Saltar al Vacío

El mayor miedo no es la pobreza, no es la enfermedad, no es la muerte.

Incluso la muerte puede ser vista de una forma saludable por la mente.

A través de creencias como la reencarnación o el paraíso puede la mente calmar el miedo a la meurte.

Pero la mente no puede ver el vacío, no le puede dar una forma.

Ese es el mayor miedo vibrando en las células.

El miedo a lo que eres.

Trailer: TEN METER TOWER by Axel Danielson & Maximilien Van Aertryck

Puedes ver el cortometraje anterior completo en NY Times Video

Jorge Santana – La vida después de la muerte

Pequeño extracto del encuentro Conversaciones con el Silencio, con Jorge Santana en Las Palmas de Gran Canaria. Jorge nos relata una experiencia de muerte que cambió su vida.

Conversaciones con el silencio – La necesidad del Vacio

Pequeño extracto del encuentro Conversaciones con el Silencio, con Jorge Santana, el 11 de octubre de 2016 en Las Palmas de Gran Canaria. Jorge responde a la pregunta: ¿Cómo parar una mente que nunca para de pensar?.

Tu asesor intuitivo

Ver la entrada original

Triada

Al Sol le podemos atribuir tres características diferencias que hablan de lo mismo:

su Energía que nos nutre, nos alimenta, que es fuente de crecimiento

su Calor que nos abraza, nos alegra, nos acompaña

su Luz que nos permite ver donde estamos y quienes somos hoy

Ésta triada es también encontrada en muchas significaciones de la divinidad y percepciones

Energía               Calor                  Luz

Padre                   Hijo          Santo Espíritu

Shiva                 Vishnu             Brahma

YinYang               Zen                    Tao

Persona           Presencia              Ser

Palabra              Sonido             Silencio

Objeto               Materia            Espacio

Identidad     Pensamiento        Vacío

Comprensión   Belleza              Amor

      (2)                  (1)                     (0)

Todo (2) está creado por (1) que es (0)

Venir abajo

A veces simplemente tienes que venirte abajo. Y sentir.
Tienes que perder tu preciado ‘despertar’.
A veces no llegas a convertirte en un Buda.
Sólo tienes que ser un ser humano, sintiendo.
A veces, el viejo dolor sale a la superficie. El viejo temor. La Tristeza. El trauma.
El dolor abrasador del niño abandonado.
La rabia de un universo olvidado.
Y de repente, toda tu comprensión espiritual se desmorona, todas las bellas palabras espirituales pronunciadas por esos maravillosos maestros espirituales, todos los conceptos, las ideas acerca del despertar y la iluminación, y la perfección pura de la consciencia inmaculada; y el Yo, que es un no-yo desapegado, y el camino, y el gurú… todo eso es visto como palabras vacías, sin sentido, estupideces de segunda mano, muertas para ti.
Lo que es real, en este momento, es el ardor en el vientre, el fuego en el corazón.
Inevitable. Intenso. Tan vivo. Tan presente.
A veces sólo tienes que sentir. No tienes alternativa.
Y plantar tus pies en el suelo.
Y respirar en la incomodidad.
Y confiar, y tal vez confiar en que no puedes confiar en este momento.
Y tomar momento a momento, momento, a momento.
Y saber que nada está trabajando en tu contra.
Y despertar de tu sueño acerca de cómo ‘debería’ ser este momento.
Y tirar a la basura todas tus ideas de segunda mano acerca del camino.
A veces, tu espiritualidad tiene que hacerse añicos, para que finalmente puedas realizar esta espiritualidad más profunda de sentir, y de estar presente, con los pies en la tierra, y de escuchar el sonido de los pájaros cantando a la distancia, y la entrega total a esta preciosa vida.

Gracias Jeff Foster