El príncipio de la libertad – Eckhart Tolle

El principio de la libertad es el descubrimiento de que tu no eres “el pensador”. El momento en que empiezas a observar al pensador, un nivel mas alto de conciencia se activa. Entonces tu empiezas a darte cuenta de que hay un vasto reino de inteligencia más allá del pensamiento, que el pensamiento es solo un pequeño aspecto de ese inteligencia. También te das cuenta de que todas las cosas que realmente importan: la belleza, el amor, la creatividad, el gozo, la paz interior… surgen desde más allá de la mente. Empiezas a despertar.

Este de video resume varias enseñanzas de Eckhart Tolle de una manera didáctica y entretenida. Una maravilla de claridad y entendimiento profundo. Para la escuela de la vida.

Nadie está equivocado – Eckhart Tolle

A nivel colectivo, la idea de que “Tenemos la razón y los otros están equivocados” está arraigada profundamente, en particular en aquellas zonas del mundo donde el conflicto entre las naciones, las razas, las tribus, las religiones o las ideologías viene desde tiempo atrás, es extremo y endémico.

Las dos partes del conflicto están igualmente identificadas con su propio punto de vista, su propio relato, es decir, identificadas con el pensamiento. Ambas son igualmente incapaces de ver que puede haber otro punto de vista, otra historia de igual validez.

Ambas partes se creen poseedoras de la verdad. Las dos se consideran víctimas y ven en la “otra” la encarnación del mal. Y como han conceptualizado y deshumanizado a la otra parte al considerarla enemiga, pueden infligir toda clase de violencia recíproca, sin sentir su humanidad y su sufrimiento. Quedan atrapadas en una espiral demente de acción y reacción, castigo y retaliación.

Es obvio entonces que el ego, en su aspecto colectivo del “nosotros” contra “ellos” es todavía más demente que el “yo”, el ego individual, si bien el mecanismo es el mismo.

La mayor parte de la violencia que los seres humanos nos hemos infligido a nosotros mismos no ha sido producto de los delincuentes ni de los locos, sino de los ciudadanos normales y respetables que están al servicio del ego colectivo.

Podemos llegar incluso a decir que, en este planeta, “normal” es sinónimo de demente. ¿Cuál es la raíz de esa locura? La identificación total con el pensamiento y la emoción, es decir, con el ego.

battle_board_game_chance_chess_game_king_loser_match-933552.jpg!d

La Guerra es una forma de pensar.

La codicia, el egoísmo, la explotación, la crueldad y la violencia continúan reinando en este planeta. Cuando no los reconocemos como manifestaciones individuales y colectivas de una disfunción de base o de una enfermedad mental, caemos en el error de personalizarlos. Construimos una identidad conceptual para un individuo o un grupo y decimos: “Así es como es. Así es como son”.

Cuando confundimos el ego que percibimos en otros con su identidad, es porque nuestro propio ego utiliza esta percepción errada para fortalecerse considerando que tiene la razón y, por ende, es superior, y reacciona con indignación, condenación o hasta ira contra el supuesto enemigo.

Sigue leyendo

Nadie escucha el silencio

El silencio, ¿quién sabe lo que es?

¿Existe el silencio? Parece no existir, hasta en el lugar más silencioso uno llega a escuchar los latidos de su corazón. Y sin embargo todo sonido nace del silencio.

¿Dónde se encuentra el silencio? ¿Quién escucha el silencio? ¿Se puede escuchar el silencio? ¿O acaso es el silencio el que escucha?

¿Quién escucha? La mente comenta sobre lo que escucha, por lo tanto la mente escucha sonidos. ¿Pero quién escucha también a la mente? Con sus palabras y conversaciones. ¿Quién escucha a la voz de la cabeza?

Y eso que escucha a la mente es capaz también de discernir la veracidad de los pensamientos. Y hasta su intención. ¿Quién es ese que puede ver las intenciones ocultas de la mente aún cuando la mente no las dice?

No es alguien. Es nadie. Pero escucha.

¿Cómo puedo saber la diferencia entre la intuición y los pensamientos? – Eckhart Tolle

Por lo general, la intuición se presenta como un saber muy rápido y silencioso. Es un simple saber que la mente puede llegar a juzgar en el momento posterior. A menudo oímos, “Oh, si sólo hubiera escuchado esa primera intuición, todo esto habría resultado mejor. Lo sabía, pero no lo escuché”. Por lo tanto, usted debe comenzar la práctica de confiar en ese saber dentro de ti y los mensajes que evoca.

Cuando llega la intuición, la descubrirás como una sensación congruente, algo así como, “Oh, yo debería ir aquí.” Como si todo tu cuerpo estuviera alineado con esta sensación, mientras que cuando la mente entra en juego, hay una desconexión de el cuerpo. Todo lo que se oye son estos diferentes pensamientos acerca de la sensación. “Oh, ¿es cierto? No sé por qué tengo que ir allí. Bueno, no necesito ir allí en absoluto”.

Así, observa la próxima vez. Observa el cuerpo. Observa la mente, porque la intuición por lo general viene en voz muy baja y con una paz detrás de ella.

Ahora, puede llevar un poco de práctica para reconocer esto si usted es el tipo de persona que muy a menudo niega su intuición. Usted no la sigue porque la mente se hace cargo y empieza a juzgarla. Los invito a practicar el reconocimiento de la verdadera intuición porque vivir desde ese espacio es la verdadera inteligencia. Es conectar la inteligencia personal, por así decirlo, con una mayor inteligencia de la vida misma. La vida te está guiando.

A menudo, la mejor manera de comenzar esta práctica es simplemente meditar y despejar la mente pensante. Hacer espacio para lo que eres precisamente en este momento, que no es un pensamiento, sino una conciencia. Esta conciencia es la vida y tu eres vida. Cuando estamos conectados con la vida, nuestro ego se sale del camino y la intuición aparece a través de ti. Es sólo cuando el ego está en medio cuando se bloquea la intuición, dando una segunda opinión a la vida misma.

La vida nos habla de muchas maneras. Nuestras almas están esperando para volver a casa. Cuando no prestamos atención a nuestra intuición, estamos dando la espalda a estar en casa. Nos estamos alejando de nosotros mismos. Y nuestro propósito aquí es ser uno con la vida y expresar la vida misma en cualquier forma que quiera venir a través de ti.

No hay otra alegría más grande que estar conectado a la vida misma, experimentando el despliegue de las palabras y los movimientos que vienen a través de ti de manera espontánea, natural y orgánica. Disfrutar del momento presente. Disfrutar de estar conectada a la vida. Disfrutar de experimentar la intuición de que viene a través. Es tu guía para estar aquí y vivir en este mundo.

Traducido de artículo en inglés de la página oficial de Eckhart Tolle http://communicate.eckharttolle.com/news/2016/10/13/how-can-i-know-the-difference-between-intuition-and-thoughts-arising-in-the-mind/

Triada

Al Sol le podemos atribuir tres características diferencias que hablan de lo mismo:

su Energía que nos nutre, nos alimenta, que es fuente de crecimiento

su Calor que nos abraza, nos alegra, nos acompaña

su Luz que nos permite ver donde estamos y quienes somos hoy

Ésta triada es también encontrada en muchas significaciones de la divinidad y percepciones

Energía               Calor                  Luz

Padre                   Hijo          Santo Espíritu

Shiva                 Vishnu             Brahma

YinYang               Zen                    Tao

Persona           Presencia              Ser

Palabra              Sonido             Silencio

Objeto               Materia            Espacio

Identidad     Pensamiento        Vacío

Comprensión   Belleza              Amor

      (2)                  (1)                     (0)

Todo (2) está creado por (1) que es (0)

El cuerpo no distingue entre pensamiento y conciencia

Aunque el cuerpo es muy inteligente, no puede distinguir la diferencia entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todo pensamiento como si fuera una realidad. No sabe que solo es un pensamiento.

Para el cuerpo, un pensamiento inquietante, que da miedo, significa “estoy en peligro”, y responde de acuerdo con eso aunque estés tumbado en una cama caliente y cómoda por la noche. El corazón late más deprisa, los músculos se contraen, la respiración se acelera. Hay una acumulación de energía, pero como el peligro es solo una ficción mental, la energía no tiene salida.

Una parte realimenta a la mente y genera aún más pensamientos de ansiedad. El resto de la energía se vuelve tóxica e interfiere en el funcionamiento armonioso del cuerpo.

El ego no solo es la mente no observada, la voz que hay dentro de la cabeza y pretende ser tú, sino también las emociones no observadas que son la reacción del cuerpo a lo que dice esa voz de la cabeza.

La voz del ego altera constantemente el estado natural del bienestar del cuerpo. Casi todo el cuerpo humano está sometido a una gran cantidad de presión y estrés, no porque esté amenazado por algún factor externo, sino por la acción interior de la mente.

El cuerpo tiene un ego incorporado a él, y no puede sino responder a todas las pautas de pensamiento disfuncionales que constituyen el ego. Y así, una corriente de emoción negativa acompaña a la corriente de pensamiento incesante y compulsivo.

¿Qué es una emoción negativa? Una emoción que es tóxica para el cuerpo e interfiere en su equilibrio y su funcionamiento armonioso. El miedo, la ansiedad, la ira, el rencor, la tristeza, el odio o el intenso disgusto, los celos la invidia; todos ellos perturban el flujo de energía a través del cuerpo, afectan al corazón, al sistema inmunitario, a la digestión, a la producción de hormonas, etc.

Hasta la medicina convencional, que todavía sabe muy poco sobre el funcionamiento del ego, está empezando a reconocer la conexión entre los estados emocionales negativos y las enfermedades físicas.

ECKHART TOLLE

Visto en: https://www.facebook.com/LiberacionEterna