Es tan simple un abrazo

Es tan simple un abrazo!
Todos los cuerpos coinciden magneticamente en un abrazo.
No es la anatomia…
Mi cuerpo ha calcado sin esfuerzo el contorno de pechos, vientres, espaldas, brazos y piernas de las mas diversas morfologias.
Me he tornado concava y convexa, la contraforma de la piedra, el arbol, el perro, la palma de otra mano, la espiral de la trompa de un elefante…
El continente del mono, del anciano, del recien nacido, y hasta del mismo cuenco y la fragil flor.
Acaso no conoces la inmesidad de abrazar el desierto boca abajo sobre el arena?
No haz sido agua abrazando la no-forma del oceano?
Mi cuerpo magico es maleable como el barro fresco cuando lo embebe el Amor…
El abrazo nos quita la ilusion de la forma, y nos “infinita”

Gracias Luz

Anuncios

Abrazos sanadores

En los malos momentos se tiende a la distancia física, a evitar el acercamiento; de la misma manera, el contacto tiende a hacer todo lo contrario: acercarnos. Mucha gente evita el contacto por timidez, miedo o aprendizajes sociales. Eso nos aleja de una medicina fabulosa, la medicina del abrazo.

En los primeros segundos es posible que algunos de esos abrazos sean forzados. Puede haber incluso una cierta resistencia o rechazo; pero al llegar al sexto suele darse una especie confianza, y se conecta de verdad. Lo niveles de serotonina suben y produce un efecto relajante y envolvente.

Un abrazo tiene que durar mínimo 6 segundos, para que comience a tener un impacto químico en el cerebro. Un abrazo sincero ayuda a mejorar la salud física y mental.

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos.¡Pero los investigadores han descubierto algo fantástico! Cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente.

La razón es que un abrazo sincero produce una hormona llamada “oxitocina”, también conocida como la hormona del amor. Esta sustancia tiene muchos beneficios para nuestra salud física y mental, que nos ayuda, entre otras cosas, a relajarnos, a sentirnos seguros y a calmar nuestros temores y la ansiedad.

Este maravilloso tranquilizante se ofrece de forma gratuita cada vez que tomamos a una persona en nuestros brazos, que acunamos a un niño, que acariciamos un perro o un gato, que bailamos con nuestro compañero/a que se mantiene muy cerca o alguien que simplemente pone sus manos sobre los hombros de un amigo/a.

Hoy en día, tener a alguien en nuestros brazos durante 20 segundos, es el regalo que usted puede hacerse y hacer a los demás.

 

 

Visto en:

http://larutadelailuminacion.blogspot.com.ar/2013/11/un-abrazo-de-20-segundos.html

http://sindromecoleccionista.blogspot.com.ar/2010/10/el-hormiguero-elsa-punset-nos-ensena.html