El impulso de servir

¿Desde donde viene el impulso desinteresado de servir?

Pues, desde el corazón.

No porque sea romántico o idílico, si no porque en el corazón, que es el 4 to chakra, se concentran los 7 chakras al servir.

Al concentrarse (que es ir hacia el centro) los chakras, se alinean las intenciones de los diferentes aspectos de cada uno:

  1. La acción (energía masculina) Tierra
  2. Receptividad, creatividad, concepción (energía femenina) Agua
  3. Poder personal, intención. Fuego
  4. Amor humano y divino. Aire
  5. Expresión, expansión. Vibración o Sonido
  6. Intuición, visión espiritual. Pensamiento
  7. Conciencia, Dios. Luz

Cuando la acción se concentra concientemente en el corazón o desde el corazón, se carga de la frecuencia mas alta que esta persona puede alcanzar, despejando cualquier distorsión creada por el ego, el miedo, las creencias o las fantasías de la personalidad.

Servicio

Es desde el corazón que se alinean los chakras al servir, como 2 líneas verticales que crecen desde el 4to chakra y los unen hacia arriba y hacia abajo llegando hasta el corazón de la tierra y hasta la fuente del creador (pasando siempre por el sol, que es nuestro regente)

Así se despierta nuestra capacidad de habitar el flujo mas puro de amor (4to) ya que en la línea descendente, es quien hace florecer nuestra intención (3ro) la que despierta la concepción de nuestra creatividad (2do) y nos lleva a la acción material precisa y despierta (1ero). Y en nuestra línea ascendente activa la afirmación verbal sonora, que es la que ordena (5to) abre la visión energética-espiritual para que podamos ver sin el ruido de los sentidos externos el plano espiritual (6to) y conecta nuestro nivel de conciencia acumulada, para recibir y procesar la información luz, divina e inteligente (7mo)

Es este amor el que nos hace desaparecer y convertir nuestros 4 cuerpos en herramientas del Ser Uno Creador al cual pertenecemos.

Que es el o lo único que puede utilizar concientemente la energía que movemos y redirigirla matemáticamente y sin moral, hacia los acontecimientos que producen el mayor potencial evolutivo, para nosotros para todos los que están implicados alrededor nuestro.

Mientras tanto en la huella material que dejan nuestras acciones, esta toda la información que precisamos para seguir creciendo y ser mas eficientes en nuestra función universal y espiritual en la tierra.

Y si estamos atentos y despiertos o en presencia absoluta de este momento, se nos regala el sabor mas exquisito que podamos degustar y ante el cual los demás placeres son ínfimos, la experiencia de ser nosotros mismos, puros y completamente verdaderos o verdaderamente completos.

Con determinación pero sin exigencia, con la acción humilde de saber que no sabemos las implicancias de las consecuencias, pero dejando que eso que lo es todo energice desde adentro nuestros pensamientos, sentimiento, acciones y palabras y nos lleve a ser instrumentos afinadísimos de la sinfonía cósmica que esta sucediendo sin principio ni fin.

Visto en lafuentedeluz, para ver entrada original ir a: El impulso de servir

Gracias Damo!

Anuncios

El servicio incondicional

El primer camino es el servicio, el servicio al prójimo. Cuando la gente actúa para si misma, está actuando para sus propios deseos. Cuando consigo transcender ese espacio de mi propia individualidad, lo que “yo” quiero, lo que “yo” creo, lo que “yo” encuentro bueno, entro en un espacio de poder servir.

El servicio no es sólo al otro, en verdad el servicio comienza por nosotros mismos, más no viene de nuestro ego ni de nuestra mente. El servicio es el Dios que está dentro de nosotros, por eso no existe una diferencia entre servirnos a nosotros, al otro o a quien sea. Mas esa intención de servicio hace que la mente no pueda acompañar. Porque nuestra mente siempre va a accionar esperando algo a cambio. Ella siempre está mirando para ver que va a recibir por nuestra acción, está siempre preguntándose el porqué de la acción. Siempre existe una razón para mis acciones para mi mente, para mi individualdad, para mi ego.

Cuando encontramos un espacio dentro nuestro de servicio al prójimo, de un servicio como simplemente recoger algo de basura del suelo porque estoy viendo que está sucio, sin esperar nada a cambio, ¿que se despierta dentro nuestro? Despertamos una acción venida de Dios, venida desde nuestro espíritu. Una simple acción, sin un entendimiento racional de porqué o de cómo.

Ragi, maestro espiritual de Piracanga.