Slow Life – El movimiento de los corales

Slow Life (Vida Lenta) es un cortometraje de 3 minutos que tardó 9 meses en realizarse, el tiempo necesario para poder capturar el movimiento de los corales. Los corales y otros organismos de “vida lenta” tienen una velocidad de movimiento casi imperceptible para el ojo humano, por eso para poder capturar esos movimientos el creador Daniel Stoupin capturó en timelapse durante meses el lento movimiento y lo editó para que lo podamos ver en ritmos mas cercanos a los humanos. Y el resultado es maravilloso. Como es arriba es abajo.

Slow Life from Daniel Stoupin on Vimeo

 

Visto en: http://mentalfloss.com/article/55901/watch-corals-move-timelapse-video

Anuncios

Entrelazamiento Cuántico – El universo está todo conectado

El entrelazamiento cuántico debe ser una de los fenómenos más sorprendentes de la física: Al enlazar dos o más partículas en un solo estado cuántico, cuando posteriormente se observa el estado de una de las partículas, uno puede prever el estado de la otra partícula sin importar la distancia que las separe. Es como si una supiera lo que hace la otra instantáneamente y se comunicaran entre sí.

Lo interesante es que numerosos experimentos han demostrado que las dos partículas ‘comunican’ su estado entre dos lugares de medición distintos a una velocidad que superaría a la de la luz. La explicación estándar a este fenómeno –la no-localidad– es considerar que las partículas entrelazadas son realmente un sólo sistema cuántico, aunque estén muy separadas. Es una idea que incomoda a muchos (incluso a Albert Einstein) pero que preserva el principio de la relatividad.

Para encontrar otra explicación, muchas ideas se han propuesto en las ultimas décadas, las que en su mayoría caían en la categoría de variables escondidas que no podemos observar directamente mediante experimentos, por lo que no habríamos podido ocupar este fenómeno para la comunicación.

Sin embargo, un nuevo análisis de un equipo de académicos que publicó la revista Nature Physics nos indicaría que cualquier explicación a este fenómeno inevitablemente nos abriría a la posibilidad de comunicaciones mas rápidas que la luz, pues el entrelazamiento cuántico no puede traspasar información, a cualquier velocidad –incluso si es inaccesible por medio de la experimentación porque es interna–, sin involucrar también otros tipos de interacciones que sí violarían la teoría de la relatividad.

Esto es debido a que hay dos opciones: O existen estas variables escondidas y el entrelazamiento cuántico implica intercambiar información a una velocidad mayor a la de la luz, desafiando a la relatividad; o no hay influencias invisibles por lo que las existentes pueden ser infinitamente rápidas, lo que implicaría que el Universo completo es no-local, o sea que todos sus puntos se pueden conectar entre sí instantáneamente.

Uno de los miembros del equipo de académicos, el profesor de la Universidad de Ginebra, Nicolas Gisin, asegura que “nuestros resultados nos dan la idea de que, de alguna forma, las correlaciones cuánticas surgen desde afuera del espacio-tiempo“. Algo nada menor.
Fuente: http://www.fayerwayer.com/2012/10/una-de-dos-o-la-informacion-es-mas-rapida-que-la-luz-o-todo-el-universo-esta-relacionado-entre-si/

Cambio de era, cambio de la tierra, cambio del magnetismo

Todos hemos utilizado una brújula alguna vez, y no dudamos al decir que el polo magnético se encuentra en las cercanías del Polo geográfico. Pero esto es cada vez menos cierto. En realidad, ambos polos no solo no coinciden, sino que se están alejando uno de otro a una velocidad alarmante. Según algunos geólogos, el polo norte magnético se está moviendo mucho más rápido que en cualquier otro momento de la historia, hasta unos 65 km por año. ¿Se invertirá el eje magnético de la Tierra?

En realidad, ha ocurrido muchas veces. El estudio de las rocas de la corteza terrestre revela que el eje magnético de la Tierra se invierte entre tres y siete veces cada millón de años. Y aunque no es nada fácil determinar el momento en que esto ocurrirá nuevamente, los geólogos están observando una serie de indicios que abonan la teoría de que este evento podría tener lugar pronto. En primer lugar, está el análisis estadístico: esto no ha sucedido desde hace 780 mil años, el período estable más largo de los últimos 5 millones de años. Y no es un dato menor, ya que si se trata de algo que ocurre en promedio una vez cada 200 o 300 mil años, el que haya transcurrido más de tres veces ese tiempo desde la ultima vez que tuvo lugar significa que -estadísticamente hablando- sea muy probable que ocurra muy pronto. Pero hay otras señales, más claras y preocupantes.

Los geólogos creen que el polo magnético, que como dijimos no coincide con el Polo geográfico que marcamos en los mapas, se mueve debido variaciones en el núcleo de hierro fundido del planeta. En 1831 se determinó la ubicación del polo norte magnético por primera vez, y desde entonces se ha registrado su posición año a año. Y es aquí donde aparecen  los indicios más claros de que “algo está por ocurrir”. Según Jeffrey Love, del Servicio Geológico de USA en Colorado, quien ha estado investigando el tema durante años,  el polo norte magnético se está moviendo mucho más rápido que en cualquier otro momento de la historia. Durante dos siglos se ha localizado en las frías estepas canadienses, pero avanza hacia el territorio ruso a unos 65 kilómetros por año. La velocidad de desplazamiento se ha incrementado un 30% a lo largo de la ultima década, lo que hace pensar a varios científicos que se trata del preludio de un inminente cambio. Esto podría afectar varios aspectos de la vida cotidiana sobre nuestro planeta, desde la seguridad del transporte moderno a las tradicionales rutas de migración de algunas aves.

El campo magnético nos protege de las partículas que provienen del Sol.

El campo magnético nos protege de las partículas que provienen del Sol.

De hecho, ya está causando algunos problemas en el campo de la aviación. El aeropuerto internacional de Tampa, en Florida (EE.UU.) ha tenido que renombrar sus tres rutas de acceso, dado que se identifican con números que representan su dirección, en grados, respecto del norte. Esos 65 km de movimiento anual se traducen en una variación de aproximadamente un grado cada cinco años, un error que en aviación resulta inaceptable. Los registros indican la posición del polo apenas se movió durante décadas, pero a partir de 1904 comenzó su camino en dirección norte-este a una velocidad de 15 km al año. Esa velocidad aumentó significativamente en los últimos 30 o 40 años hasta llegar a la tasa de movimiento actual, lo que permite sospechar que está a punto de producirse una inversión total. Si bien no se trata de un cambio capaz de afectar a los viajeros, que han reemplazado sus brújulas por GPS que determinan su posición gracias a una constelación de satélites, es probable que durante los años (seguramente décadas) que este fenómeno tenga lugar, el planeta vea disminuido o alterado radicalmente su campo magnético, que nos protege de las partículas de alta energía que provienen del Sol.

http://www.neoteo.com/el-eje-magnetico-de-la-tierra-podria-invertirse-pr