Justicia rechaza desalojar el sitio comunitario indígena Punta Querandí en Buenos Aires

En primera y segunda instancia, el empresario Jorge O’Reilly sufrió un nuevo revés judicial en su campaña por expulsar a la Comunidad Indígena Punta Querandí del territorio que considera de su “propiedad privada”.

Ceremonia - 23-06-18-intiraymi-86031

Antes de iniciar la feria judicial por vacaciones de invierno, el “Tercer Poder del Estado” dejó una muy buena noticia para los derechos de los pueblos originarios.

En abril, el Juez de Garantías N°5 de Tigre, Diego Martínez, rechazó desalojar a la Comunidad Indígena Punta Querandí al considerar que no hay “delito de usurpación”, por lo que resolvió “no hacer lugar al lanzamiento y reintegro” solicitado por el empresario Jorge O’Reilly.

El presidente de la desarrolladora de barrios privados EIDICO cambió de abogado y presentó un recurso para revertir el fallo. Pero en junio, la Sala II de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de San Isidro, declaró inadmisible el recurso porque “las referencias genéricas apuntadas son insuficientes para tener por acreditado efectivamente cual es el gravamen de imposible reparación posterior de la decisión que se pretende poner en crisis”.

Desde hace más de una década, Jorge O’Reilly quiere adueñarse del territorio ancestral y comunitario de los pueblos originarios, rodeado por sus megaemprendimientos de barrios náuticos. En diciembre de 2016 el presidente de EIDICO inició un juicio penal por “usurpación” contra dos integrantes de la comunidad y poco meses después impulsó una demanda civil de desalojo, un “interdicto de recobrar”.

En este segundo proceso, en octubre del año pasado tuvo un primer traspié: la Justicia Civil y Comercial N°16 de San Isidro reconoció la existencia de la Comunidad Indígena Punta Querandí y su derecho a defenderse colectivamente.

Con respecto a la posesión de las tierras, en su fallo del 3 de abril de 2018, el titular del Juzgado de Garantías N°5 de Tigre evaluó: “No logro advertir que de la prueba recopilada se pueda acreditar que los imputados hayan despojado o turbado de la posesión legitima del bien inmueble a la firma San Atanasio, así como tampoco se habría conformado alguna de las modalidades delictuales que el articulo 181 del CP establece”. A estos se refiere violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad.

Por el contrario, el juez Diego Martínez consideró que “no se ha logrado acreditar por parte del denunciante que la posesión que detenta sea libre y pacifica antes de que se inicie esta investigación penal”. Esta razón “resulta por demás suficiente para no hacer lugar a la medida pretendida”.

“No se han demostrado con el grado de probabilidad que esta instancia me requiere, los extremos invocados en la denuncia en cuanto a la posesión –por demás controvertida en este proceso y los dos restantes ya enunciados – y la modalidad del artículo de mención que se le reprocha a Badano y Callamullo [miembros de la comunidad] para configurar el despojo”, expresó.

También existe un tercer juicio en el Juzgado Contencioso Administrativo de San Isidro, donde recientemente aceptaron como co-actores a miembros de la Comunidad indígena Punta Querandí, otro argumento del magistrado Diego Martínez para hablar de la “magnitud del conflicto que enfrentamos, el que excede el marco de la investigación que se lleva a cabo en esta sede penal”.

Ver noticia completa en Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí

Anuncios

Desamor o Desapego

Las discusiones, los enojos, la separación, el rechazo, la frustración…

Muchas veces de manera inconciente creemos que al discutir con alguien o enfadarnos estamos generando una energía de desapego para poder liberarnos. Más incluso cuando expulsemos de nuestro cotidiano a esa persona que representa la relación sufriente de la que queremos liberarnos, eso no cambia nada verdadero. Podemos pasarnos 40 años sin ver a alguien, negándolo, y aún así seguir apegados. El desamor no es desapego. El desamor es apego.

El niño llora y patalea, con su rabieta, su perreta, desconsolado y dolorido, cuando su madre le niega algo porque no es el momento, porque se está por dañar. Y con su corazón en llamas le causa eso a su hijo, confiando que un día entenderá que era lo mejor para él. Sólo cuando realmente eres capaz de perdonar, de amar, de recibir la enseñanza del rechazo, la perfección de lo que sucede dentro del gran plan para tu mayor bien, para tu mayor evolución (de quien tu eres en verdad), para el encuentro del Verdadero Amor, el que no es condicionado por lo que el ego quiere… ahí ya no necesitas el desapego. Soltaste tus propias cadenas. No había nada de lo que desapegarse mas que aquello que estabas sosteniendo sin necesidad. El desapego es Amor.

La adaptación al cambio – Canalización Kryon 26 Julio 2014

Nueva canalización de Kryon, ésta de menos duración de lo habitual. Mensaje directo y profundo sobre la adaptación a lo que está sucediendo y la nueva forma de relacionarse con los cambios en la vida. Para aquellos que sepan algo de inglés les recomiendo escuchar el audio de kryon mientras leen el texto. Escuchar la energía de la canalización en sonido incrementa la vibración del mensaje. Gracias.

Audio

Texto

Madison, Wisconsin, el 26 de Julio de 2014. Parte 1 – mini. Desgrabación y traducción: M. Cristina Cáffaro

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Celebramos la presencia de los jóvenes en el otro salón y su alegría; no es una distracción; quiero que concentren su atención en mi voz, y el enfoque estará aquí.

En este salón hay una “sopa” de consciencia que es preciosa. Preciosa. Algunos dirían que la confluencia del pensamiento aquí realmente trae la realidad; en otras palabras: lo que piensas, creas. Y ellos serían adelantados en el tiempo por su información antigua. ¡Ja! Adelantados en el tiempo por su información antigua. Al reunirnos por unas pocas horas, quiero que mi mensaje trate sobre la consciencia, y en esta ocasión quiero que trate de adónde se dirige esto. Un poquito diferente de lo que hablé antes, un poco más personal que lo anterior.

Estos mensajes cortos que presentamos en un día como éste, a quienes están aquí sentados y a los que oirán esto después, tienen como objeto introducir el concepto de un hombre en una silla, que tiene información desde el otro lado del velo y la presenta. Siempre hay quienes vienen por primera vez, que nunca lo experimentaron personalmente o tal vez absolutamente nunca.

Esta noche, dentro de pocas horas, nos gustaría hablarles de un hecho y cómo los está afectando ahora. Y algunos dirán, “Bueno, a mí no me afecta.” Verán, yo sé quién está aquí. Cada uno de los que están aquí, queridos, tiene una alma eterna; a nadie se señala diciendo “Tu alma es más alta o más baja que otra,” ¡todos ustedes provienen de mi lado del velo! Yo soy su hermana, su hermano, ustedes son mi familia, y el velo les oculta esto. Algunos de ustedes lo reconocerán, algunos lo “comprarán” – como dice mi socio – algunos se soltarán y lo sentirán, algunos lo intuirán, y algunos se sentarán de brazos cruzados sobre el pecho y dirán, “¡De ningún modo! “¡De ningún modo!”

Quiero decirles algo: cuando termine el día – y hablo del día de su vida – cuando exhalen su último aliento y atraviesen ese lugar por el que han pasado tantas veces antes, y empiecen a oír la música, y a ver la luz, y las cosas se empiecen a resolver, en tres días terrestres estarán otra vez conmigo y tendremos una fiesta, ¡y no habrá brazos cruzados sobre el pecho!

Sigue leyendo

La Unidad y la Dualidad

La grandeza de lo simple. La Unidad y la Dualidad.

El sistema actual fomenta la dualidad, desde la escuela, la religión, la biología… desde todos los puntos, fomenta la separación. Uno separado del resto. Uno separado de Otros. Unas materias separadas de Otras. El estudio de una parte del cuerpo separada del resto. La dualidad.

Dentro de ese sistema hay cada vez más personas que empiezan a sentir el mundo de una manera mucho más cercana a su verdadera esencia. Como se lo explica hoy en día desde la física cuántica, desde muchas ramas de enseñanza espiritual, desde muchas cosmovisiones milenarias del planeta, de los pueblos ancestrales. Estas personas cuando empiezan a darse cuenta de esa Unidad, que rige todo, que conecta todo, a menudo son tachados de locos, diferentes, extraños, inadaptados, porque no entran dentro del molde de la dualidad, que es molde social actual en la sociedad occidental.

Pero lo más asombroso de esto es que ese instrumento de control social, de mantener a la gente separada, está dentro de nosotros! Nosotros mismos nos cohibimos, nos avergonzamos, nos controlamos, nos enmascaramos, cuando surge un sentimiento de unidad en una situación social. Y muchas veces hasta en privado. Eso por ejemplo hace la diferencia de relacionarte con algún animal que te acompañe. Normalmente suele ser mucho más libre, pudiendo darle amor en cualquier momento, y acariciándolo de forma cotidiana. Y eso no suele pasar en la relación con las personas en la mayoría de los casos. Porque cohibimos los sentimientos de Unidad, de Amor.

Entonces muchas veces para no caer en ese rechazo social autocreado, esa gente que está empezando a sentir la unidad, vuelven a la dualidad, como queriendo integrarse un poco en ese sistema. Vuelven a la dualidad de temer al otro, de insultar, criticar, despreciar al otro como si fuera diferente a uno. De una manera muchas veces inconciente, pero vuelven a ese terreno y ahí entran dentro de los patrones de relación social (cambiantes para cada sociedad). Y ahí siente en su interior algo difícil de poner en palabras, algo así como una sensación de que si soy de esta manera encajo, no voy a ser diferente o me van a rechazar. Porque claro, eso que sentimos cuando aparece la Unidad es muy diferente, muy extraño, poco común. Por ahora.

Pero lo que a mucha gente le cuesta darse cuenta es que esa locura cotidiana, ese estado de nerviosismo, intranquilidad, de sentir que el otro nos puede ver diferente viene precisamente de vivir en la dualidad y no en la unidad. Vuelven al mismo sitio desde donde se crea el problema, el desequilibrio. Sin embargo si se permitieran profundizar en si mismos y pasar la unidad… nada se soluciona, porque nunca el otro se puede ver como diferente, no puedes ser diferente a ti mismo, si buscas en ti siempre hay algo en común con lo que hay en el exterior. Todo te espeja. Ahí es donde empieza a cambiar todo. Ahí descubriste la Matrix. Diste con el famoso Sistema que está en todas partes! Está en todas partes porque todo es espejo y está dentro de ti! jajaja!

Desde la Unidad te das cuenta de que si el otro te ve como diferente es porque tu te estás viendo separado/diferente a ti mismo en algo, que es una resonancia de algo interno tuyo. O que si alguien viene enfadado hacia ti de repente, tu pareja o un desconocido, por una circunstancia cualquiera, es una resonancia de algo que hay en ti y esa persona inconscientemente la siente, la capta, y reacciona, y se acerca. Son dos células, dos átomos que se están magnetizando según sus cargas, dos imanes que se atraen. Esa resonancia puede ser un miedo, un enfado, una rabia, un autorechazo…

Cuando empiezas a entender eso, simplemente nadie te siente como diferente ni nadie te rechaza ni te trata como loco. Porque sabes que cada vez que pasa algo parecido a eso tienes que buscar en tu interior esa resonancia, y la desactivas. Te mantienes en la vibración de aceptación propia, de amor por uno mismo (por el mismo Uno). Un amor verdadero, expansivo, un amor de lo que es y un amor del todo.

Y ahí, si alguna persona cerca tuya está muy fuerte en la vibración de la dualidad, en querer ver al otro como diferente y entrar en críticas, juicios, chismes o peleas, esa persona no va a resonar contigo, y es como si no te viera, le parecerás “normal”, simplemente no se van a fijar en ti, porque no eres un espejo para su imagen, para que lo que quiere reflejar.

De eso se trata. Lo que tengas dentro se muestra a fuera. Que también se puede entender como que lo que está fuera se refleja en ti para verse a si mismo.

Ahí se acaba todo miedo a ser juzgado, toda separación. Así creamos nuestra realidad, con la alquimia interior.