Saltar al Vacío

El mayor miedo no es la pobreza, no es la enfermedad, no es la muerte.

Incluso la muerte puede ser vista de una forma saludable por la mente.

A través de creencias como la reencarnación o el paraíso puede la mente calmar el miedo a la meurte.

Pero la mente no puede ver el vacío, no le puede dar una forma.

Ese es el mayor miedo vibrando en las células.

El miedo a lo que eres.

Trailer: TEN METER TOWER by Axel Danielson & Maximilien Van Aertryck

Puedes ver el cortometraje anterior completo en NY Times Video

Jorge Santana – La vida después de la muerte

Pequeño extracto del encuentro Conversaciones con el Silencio, con Jorge Santana en Las Palmas de Gran Canaria. Jorge nos relata una experiencia de muerte que cambió su vida.

Las células del cuerpo emiten luz antes de morir, igual que las supernovas en el espacio

Uno de los descubrimientos más poéticos de la historia de la anatomía: las células son como pequeñas estrellas y al morir intensifican su irradiación de luz.

Esta conexión entre la vida y la luz o entre las células y el Sol tiene un elegante detalle “microcósmico”, según ha observado Popp. Estudiando diversas enfermedades, Popp y sus colegas descubrieron que cuando una célula está por morir emite una radiación biofotónica cientos de veces mayor a la que despide normalmente, algo que ha sido comparado con la explosiva muerte de las supernovas (estrellas masivas que emiten un enorme resplandor en su colapso gravitacional). Estudiando células bajo estrés Popp ha teorizado que esta emisión anómala de luz es un mecanismo de defensa para restablecer el equilibrio del sistema. Quizás la emisión de luz en las células mortecinas tenga un resultado similar a la explosión de las supernovas que contribuye a enriquecer el medio galáctico al diseminar elementos químicos pesados y formar nuevas estrellas. Ya que nuestro organismo está constantemente renovándose, podemos decir que millones de pequeñas estrellas mueren y nacen cada instante en nuestro cuerpo.

Ver publicación original: Las células del cuerpo emiten luz antes de morir, igual que las supernovas en el espacio

Miré las cenizas de mi padre y vi el universo

Tras la repentina muerte de su padre por cáncer, la artista Gabriela Fuchs necesitaba encontrar una manera de lidiar con la pérdida. Ella llevó sus cenizas, las miró bajo un microscopio de alta potencia y se encontró exactamente lo que estaba buscando. Video con subtitulos en español.

La naturaleza Instintiva

niño salvaje

La fuerza llamada Muerte es una de las dos púas del tenedor magnético de la naturaleza salvaje. Si uno aprende a nombrar las dos naturalezas, al final acabará tropezando directamente con la calavera desnuda de la naturaleza de la Muerte. Dicen que sólo los héroes lo pueden resistir. El hombre salvaje lo puede resistir con toda certeza. Y no cabe duda de que la mujer salvaje también. De hecho, ambos se ven totalmente transformados por ella.

La naturaleza de la Vida/Muerte/Vida es un ciclo de nacimiento, desarrollo, declive y muerte, seguido siempre de un renacimiento. Este ciclo influye en toda la vida física y en todas las facetas de la vida psicológica. Todo, el sol, las novas y la luna y también los asuntos de los seres humanos y de todas las más minúsculas criaturas, de las células y los átomos por igual presenta esta palpitación, seguida de un titubeo y otra palpitación.

A diferencia de los seres humanos, los lobos no piensan que los altibajos de la vida, la energía, la fuerza, el alimento o las oportunidades sean sorprendentes o constituyan un castigo. Las cumbres y los valles están simplemente ahí y los lobos los recorren con la mayor eficacia y naturalidad posible. La naturaleza instintiva (salvaje) posee la prodigiosa capacidad de vivir todas las circunstancias positivas y todas las circunstancias negativas sin interrumpir la relación con el Yo y con los demás.

Clarissa Pinkola Estés, Mujeres que corren con lobos