Guia de ejercicios de Mooji para la Autoindagación

Guia de ejercicios de Mooji para la Autoindagación

Mooji ofrece dos ejercicios potentes
para ayudarnos a mirar y descubrir nuestra verdadera naturaleza.
Este es tu trabajo interno. Trabajo interno – satisfacción eterna.

Traducción de la página oficial de Mooji http://mooji.org/self-inquiry.html

Hay dos guías que se ofrecen. Ambas revelan el mismo lugar. Si has encontrado las guías sutiles demasiado difíciles para su seguimiento (el buscar y encontrar lo que eres antes de cualquier cosa que puedes percibir), hay un ejercicio simple, pero igualmente poderoso. Es estar confirmado en la vibración «yo soy».

20160824_welcome_ev_portraits_004-2Todos ustedes conocen la sensación de ser. Sin practicar nada, todos los seres se refieren naturalmente a sí mismos como «yo», yo soy o yo existo. ‘Soy’ significa existir, ser. ¿Quién es el “yo” que soy? ¿Quién es el “yo” que existe? El sentido de la existencia está presente de forma natural en tu interior y se siente universalmente cómodo para todos los seres. Está ahí en el comienzo de la percepción y funciona durante el estado de vigilia como el testigo y observador de todo lo que aparece fenomenológicamente y tiene significado para la sensación de «yo soy».

Este sentimiento, “yo soy”, “yo existo”, es la forma natural y no aprendida por la cual reconocemos nuestra existencia.

PRIMER EJERCICIO

Comienza con la sensación ‘yo existo’. No se necesitas tiempo para localizar esta sensación. No está a distancia de ti. No tienes que buscarla, ya que está presente de forma natural justo donde tu estás. Es lo mismo que la conciencia. Sólo mantente consciente de ti mismo. No dejes que esta sensación de presencia natural se combine con cualquier otro concepto, pensamiento o intención. Permanece vacío. No hagas caso a ninguna información de la mente. Quédate con esta vibración del ser, no simplemente con las palabras “yo soy”, sino con la sensación subjetiva e intuitiva de ser. Eso es todo. Y recuerda: no permitas que se mezcle con ninguna otra cosa.

Ahora, la mente puede colarse en forma de pensamiento y decir, ‘Bueno, no veo nada, esto no está funcionando’, y todo el ruido travieso habitual para distraer la atención puede venir. Pero tu mantente firme en lo simple, el sentido básico de vacío. Si sientes que de alguna manera la atención se está escapando, no te preocupes, simplemente cada vez que te des cuenta, traela de vuelta a la vacuidad.

Practica esto durante períodos cortos de aproximadamente cinco a siete minutos cada vez. Al principio, es posible que encuentres que sentarte sea una buena manera de empezar el ejercicio. Poco a poco, a medida que continues, encontrarás que puedes hacerlo cuando caminas o realizas la mayoría de las tareas diarias.

Sigue leyendo

Anuncios

Puñuq: Sistema de Ensoñación Inca

La mayoría de nosotros consideramos el mundo cotidiano como algo bastante concreto y predecible. En cambio, los sueños se consideran como fantasías, espejismos intercambiables que pueden disolverse en una niebla. Pero, ¿Acaso no está el mundo de la vigilia lleno de imágenes impredecibles, extrañas y surrealistas, incluyendo sorprendentes obras de arte que parecen hechas con el material de los sueños?

El Jardin de las Delicias Terrenales. El Bosco

El Jardín de las Delicias Terrenales. El Bosco.

¿Y acaso los sueños no contienen las verdades más profundas sobre nuestros pensamientos subconscientes? Si pudiéramos captar el significado de nuestros sueños, entenderíamos nuestra relación con las otras personas y el mundo que nos rodea con mucha mayor precisión y profundidad.

En realidad, el estado del sueño y el de vigilia son sólo dos estados del continuo de conciencia que experimentamos todos los días. Durante la mayoría de los sueños, creemos estar despiertos, y a veces, estando despiertos, nos preguntamos si en realidad no estamos soñando. Es razonable, por ello, que si tenemos que despertar en nuestros sueños, para convertirlos en lúcidos, tengamos que aprender a diferenciar de una manera segura y potente entre el estado de sueño y el de vigilia.

Sigue leyendo

Como podría?

Como podría criticar al ciego por no ver lo que le muestro?

Como podría enfadarme con el sordo por no entender lo que le digo?

Como podría querer forzar al manco que me diera la mano?

Como podría querer vengarme de aquel que me dañó en su sueño?

Como podría, estando despierto, seguir escapando de la sombra que me perseguía mientras dormia?

Comunidad Umepay – Otra semilla de Luz

Con este pequeño documental les comparto a la familia de la Comunidad Umepay, en Yacanto de Calamuchita, Córdoba, Argentina. Otra semilla de Luz en el planeta para seguir iluminando. Un hermoso lugar y unos seres maravillosos. Un trabajo en video sensible del hermano Gustavo Pera. Gracias.

La salida

Int: Usted no puede salvar al mundo predicando consejos de perfección. La gente son como son. ¿Deben sufrir?

Mah: Mientras sean como son, no hay ninguna escapatoria del sufrimiento. Quite usted el sentido de separatividad y no habrá ningún conflicto.

Int: Un mensaje impreso puede ser sólo papel y tinta. Es el texto lo que importa. Al analizar el mundo en elementos y cualidades perdemos lo más importante — su significado. Su reducción de todo a un sueño no tiene en cuenta la diferencia entre el sueño de un insecto y el sueño de un poeta. Todo es sueño, concedido. Pero no todos son iguales.

Mah: Los sueños no son iguales, pero el soñador es uno. Yo soy el insecto. Yo soy el poeta — en sueño. Pero en realidad yo no soy ni uno ni otro. Yo soy más allá de todos los sueños. Yo soy la luz en la que todos los sueños aparecen y desaparecen. Yo soy a la vez dentro y fuera del sueño. Lo mismo que un ser humano que tiene dolor de cabeza conoce el dolor y sabe también que él no es el dolor, así yo conozco el sueño, a mí mismo soñando y a mí mismo no soñando — todo al mismo tiempo. Yo soy lo que soy antes, durante y después del sueño. Pero lo que veo en el sueño, yo no lo soy.

Int: Todo es una cuestión de imaginación. Uno imagina que uno está soñando, otro imagina que uno no está soñando. ¿No son ambos lo mismo?

Mah: Lo mismo y no lo mismo. No soñar, como un intervalo entre dos sueños es, por supuesto, una parte del soñar. No soñar como una serena permanencia, y un morar atemporal en la realidad no tiene nada que ver con soñar. En ese sentido yo nunca sueño ni nunca soñaré.

Int: Si tanto el sueño como la escapatoria del sueño son imaginaciones, ¿cuál es la salida?

Mah: ¡No hay ninguna necesidad de una salida! ¿No ve usted que una salida es también una parte del sueño? Todo lo que usted tiene que hacer es ver el sueño como sueño.

Int: Si comienzo la práctica de desechar todo como un sueño, ¿adónde me llevará?

Mah: A dondequiera que le lleve, será un sueño. La idea misma de ir más allá del sueño es iluso- ria. ¿Por qué ir a alguna parte? Sólo dése cuenta de que usted está soñando un sueño que usted llama el mundo, y deje usted de buscar salidas. El sueño no es su problema. Su problema es que a usted le agrada una parte del sueño y no otra. Ámelas a todas, o a ninguna, y deje usted de quejarse. Cuando usted ha visto el sueño como un sueño, usted ha hecho todo lo que se necesita hacer.

Extracto del libro de conversaciones con Sri Nisargadatta Maharaj titulado “Yo soy eso”.
Libro completo para descarga y visualización

El parásito de la mente – Sabiduría Tolteca

Cuando naciste, tu mente era completamente inocente.

La voz del conocimiento que reside en tu mente controla el sueño de tu vida. Los toltecas la denominan el Parásito; la Biblia la llama el diablo. Es un ser vivo que existe en tu sistema de creencias y se alimenta de tu fe, de tu propósito, de tu felicidad. Lo más triste es que te crees que ese conocimiento eres tú; crees que esa imagen eres tú. El programa, o el Parásito, es quien realmente está viviendo tu vida, no tú. Pero este programa no estaba ahí cuando naciste.

Don Miguel Ruíz

Para los toltecas, la libertad personal consiste en ser quienes realmente somos, sin embargo no somos libres porque alguien nos impide serlo: nosotros mismos.

A lo largo de nuestra vida nos creamos una serie de acuerdos personales con nosotros mismos y estos acuerdos nos impiden ser tal y como somos. Es un proceso aprendido, pues conforme nos convertimos en adultos introducimos la responsabilidad para complacer a los demás (El Juez), cambiamos a partir de las cosas tristes que nos suceden (La Víctima) y construimos un sistema de creencias que nos impide ser quien somos.

Los Nahuales toltecas, consideran que estos tres elementos son un parásito que invade la mente humana, que dirige nuestra vida y que nos impide ser libres. Este parásito controla nuestra mente y nuestro cerebro y se alimenta de las emociones negativas que produce el miedo.

¿Qué podemos hacer con este parásito? Sólo tenemos dos opciones: rendirnos a él y seguir viviendo como siempre los hemos hecho, o atacarlo para librarnos de él actuando como un guerrero.

Podemos librarnos del parásito atacándolo si atacamos nuestros miedos, o si dejamos de alimentarlo y controlamos las emociones que surgen del miedo, pero también si cambiamos los acuerdos que hacemos con nosotros mismos, nuestro sistema de creencias. Para ello los toltecas sugieren que aprendamos a valorar la vida reflexionando sobre la muerte. Cuando percibimos que la muerte nos puede arrebatar todo lo que nos da la vida es cuando aprendemos a estar vivos.

Ruiz propone que celebremos cuatro acuerdos con nosotros mismos para librarnos del parásito: el primero es ser impecables con nuestras palabras, pues con ellas nos podemos dañar a nosotros mismos y a los demás. A continuación, no tomarnos nada personalmente para evitar llevarnos a nuestro ser todas las ofensas o agravios que recibimos. No hacer suposiciones, pues así nos aseguramos no cometer errores ni ser injustos. Y finalmente, hacer siempre lo mejor, dar más de lo que se nos pide y así recibiremos más de lo que esperamos.

Si la libertad es ser quienes realmente somos, sólamente cuando somos niños podemos disfrutar de ellas. Conforme nos hacemos adultos aparece el parásito que invade nuestra mente con El Juez, con La Víctima y con nuestras Creencias Limitadoras. Nosotros decidimos si nos rendimos o si luchamos contra ellos actuando como un guerrero.

Ser un tolteca es una forma de vivir en la cual no existen los líderes ni los seguidores,tú tienes y vives tu propia verdad.

Un tolteca se vuelve sabio, se vuelve salvaje y se vuelve libre de nuevo…

Existen tres maestrías que llevan a la gente a convertirse en toltecas:
1- Maestría de la Consciencia: ser conscientes de quiénes somos realmente,con todas nuestras posibilidades.
2- Maestría de la Transformación: cómo cambiar, cómo liberarnos de la domesticación.
3- Maestría del Intento: desde el punto de vista tolteca, el Intento es esa parte de la vida que hace que la transformación de la energía sea posible; es el ser viviente que envuelve toda energía, o lo que llamamos «Dios», es la vida misma; es el amor incondicional. La Maestría del Intento es, por tanto, la Maestría del Amor.

Por este motivo, quienes siguen las tradiciones chamánicas de América, desde Canadá hasta Argentina, se llaman a sí mismos guerreros, porque están en guerra contra el parásito de la mente. Esto es lo que significa en verdad ser un guerrero.

Bomberos de Valencia entran en una sucursal de banco con una sierra eléctrica

Entrar en una sucursal bancaria con una sierra eléctrica.

Bomberos en BBVA protestando con una sierra electrica

Bomberos convirtiendo sueños en realidad http://t.co/7hla5ZS9

Vía FotogrAcción ContraInfo:@FotogrAccion bomberos de Valencia entran en una sucursal del bbva al grito de “chorizos” en una protesta improvisada”