Mooji – Yo soy la mayor enseñanza de mi maestro

Alguien me preguntó ¿Cuál es la mayor enseñanza de tu maestro?

Yo le dije: Yo soy la mayor enseñanza de mi maestro.

Extracto de Satsang con Mooji donde explica que él mismo es la mayor enseñanza de su maestro, una enseñanza viva, no unas palabras o un ejercicio, una experiencia directa. Video disponible con subtítulos en español.

La serpiente envenenada

Una serpiente envenenada vive agazapada en mi, dentro de una hermosa cesta de mimbre. Está siempre atenta dentro de la cesta, oculta, y sale rápida y sigilosa cada vez que ve a algún inocente despistado caminando a su lado. En un movimiento de maestro muerde incisiva y delicadamente en el talón, tan suave e imperceptible que pareciera un mosquito, dejando un veneno corrosivo de efecto duradero.

Esta serpiente sufre. Siente que la tratan mal. Los que están a su alrededor están enfermos y envenenados. Responden con dolor y agresividad cada vez que ella sale tranquila a pasear y compartir fuera de la cesta. La serpiente no entiende porque la tratan así, ni porqué siempre se termina encontrando con gente envenenada, eso la envenena.

babysnake

Parte Intuitivo. Diciembre 2014.

Parte intuitivo de Jorge Santana, finales de 2014

Tu asesor intuitivo

“La dimensión del tiempo, tal como la han conocido hasta ahora, está llegando a su fin. Dentro de las distintas franjas vibracionales en las que existen las distintas expresiones de vida, la de ustedes ha estado por mucho tiempo anidada y aislada de la dimensión atemporal mayor que los envuelve. Visualmente es como una burbuja de jabón dentro de un burbuja mucho más grande. Aunque el contenido de una y de otra sea la misma, la percepción subjetiva de la burbuja pequeña es distinta a la de la grande. De alguna manera esta separación se está resquebrajando. Están comenzando a experimentar la percepción atemporal, la percepción del vacío, algunos por momentos y otros de una manera más estable. Está llegando el fin de lo que algunos llegaron a llamar el “síndrome del desarraigo cósmico”, un tiempo glorioso de transfiguración, integración y transformación evolutiva. 

Re-vincularse con el cosmos implica una percepción…

Ver la entrada original 2.130 palabras más

Despertar de mi

Habiendo llegado tan lejos como para descubrir que todas las apariencias son irreales, el obstáculo final es la identidad del buscador.

El buscador dice: “Sólo quiero ser libre, ser quien soy. Es todo lo que quiero ahora, nada más”. Dice: “Por favor remueve el último obstáculo”, sin saber que es él mismo. Pero todo esto no ha sido para nosotros más que hablar dormido, caminar dormido, vivir dormido.

Ahora, a través de la guía del Maestro y la Gracia, uno debe soltarse de esta identidad condicionada como buscador reconociendo que también éste es observable y, por lo tanto, fenoménico. El buscador permanece insatisfecho y dice: “Nunca respondes mis preguntas”. La pregunta y el preguntador han sido respondidos pero ¿puede el “buscador” aceptar una respuesta o solución que revela su irrealidad?

Él dice: “Wow, pero sin mí, ¿cómo puedo ser encontrado?”
Y yo digo: Sin “ti”, ¿cómo puedes estar perdido?

Cuando esto se comprende, uno ha encontrado la clave Maestra al Despertar.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (26 al 30)

Sutra 26

Eres como la hoja amarilla. Los mensajeros de la muerte están cerca. Vas a realizar un largo viaje. ¿Qué llevarás contigo?

Sutra 27

El no se entretiene con aquellos que tienen un hogar ni tampoco con los descarriados. No queriendo nada, viaja en solitario.

Sutra 28

Vive en el amor. Haz tu trabajo. Pon fin a tus pesares.

Sutra 29

El camino no está en el cielo. El camino está en el corazón.

Sutra 30

Todo surge y desaparece. Pero quien despierta, lo hace para siempre.

Dhammapada: Los Sutras de Buddha (21 al 25)

Sutra 21

Aquel que desea despertar realiza sus deseos gozosamente.

Sutra 22

Vive en el gozo, en paz, aún entre los preocupados.

Sutra 23

Libérate de los apegos.

Sutra 24

Con amabilidad supera la ira. Con generosidad supera la mezquindad. Con la verdad supera la decepción.

Sutra 25

Los sabios no dañan a nadie, son maestros de sus cuerpos y se dirigen al país sin límites, van más allá de la pena.