EN QUECHUA NO EXISTE EL ADIÓS

Alguien sabía que para el Quechua, no existe la palabra adiós? hace unos instantes en una charla improvisada con ganas de practicar tan dulce idioma, luego de hablar de la vida, Don Gregorio , un gran amigo de la familia me dijo, kaya kama (hasta mañana).

Yo que tenía la duda y pregunté ¿cómo se dice adiós en quechua?, Don Gregorio con una sonrisa mágica me dijo, el adiós no existe en el quechua.
Siempre cuestionando lo que dicen las personas, me entró una obsesiva curiosidad por confirmarlo, luego de un rato… efectivamente, el adiós no existe ni para la lengua ni para la cultura quechua, dentro lo poco que pude investigar, el sentido mismo de que no exista un reencuentro es inadmisible (todo lo vivo empieza y termina en la pachamama) investigaré más al respecto, pero con mucha pena veo que hay muy malas interpretaciones, malos usos de las palabras, páginas web que realmente no se dieron la molestia de investigar el uso y significado de las palabras. Por ahora les paso un par de buenos usos:

huk p’unchaykama ( ” hasta un/otro día” )
tunpananchiskama ( “Hasta que nos encontremos”).
kayaKama (hasta el día de mañana)
una muy extraña:
tinkunanchej tian (tenemos que encontrarnos)
y algo interesante que me había dicho Gregorio:
Kaya jawariyki munani, chanta takikusun (quiero verte mañana, cantaremos entonces)

El quechua es un idioma dulce, además de no contemplar la palabra adiós, el peor de los insultos no es más que un juego picaresco de palabras, no hay “palabras ofensivas”, tampoco nada parecido al “Usted”. Insisto, un idioma dulce, que solo puede salir de miski simis (bocas dulces).

-[akelarre yaku]
Cuaderno Digital del proyecto [Akelarre Cyborg] en Residencia en el mARTadero.

Cochabamba, Bolivia

Visto en el Facebook 🙂

10505348_10153084521230763_3525066426423271048_n

Anuncios

Estamos viviendo el Taripay Pacha

Lobo blanco dice que es tiempo de recordar, es tiempo de ver en nuestras vidas cuanto Hucha ..Energía pesada, dolor o sufrimiento existe. Es tiempo de ver cuanta bendición, cuanta energía ligera o felicidad o alegría o Sami existe en nuestra vida. Es el tiempo de cosechar lo que ya sembramos durante miles de vidas…

Todo esto que vivimos no son sino disfraces de algo que vinimos a hacer en este mundo. A reencontrarnos a nosotros mismos. Son solo las huellas o las pistas que nos llevan a encontrar esa esencia que somos nosotros. Este tiempo es el tiempo del Taripay Pacha o el reencuentro con nosotros mismos.
Es el tiempo de reencontrar a tu Ser de Poder que habita en tu Corazón!

Muchos creen que ya lo están haciendo…pero como sabrás que el proceso se ha dado?

Pues es sencillo, será el día en que en tu casa o sitio no habrá más fotos o imágenes de ángeles, arcángeles, avatares, maestros o seres luminosos. Simplemente estará tu foto y cada vez que la veas sientas que esa luz poderosa emana de ti y emana de la piedra, planta o animal que te acompaña. Allí sabrás que estás completando el Taripay Pacha y que tú eres la Luz y todo te lo pedirás a ti mismo.

Es el tiempo donde te darás cuenta que un poncho, un chullo o una camisa ancestral y un par de iniciaciones no significan nada, si todavía no puedes con tu ira, tu envidia o tus deseos de ser más. Es el tiempo donde te darás cuenta que todo está bien para los demás, y para ti siempre y cuando respetes la vida. Respetar la vida es respetar a los seres humanos, los Animales, los Minerales y las Plantas y toda la Creación o Kawsay.

Dentro del respetar las plantas, está el respetar las Plantas Sagradas, que significa solo tomarlas en forma sagrada una o dos veces en la vida; si las necesitas , porque de otra forma no las estás respetando y estás abusando de ellas. Porque no trabajas más el Corazón en vez de ello?

Recuerda estamos en el Kay Pacha o el mundo concreto del Aquí y Ahora en el que vivimos; pero siempre tienes que ser como el Puma, ver oler y sentir eso que está más allá de los sentidos cotidianos. Tienes que ver lo que otros no ven. Si ellos insisten en ver a otros seres luminosos, tu ya estás en otro estado…tu ya eres el ser luminoso, pero debes hacerlo en forma sigilosa y por demás discreta. Ese es el sello de que eres o te estás volviendo luminoso. Es el momento donde dejas de seguir a personas, y solo te congregas para compartir cuando tu Corazón te lo dice, cuando el Círculo de Corazones o de los 3 Corazones te convoca!

Eso que es lo que nos ha convocado en este mundo..el Taripay Pacha..o el tiempo del encuentro con nosotros mismos.

Lobo Blanco Wayna Pacha

Me declaro vivo

Saboreo cada acto.

Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí,
entonces me portaba como los demás querían
y mi conciencia me censuraba.

Menos mal que a pesar de mi esforzada
buena educación siempre había alguien difamándome.
¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó
que la vida no es un escenario!
Desde entonces me atreví a ser como soy.

He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones;
conozco gente extraña:
católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente,
pregonando lo que no son,
personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia,
médicos que están peor que sus pacientes,
gente millonaria pero infeliz,
seres que se pasan el día quejándose,
que se reúnen con familia o amigos
los domingos para quejarse por turnos,
gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.

El árbol anciano me enseñó
que todos somos lo mismo.

La montaña es mi punto de referencia:
ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera,
yo sigo caminando indetenible.

Soy guerrero:
mi espada es el amor,
mi escudo el humor,
mi hogar la coherencia,
mi texto la libertad.

Si mi felicidad resulta insoportable, discúlpenme,
no hice de la cordura mi opción.
Prefiero la imaginación a lo indio,
es decir inocencia incluida.

Quizás solamente teníamos que ser humanos.

Sigue leyendo

Alumnos investigan sobre identidad indígena y proyecto neoliberal en el conurbano

La conciencia naciendo de la tierra

Punta Querandí

Los estudiantes de la Escuela 321 del partido de Malvinas Argentinas participan del Programa Jóvenes y Memoria con su proyecto de investigación “Desigualdad y olvido en Punta Querandí”. Los chicos y chicas nos visitaron el  jueves 27 de junio.

06 1044144_10200574386575458_1677307556_n

Fotos y texto por Alejandra Ahumada, profesora de historia

El proyecto neoliberal iniciado por la última dictadura militar y cristalizado por los gobiernos menemistas en la década del ´90 profundizó las desigualdades y la exclusión. La proliferación de barrios privados ocurrida en los últimos años reconfiguró el espacio del conurbano bonaerense formando un nuevo paisaje en el que los derechos de las clases acomodadas avanzan en detrimento del resto.

Punta Querandí padece esta situación. Rodeado de barrios privados que avanzan, es un sitio en el que se hallaron restos arqueológicos pertenecientes a los querandíes que habitaron la zona hace miles de años. Por tanto, Punta Querandí es un lugar público, sagrado…

Ver la entrada original 387 palabras más

Pobreza

Hay gente tan rica, tan llena, que no necesita ni el dinero, para tener una vida feliz. Son mayoría en aquellos llamados pobres.

Hay gente tan pobre, tan vacía, que lo único que tiene es dinero, para comprar en el futuro una vida feliz. Son aquellos llamados afortunados.

Hay gente TAN sumamente rica que son capaces de obtener abundancia sin esclavizarse a un trabajo o a un futuro, teniendo tiempo para ser felices. Son llamados locos, vividores, arriesgados.

Hay gente TAN sumamente pobre que no tiene dinero, ni felicidad. Son tan pobres que ni siquiera tienen historia ni pasado. Son aquellos a los que se les robó cultura, su idioma, su tierra, su territorio. Se les robó hasta su identidad. Son Los Nadie. Los de las favelas. Los de las villas. Los de pateras. Los de chabolas. Esos que descienden de algo que ahora es negado, esos que eran hijos de Mayas, Aymaras, Guanches, Diola, Yshir. Y ahora son pobres. En los medios los llaman así. En los barrios los llaman así.

Pero esos son pocos entre los pobres, porque como dije, la mayoría son felices, incluso con esos mismos problemas. Y eso es lo que los hace verdaderamente maravillosos.

Año nuevo Aymara: cuando el Sol reposa en el Illampu

Los amautas o sabios aymaras aún guardan entre sus antiguas leyendas una referida a las montañas de los Andes y al Machaq Mara o nuevo ciclo andino-amazónico, que es celebrado cada 21 de junio en el solsticio de invierno del hemisferio sur del planeta con el ritual del Willka Kuti o Retorno del Sol.

Se cuenta que Wirakocha o el Padre Sol reposa sobre el nevado Illampu en el Machaq Mara o nuevo año andino-amazónico para iniciar, nuevamente desde allí, su trayecto hacia el sur sobre las crestas nevadas de la cordillera Real.

La máxima elongación del astro en su desplazamiento aparente hacia el norte culmina el 21 de junio, en el solsticio de invierno, y los mitos cuentan que el Padre Sol ‘camina’ desde la región del Illampu hasta los dominios del Illimani en el solsticio de verano, que se celebra el 21 de diciembre.

El investigador Guillermo Lange dice que la deslumbrante presencia del Sol en los equinoccios (21 de septiembre y 21 de marzo) es marcada por el nevado Huayna Potosí o Joven Bramador, que increíblemente se sitúa equidistante entre los dos centinelas del mundo: el Illampu y el Illimani.

Los amautas dicen que “desde el radiante Illampu regresa el Padre Sol, que nos da luz, calor y vida, vuelve desde el septentrión, el soberano hacedor de los resplandores, para originar todos los procesos para la existencia de la Pachamama o Madre Tierra”.

La majestuosa Cordillera Real es considerada por Lange como el marcador astronómico solar más grande existente en el mundo. Para el investigador, los ciclos solares son calificados como un inefable y grandioso espectáculo astronómico a escala planetaria que estimula el despertar de la conciencia humana. “Los nevados son fuerzas sagradas, dioses manifiestos, son los Apus o espíritus de los antepasados de épocas antiguas, lugares donde el ser humano puede ser sanado e instruido en la superación de su ser”, menciona Lange, quien asegura que el Sol fue un símbolo por excelencia de la divinidad para las culturas prehispánicas.

Añade que los hombres de las antiguas culturas, como de los Andes y de Egipto, por ejemplo, le rendían culto y le ofrecían grandes rituales, pues para ellos éste no sólo era un astro caliente, como se piensa en la actualidad, sino un ser consciente de quien depende el orden y la vida de los seres del cosmos. En el Willka Kuti o Retorno del Sol se recibe la energía cósmica que nos permite fortalecer nuestra identidad, destinada a vivir en equilibrio y armonía con la Pachamama, con el universo y el resto del cosmos.

Los rituales se cumplirán en sitios ceremoniales del altiplano y de los llanos. En cada lugar donde se reúnan las personas para recibir los rayos solares del 21 de junio se producirá el fortalecimiento del ajayu o espíritu basado en el equilibrio entre el hombre y la mujer, o jaqi-warmi.

Edwin Conde Villarreal – Cambio

Illimani.

Inti Raymi en Punta Querandi / La Pachamama vista por un niño

Este 21 de Junio empieza un nuevo ciclo en el hemisferio sur. Un nuevo año, si lo queremos llamar así. En ese día desde hace miles de año se celebra en esta tierra la ceremonia del Inti Raymi:

Inti Raymi (en quechua ‘fiesta del Sol’) era una antigua ceremonia andina en honor al Inti (el padre sol), que se realizaba cada solsticio de invierno. Durante la época de los incas, el Inti Raymi era el más importante de los cuatro festivales celebrados en el Cusco, según relata el Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616). Duraba 15 días. El último Inti Raymi con la presencia del emperador inca fue realizado en 1535.

En 1572 el virrey Francisco de Toledo (1515-1584) la prohibió por considerarla una ceremonia pagana y contraria a la fe católica. Se siguió realizando de manera clandestina. Aunque hoy conocemos a esta celebración con su nombre quechua de Inti Raymi, en realidad se trata de una festividad común a muchos pueblos prehispánicos de los Andes, y que seguramente precede con mucho a época de los incas.

Inti Raymi 5519 en Punta Querandi, fotograma del documental Runa Kuti, indígenas urbanos

Pues esta ceremonia sagrada se realiza también en varios puntos de Buenos Aires, entre ellos en el mágico lugar de Punta Querandí, tengo la suerte de haber podido pasar un Inti Raymi en allá, una experienca única que espero recordar siempre. La comunión de personas de muy diferentes culturas, la valorización de los conocimientos y tradiciones de los pueblos originarios de américa, la buena onda y el compartir, la lucha por defender un territorio, escuchar tantas historias de vida impresionantes, la prueba de aguante de estar toda la noche despierto y con el frio, recibir a primera hora al sol y agradecerle su calor… y tantas cosas más que no se pueden contar con palabras.

Además este será un Inti Raymi especial, comienza el año 5520 del calendario Aymara. Justo la fecha en la que llegamos al Pacha Kuti, el tan esperado cambio de ciclo, cambio de era, donde habrá un nuevo renacer. El último Pacha Kuti fue hace 520 años, 1492, llega de Colón a América.

Esta tradición milenaria se ha conservado en su cosmovisión ancestral, realizando rituales al Tata Inti y agradeciendo a la Pachamama. Ella que siempre está presente, en Punta Querandí y en todos lados, como explica un niño al lado de la Apacheta en ese mismo lugar.

Este tipo de momentos inesperados y mágicos suceden en lugares tan especiales como ese. Pareciera que son los abuelos los que hablan a través de los vientos, y de los niños. Y respondiendo a preguntas tan difíciles como ¿cuál es el sentido de la vida?

Aquí pueden ver la invitación para el Inti Raymi en Punta Querandi.

Y de paso les regalo unas fotos.