°5 de Tigre evaluó: “No logro advertir que de la prueba recopilada se pueda acreditar que los imputados hayan despojado o turbado de la posesión legitima del bien inmueble a la firma San Atanasio, así como tampoco se habría conformado alguna de las modalidades delictuales que el articulo 181 del CP establece”. A estos se refiere violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad.

Por el contrario, el juez Diego Martínez consideró que “no se ha logrado acreditar por parte del denunciante que la posesión que detenta sea libre y pacifica antes de que se inicie esta investigación penal”. Esta razón “resulta por demás suficiente para no hacer lugar a la medida pretendida”.

“No se han demostrado con el grado de probabilidad que esta instancia me requiere, los extremos invocados en la denuncia en cuanto a la posesión –por demás controvertida en este proceso y los dos restantes ya enunciados – y la modalidad del artículo de mención que se le reprocha a Badano y Callamullo [miembros de la comunidad] para configurar el despojo”, expresó.

También existe un tercer juicio en el Juzgado Contencioso Administrativo de San Isidro, donde recientemente aceptaron como co-actores a miembros de la Comunidad indígena Punta Querandí, otro argumento del magistrado Diego Martínez para hablar de la “magnitud del conflicto que enfrentamos, el que excede el marco de la investigación que se lleva a cabo en esta sede penal”.

Ver noticia completa en Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí

Anuncios

Los Koguis vuelven al mar

Hace cinco siglos, antes de que los españoles hicieran del Caribe su ruta a las Indias, gran parte de los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta vivían a orillas del océano, emprendían largas travesías en busca de pescado y recolectaban caracuchas, similares al caracol, que consumían trituradas y mezcladas con hojas de coca para pensar y comunicarse mejor.

“El mar era la madre”, dice el mito de creación de los koguis. Sin embargo, según cuenta Alessandro Martínez, del grupo de arqueología del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, con la llegada de los “bárbaros” muchos indígenas fueron sometidos y esclavizados hasta desaparecer, y los que sobrevivieron buscaron refugio en la montaña litoral más alta del mundo, la Sierra Nevada de Santa Marta, donde el clima y las pendientes detuvieron a los españoles en su empresa conquistadora.

Allá han vivido por décadas koguis, arhuacos, wiwas y kankuamos, cuatro pueblos que cambiaron la pesca por la agricultura y terminaron adaptándose a una vida lejos del mar. Sin embargo, con las olas dejaron buena parte de sus sitios sagrados, “donde los mamos (sus máximas autoridades) se concentran, traen las ideas, la fuerza para gobernar, cuidan el equilibrio entre hombre y naturaleza e impiden tanta catástrofe”, según comenta José de los Santos Sauna, cabildo gobernador de los koguis.

Sigue leyendo

Me declaro vivo

Saboreo cada acto.

Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,
entonces me portaba como los demás querían
y mi conciencia me censuraba.

Menos mal que a pesar de mi esforzada
buena educación siempre había alguien difamándome.
¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó
que la vida no es un escenario!
Desde entonces me atreví a ser como soy.

He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones;
conozco gente extraña:
católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente,
pregonando lo que no son,
personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia,
médicos que están peor que sus pacientes,
gente millonaria pero infeliz,
seres que se pasan el día quejándose,
que se reúnen con familia o amigos
los domingos para quejarse por turnos,
gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.

El árbol anciano me enseñó
que todos somos lo mismo.

La montaña es mi punto de referencia:
ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera,
yo sigo caminando indetenible.

Soy guerrero:
mi espada es el amor,
mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia,
mi texto la libertad.

Si mi felicidad resulta insoportable, discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción.
Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluida.

Quizás solamente teníamos que ser humanos.

Sigue leyendo

Buenos Aires es territorio indígena, repudio al asesino Juan de Garay

¿Sabías que en la ciudad de Buenos Aires se respaldan las acciones de un genocida?

Nota relacionada: “No te cuentan que al primer genocida de Buenos Aires lo ajustició el hermano querandí Manuá”

El 11 de junio, como todos los años, Buenos Aires “celebrará” el 433 aniversario de su segunda fundación (1580). Mauricio Macri, como otros jefe de gobierno anteriores, probablemente dejará una ofrenda floral en la estatua de este conquistador europeo, ubicada a un costado de la Casa Rosada, como símbolo de respeto por sus “hazañas”.

El Movimiento en Defensa de la Pacha, desde el espacio público y sagrado de Punta Queran, en lucha contra las corporaciones inmobiliarias del siglo XXI, considera que es una obligación contar la otra historia: aquella que han intentado acallar e invisibilizar, la historia de los pueblos avasallados. Proponemos realizar en el Monumento a Juan de Garay una jornada de reivindicación de las resistencias indígenas del Río de la Plata. En memoria de las naciones ancestrales que lucharon contra la conquista, recuperando su épica, porque “no todo fue derrota”.Nos gustaría que esta sea una actividad que denuncie cómo todavía son violados los derechos de los pueblos originarios y se continúa devastando el territorio nativo en pos del “progreso”, y también un evento festivo, de encuentro y acercamiento. Convocamos a sumarse y participar de esta jornada que contará con una ceremonia indígena, música en vivo, charla-debate y mucho más!

Entre otros artistas, estará con nosotros el grupo de rap de la comunidad toba de Derqui, Familia de la Eskina:
http://agassaganup.wordpress.com/2013/05/13/el-rap-original-de-la-republica-argentina/

¡¡¡Traé tu remera blanca para estampar!!!

¡BASTA DE HONRAR A LOS GENOCIDAS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS!

¡NO A LOS MONUMENTOS QUE MAGNIFICAN LAS OBRAS DE ASESINOS!

UBICACIÓN: Plazoleta 11 de Junio de 1580, en Leandro N. Alem y Rivadavia, al costado de la Casa Rosada.

Desde las 14 hasta las 20 hs.

EL AJUSTICIAMIENTO DE GARAY

En la batalla que para algunas fuentes da nombre a La Matanza, los soldados al servicio de la Corona Española hicieron “tanto destrozo y mortandad de infieles”, que un soldado preguntó a Juan de Garay: “Señor General, si la matanza es tan grande, ¿quién quedará para nuestro servicio? -Ea, dejadme – respondió Garay -, que esta es la primera batalla, y si en ella los humillamos, tendremos quien con rendimiento acuda a nuestro servicio”.
Fuente: Historia de la conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán”, Pedro Lozano (escrito en 1745 y sin publicar hasta 1873)

En 1583, Garay fue ajusticiado por el cacique Manuá entre el norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, tras perderse cuando ingresaron en una laguna. Los soldados le advirtieron por la presencia indígena, y él respondió: “a estos indios los tengo yo muy sujetos y me temen, pueden estar tan seguros aquí como en Madrid”. Las cosas no sucedieron como esperaba el “gran” conquistador: “al primer sueño dan en ellos y matan primero a Juan de Garay sin poder decir dios válgame, con una macana, de que murieron ally quarenta personas y un frayle francisco” .
Fuente: Carta al Rey del tesorero Hernando de Montalvo, 23 de agosto de 1587
Territorio público y sagrado Punta Querandí
Paraje Punta Canal, Dique Luján, Tigre
Movimiento en Defensa de la Pacha
movimientoendefensadelapacha@gmail.com

Mujer indígena

En el día internacional de los pueblos indígenas (que es el día de todxs), desde reflexionesporadica dedicamos la entrada de hoy a la mujer indígena, a la mujer conectada a la tierra, a la madre tierra.mujer indígena

Soy mujer indígena, hija de la Madre Tierra y del Padre Sol.

Pertenezco a una raza con una cultura milenaria que hoy conservo como un tesoro. Convivo con lo que me rodea, con la lluvia, el viento, la montaña, el cielo…

Soy feliz en este paisaje.

Tengo tiempo para contar las estrellas.
Tiempo para poner mis sueños al día.
Para danzar con los pájaros sintiendo el aire fresco del amanecer y hablar en silencio con los animales, con las plantas, con los Espíritus.

Sé sembrar con la Luna los frutos del alimento.
Teñir la lana para hacer el tejido.
Hacer medicina como me enseñó mi abuela.
Cantar al nuevo día.

Sé amansar sencillamente, con fidelidad y con ternura

Soy mujer indígena

Mujer, como la Madre Tierra, fértil, callada, protectora y fuerte

Sé cuando mi mundo está en peligro.
Y sé cuándo las cosas son buenas o no.

No entiendo de muchas cosas:

A la gente del gobierno que vienen con muchas promesas, palabras de aire, cuando hay elecciones, y después nada. A los que vienen a querer cambiar mi mundo, mis vestidos, mi espiritualidad. A los que nos roban. A los que experimentan con nuestros hijos o les sacan sus órganos para los winkas ricos. A los que mienten. A los que nos sacan de las tierras. A los que nos explotan. A los que intercambian arte y tejidos por comida o alcohol y me pagan una miseria por el trabajo de meses.

No entiendo a los que se hacen mis amigos para sacarme conocimientos. A los que vienen con grandes máquinas para talar el bosque; a los que agujerean la tierra para sacarle su sangre. A los que esconden en la comunidad basura en bidones para contaminarnos. A los que nos ponen vacunas. A los que experimentan con nuestra sangre. A los que tienen buena fe y creen que vienen a ayudarnos a integrarnos poniéndonos cables de luz y trayendo la “caja boba” para confundirnos. A los que nos ponen zapatos. A los que quieren cambiarnos nuestras costumbres ancestrales. A los que nos miran como un bicho raro y nos sacan fotos. A los que quieren que bailemos por dinero.

No entiendo a los que vienen con muchas palabras bonitas a hacer iglesias en nuestros lugares sagrados. A los que intentan esclavizarnos con dependencias ajenas a nuestras culturas. A los que entran armados en nuestras tierras para echarnos. A los extranjeros que vienen de guerrilla a enfrentarnos con los militares y luego se van protegidos a sus lejanas tierras… A veces las cosas se ponen peor para nuestra gente, nos apresan, nos matan…Tampoco entiendo a los que nos desprecian, a los que nos ignoran, a los que no les importo nada y nos roban todo, hasta la dignidad.

Soy mujer indígena y sé lo que quiero; cambiar las cosas; esas cosas que duelen dentro y se van agrandando, como la impotencia, el desamparo, la destrucción, las palabras incumplidas, el desamor y ese sentimiento de estar siendo violada constantemente.

Quiero gritar: – ¡Déjenme en paz!… Quiero seguir viviendo así simplemente, con la tierra y mi gente, la que ríe, la que crea, la que vibra la vida así como es, sin alterar las cosas, la que comparte, la que acaricia, la que no tiene prisa y ama sin esperar nada; la que no se aburre.

Quiero que nos respeten.
Soy mujer de la tierra, fuerte como el árbol que resiste al viento; como el junco en la corriente;

Firme como la montaña más alta;
Frágil como el colibrí;
Dulce como los atardeceres.

Soy mujer indígena, Hija Mayor de la Tierra y el Sol, desde siempre y para siempre.

Se publica libre el documental creative commons argentino ‘Runa Kuti, indígenas urbanos’

Hoy se ha publicado libre en internet a través de la plataforma Vimeo el documental argentino ‘Runa Kuti, indígenas urbanos’. Está registrado con licencia creative commons y sus autores quieren que se difunda lo más posible, para dar a conocer la realidad indígena de Buenos Aires, así que desde aquí aportamos nuestro granito de arena a su difusión.

Puedes verlo en este link: http://runakuti.blogspot.com/p/ver-documental-completo.html

Image

Sinopsis

Miles de argentinos descendientes de culturas originarias viven en Buenos Aires, ciudad que históricamente ha olvidado la preexistencia y existencia de estos pueblos. Cuatro personas en esta situación nos narran como es crecer en un ambiente familiar y social que les niega sus raíces y su cultura; además, cuentan su lucha personal para reencontrarse y fortalecer vínculos a través de actividades culturales. En esta búsqueda los cuatro caminos se unen a través de la cosmovisión de los pueblos originarios; haciendo una invitación a reflexionar sobre la conciencia, y la relación de la humanidad con la naturaleza.