Como encontrar a tu pareja perfecta – Jeff Foster

COMO ENCONTRAR A TU PAREJA PERFECTA
Una guía paso a paso

Existe una dinámica inconsciente de búsqueda en la raíz de todo drama, de todo conflicto, y por lo tanto de soledad en, incluso nuestras más íntimas relaciones…

Habitualmente buscamos a “alguien más” para que nos proporcione ese tipo de amor y apoyo que ese alguien no puede o no podrá dárnoslo ahora mismo. Y entonces nos desilusionamos, nos sentimos abandonados, inseguros, sin amor y como si no mereciesemos ser amados. Y luego culpamos a ese “otro” por estos sentimientos aparentemente insoportables que llevamos dentro, en vez de permanecer con la cabeza bien alta en nuestra propia experiencia.

Si eres honesto contigo mismo, verás que en tu sufrimiento lo que estás haciendo realmente es dejar atrás esa preciosa parte de ti que sólo pide un poco de amor. Un dolor, un miedo, una duda, un enojo ha surgido en ti no para ser “reparado” o “sanado” o “sacado de allí” por otro, sino para ser amado, abrazado, incluído, santificado…¡por ti! ¡Tú eres el elegido!

En otras palabras, estás buscando erróneamente a otra persona para completarte a ti mismo de nuevo.
O quizás te encuentras tratando de cambiar o reparar a otro, enfocandote en sus defectos, sus fallas e imperfecciones, generando resentimiento, esperando que se transforme, para que entonces LUEGO te ame…(¡Buena suerte!).

De una manera u otra, has hecho que tu felicidad dependa de la felicidad de otro y de su ritmo de evolución: un lugar muy poco empoderador para estar. Lo llamamos “amor”, pero lo que es realmente es pura adicción, Dependencia.
Sigue leyendo

Anuncios

Infelicidad en las relaciones – Rupert Spira

Rupert Spira explica el proceso de auto-indagación (self enquiry) con un ejemplo muy cotidiano: siento que una relación me genera infelicidad… ¿Qué hacer con esto?

Video subtitulado en español.

Cuando tu relación haga asomar tu locura, alégrate – Eckhart Tolle

De modo que cuando veas que tu relación no funciona, cuando haga asomar tu “locura” y la de tu pareja, alégrate. Lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación. Registra cada momento, registra en especial tu estado interno en cada momento. Si estás enfadado, debes saber que estás enfadado. Si te sientes celoso, si estás a la defensiva, si sientes el impulso de discutir, la necesidad de tener razón, si tu niño interno pide amor y atención o si sientes dolor emocional del tipo que sea, conoce la realidad de ese momento y registra ese conocimiento. Entonces la relación se convierte en tu sadhana, tu práctica espiritual.

Si observas un comportamiento inconsciente en tu pareja, rodéalo con el abrazo amoroso de tu conocimiento y no reacciones. La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, aunque el conocimiento no esté en la persona que actúa inconscientemente, sino en la otra. A la forma energética que reside detrás de la hostilidad y el ataque, la presencia del amor le resulta absolutamente intolerable. Si reaccionas a la inconsciencia de tu pareja, tú mismo caes en la inconsciencia. Pero si a continuación recuerdas que has de conocer y registrar tu reacción, no se pierde nada.

dsc_1642

El Poder del Ahora, Eckhart Tolle. Relaciones iluminadas, pag 160.

Algunos Hombres

ALGUNOS HOMBRES…

Ella abrió las piernas…
Él, suavemente se las cerró y le abrió su corazón…

Debes saber distinguir algunas diferencias, dijo él en cierta oportunidad.

Algunos hombres se excitan al ver el cuerpo desnudo de una mujer.
Otros, se deleitan y se relajan.

Algunos hombres miran sólo con pasión y lujuria.
Otros, con Amor y asombro.

Algunos hacen ilusionismo en la cama.
Otros son Magos Blancos.

Algunos son interesados y pervertidos.
Otros generosos y divertidos.

Algunos masturban sus pupilas con tu cuerpo.
Otros acarician su mirada con tu corazón.

Sigue leyendo

Los límites de la danza

En los últimos días han aparecido muchas conversaciones sobre los límites en mis alrededores, y me han hecho recordar las palabras de un trabajo de Teatro Ritual con Clodet García. En mis recuerdos ella explica que el límite es lo que crea la diferencia entre el pantano y el río. El pantano es agua sin límites, que se expande por una superficie plana, estancado. El río tiene los límites de su cauce, que le dan al agua movimiento, dirección, fluir.

El límite nos ayuda a encauzar y avanzar, es la determinación, la autodisciplina, que no frena si no que acelera los procesos y las evoluciones. Que nos lleva hacia al mar recorriendo continentes y siempre de la mejor manera posible, atravesando montañas, saltando cascadas o creando barrancos. El río es vida que decide que nada puede pararle en su camino hacia el mar, el océano, donde se funde con el todo.

Y todo esto que suena tan metafórico y lejano en la vida cotidiana se puede encontrar todo el tiempo. Por ejemplo en la danza. En todas las danzas tradicionales hay bailes donde se trabajan los límites como potenciadores de la expresión. La organización de las danzas tradicionales suelen marcar un tiempo para el baile en pareja, otro para el baile común en solitario y otro para el baile exclusivo de uno de los danzantes. Esto ayuda a tener una contención donde todos se sientan cómodos. Esa es una forma de límites.

En el momento del baile en pareja se crea una unión y se cuida de ella.  En el momento del baile común pero por separado se crea una atención hacia el común, hacia el movimiento conjunto, el espacio entre ambos, que potencia la sincronía entre los bailarines a otros niveles. Y cuando se hace el baile exclusivo, donde uno se muestra al otro, ese momento de focalización de la energía crea una explosión de creatividad. Igual pasa en los combates de break dance dentro de la cultura Hip-Hop en calles o discotecas. También pasa en la Chacarera Argentina o en la Isa Canaria. Y en gran cantidad de rituales.

Esos límites los puede uno sentir incluso aunque no tenga pareja. Puedes bailar sola en casa, y hacerlo como si le estuvieras bailando a alguien durante un tiempo y otro rato como si estuvieras bailando sola, es muy diferente. Ambos muy ricos.

Es importante también diferenciar entre límite y limitación, ya que uno te encauza y el otro te retiene. Un límite es una elección que enfoca la energía hacia una dirección, dejando de valorar las opciones que ya se que no son las que quiero para mi vida. Es determinar que en mi vida sólo entra aquello que yo elijo, o que elige el límite que hayamos aceptado desde fuera. Eso puede ser una limitación. Límites externos aceptados inconscientemente se pueden convertir en grandes limitaciones, enfocar nuestra energía hacia cosas que no nos hacen bien. La limitación nos retiene, nos frena, nos desvía. Es el dique. Que a veces también es necesario, pero como etapa.