El Jolgorio y la Jarana

¿Qué puedo hacer, oh musulmanes?, pues no me reconozco a mí mismo.
No soy cristiano, ni judío, ni mago, ni musulmán.
No soy del Este, ni del Oeste, ni de la tierra, ni del mar.
No soy de la mina de la Naturaleza, ni de los cielos giratorios.
No soy de la tierra, ni del agua, ni del aire, ni del fuego.
No soy del empíreo, ni del polvo, ni de la existencia, ni de la entidad.
No soy de India, ni de China, ni de Bulgaria, ni de Grecia.
No soy del reino de Irak, ni del país de Jurasán.
No soy de este mundo, ni del próximo, ni del Paraíso, ni del Infierno.
No soy de Adán, ni de Eva, ni del Edén, ni de Rizwán.
Mi lugar es el sinlugar, mi señal es la sinseñal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los dos mundos son uno;
Uno busco, Uno conozco, Uno veo, Uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del Amor, los dos mundos han desaparecido de mi vida;
no tengo otra cosa que hacer más que el jolgorio y la jarana

Rumi

Gracias Luz

Anuncios

La Unidad y la Dualidad

La grandeza de lo simple. La Unidad y la Dualidad.

El sistema actual fomenta la dualidad, desde la escuela, la religión, la biología… desde todos los puntos, fomenta la separación. Uno separado del resto. Uno separado de Otros. Unas materias separadas de Otras. El estudio de una parte del cuerpo separada del resto. La dualidad.

Dentro de ese sistema hay cada vez más personas que empiezan a sentir el mundo de una manera mucho más cercana a su verdadera esencia. Como se lo explica hoy en día desde la física cuántica, desde muchas ramas de enseñanza espiritual, desde muchas cosmovisiones milenarias del planeta, de los pueblos ancestrales. Estas personas cuando empiezan a darse cuenta de esa Unidad, que rige todo, que conecta todo, a menudo son tachados de locos, diferentes, extraños, inadaptados, porque no entran dentro del molde de la dualidad, que es molde social actual en la sociedad occidental.

Pero lo más asombroso de esto es que ese instrumento de control social, de mantener a la gente separada, está dentro de nosotros! Nosotros mismos nos cohibimos, nos avergonzamos, nos controlamos, nos enmascaramos, cuando surge un sentimiento de unidad en una situación social. Y muchas veces hasta en privado. Eso por ejemplo hace la diferencia de relacionarte con algún animal que te acompañe. Normalmente suele ser mucho más libre, pudiendo darle amor en cualquier momento, y acariciándolo de forma cotidiana. Y eso no suele pasar en la relación con las personas en la mayoría de los casos. Porque cohibimos los sentimientos de Unidad, de Amor.

Entonces muchas veces para no caer en ese rechazo social autocreado, esa gente que está empezando a sentir la unidad, vuelven a la dualidad, como queriendo integrarse un poco en ese sistema. Vuelven a la dualidad de temer al otro, de insultar, criticar, despreciar al otro como si fuera diferente a uno. De una manera muchas veces inconciente, pero vuelven a ese terreno y ahí entran dentro de los patrones de relación social (cambiantes para cada sociedad). Y ahí siente en su interior algo difícil de poner en palabras, algo así como una sensación de que si soy de esta manera encajo, no voy a ser diferente o me van a rechazar. Porque claro, eso que sentimos cuando aparece la Unidad es muy diferente, muy extraño, poco común. Por ahora.

Pero lo que a mucha gente le cuesta darse cuenta es que esa locura cotidiana, ese estado de nerviosismo, intranquilidad, de sentir que el otro nos puede ver diferente viene precisamente de vivir en la dualidad y no en la unidad. Vuelven al mismo sitio desde donde se crea el problema, el desequilibrio. Sin embargo si se permitieran profundizar en si mismos y pasar la unidad… nada se soluciona, porque nunca el otro se puede ver como diferente, no puedes ser diferente a ti mismo, si buscas en ti siempre hay algo en común con lo que hay en el exterior. Todo te espeja. Ahí es donde empieza a cambiar todo. Ahí descubriste la Matrix. Diste con el famoso Sistema que está en todas partes! Está en todas partes porque todo es espejo y está dentro de ti! jajaja!

Desde la Unidad te das cuenta de que si el otro te ve como diferente es porque tu te estás viendo separado/diferente a ti mismo en algo, que es una resonancia de algo interno tuyo. O que si alguien viene enfadado hacia ti de repente, tu pareja o un desconocido, por una circunstancia cualquiera, es una resonancia de algo que hay en ti y esa persona inconscientemente la siente, la capta, y reacciona, y se acerca. Son dos células, dos átomos que se están magnetizando según sus cargas, dos imanes que se atraen. Esa resonancia puede ser un miedo, un enfado, una rabia, un autorechazo…

Cuando empiezas a entender eso, simplemente nadie te siente como diferente ni nadie te rechaza ni te trata como loco. Porque sabes que cada vez que pasa algo parecido a eso tienes que buscar en tu interior esa resonancia, y la desactivas. Te mantienes en la vibración de aceptación propia, de amor por uno mismo (por el mismo Uno). Un amor verdadero, expansivo, un amor de lo que es y un amor del todo.

Y ahí, si alguna persona cerca tuya está muy fuerte en la vibración de la dualidad, en querer ver al otro como diferente y entrar en críticas, juicios, chismes o peleas, esa persona no va a resonar contigo, y es como si no te viera, le parecerás “normal”, simplemente no se van a fijar en ti, porque no eres un espejo para su imagen, para que lo que quiere reflejar.

De eso se trata. Lo que tengas dentro se muestra a fuera. Que también se puede entender como que lo que está fuera se refleja en ti para verse a si mismo.

Ahí se acaba todo miedo a ser juzgado, toda separación. Así creamos nuestra realidad, con la alquimia interior.

Levitar o porqué suceden los milagros

En las tradiciones espirituales de todo el mundo siempre hay gran cantidad de historias sobre personas que son capaces de realizar milagros. Sin embargo en la espiritualidad de hoy en día en occidente, que me atrevería a decir que ya no es católica dominante (como práctica espiritual, no como religión), se tiene bastante negada la posibilidad o existencia de los milagros. Sin embargo se cree cada vez más en que cada uno de nosotros crea su realidad a través de su conciencia y de sus pensamientos, palabras y acciones. Y una cosa está muy relacionada con la otra. Esta negación de los milagros seguramente también está relacionado con el desengaño con la iglesia y sus manipulaciones, pero una cosa no debe confundirse con la otra. Igual que no deben ser confundidas las historias arquetípicas y los mitos con historias verídicas, si no como símbolos al interior y al todo, igualmente no es necesario dejar de creer en los milagros por haber separado espiritualidad de religión. Es algo necesario.

Hoy tuve la revelación de cómo suceden los milagros. Han sucedido muchos en mi vida, pero sin yo saber cuál fue la situación o estado de conciencia que los produjo. Si creemos en que nosotros creamos nuestra realidad es muy simple ver como pueden llegar a suceder los milagros. Los milagros normalmente son situaciones muy fuera de lo común pero posibles a nivel científico, a nivel cuántico por ejemplo. Eso significa que son situaciones que son posibles pero nunca suceden por algo que desde la ciencia no se sabe bien lo que es. Y la misma ciencia se responde al descubrir el efecto observador, en el que afirma que una partícula está creando varias realidades simultáneas, todas las posibles, hasta que aparece un observador que determina una. Lo que podemos entender ahí es que es totalmente posible que yo pueda levitar. Físicamente no es nada increíble. La tierra es redonda, es este momento yo podría estar boca abajo. De hecho lo estoy. Y del otro lado también. Según como se mire. Porque al ser redonda no hay arriba ni abajo. Como una pelota de fútbol. Entonces lo único que nos mantiene pegados a la tierra es el magnetismo. Como dos imanes que se juntan. Y con mucha fuerza. Prueba a dejarte caer contra el suelo para probar la fuerza del imán. Pero tan fácil es que dos imanes se separen, simplemente hay que girarle el magnetismo. Igual tendríamos que hacer nosotros, girar el magnetismo de nuestro cuerpo, y flotaríamos. Y si realmente puedo crear mi realidad esto puedo lograrlo. Lo único es que tengo que ser capaz de observar esa posibilidad. De creer que pueda ser verdad. Pero sin intentar ir a observarla, porque no existe dentro de mis posibilidades, entonces lo que observe siempre será algo conocido. Hay entra el truco final de esto, tengo que entrar al terreno de todas las posibilidades, al terreno cuántico, al terreno pránico. Y ese terreno es el ahora, es la observación sin juicio y con atención del ahora, sin pensamiento, sólo observación conciente. En ese momento yo no elijo, simplemente observo, y abro la percepción para poder observar cualquier cosa que suceda. Y puedo acceder a la posibilidad de girar mi magnetismo si esta aparece, de cualquier forma que pueda aparecer, como pensamiento, sensación, oración, visualización o todas juntas. Así suceden los milagros, en el presente.